Escape

Escapes

La Razón

00:00 / 14 de julio de 2013

De paso por el puente de Aviñón

En la ciudad de Aviñón (Avignon), al sur de Francia, vivieron nueve papas católicos en menos de 100 años (1309-1377). Pero su fama no se debe tanto a ello, sino a la canción Sur le pont d’Avignon (Sobre el puente de Aviñón) que los niños, también en Bolivia, interpretan (¿todavía lo harán?) con mímica incluida. En la ronda se dice que en ese puente “todos bailan, todos bailan... y yo también” y que “hacen así, así las lavanderas”, luego “las costureras” y cuanto oficio se les vaya ocurriendo. El puente de piedra —cuyo nombre es Saint Benezet en memoria de un niño pastor que dijo haber recibido un mensaje divino para emprender la obra— fue construido en la Edad Media (1171 y 1185) y se tiende hasta cierta parte del río Ródano. Ocurre que ha quedado trunco luego de varias crecidas de la corriente que fueron socavando sus arcos (quedan sólo cuatro de los 22 originales), pero igualmente es la atracción de una de las ciudades turísticas por excelencia, donde cada verano (en julio) se celebra el mayor festival de teatro del mundo. La cita de las artes escénicas, que reúne a un millar de grupos, vive este año su versión 67, la que comenzó el viernes reciente y se prolongará hasta el día 26. (Mabel Franco)

Allan Poe y la adicción al alcohol

Poeta norteamericano, nació en Baltimore en 1809 y fue educado en Inglaterra por un acaudalado mecenas, John Allan, pues sus padres murieron siendo él todavía pequeño. De regreso a EEUU, ingresó a   la Universidad de Virginia, pero fue expulsado por su adicción a la bebida. De forma anónima publicó poemas entre 1827 y 1829, se alistó en el ejército, de donde también fue expulsado, y desde 1837 trabajó como redactor de varias revistas en Filadelfia y Nueva York. El fallecimiento de su esposa exacerbó su adicción a la bebida y las drogas, lo que le llevó a una muerte súbita en 1847. El consumo de altas dosis de alcohol puede desencadenar estupor y, potencialmente, poner al paciente en riesgo de entrar en coma y sufrir paro respiratorio. La supresión de la bebida en un paciente puede provocar un síndrome de dependencia, que se manifiesta con ansiedad, insomnio, agitación, temblor y náuseas, que suele durar de tres días a una semana, con alucinaciones auditivas y visuales. En el tratamiento se debe considerar enfermedades como las relacionadas con el hígado. Allan Poe decía: “Todo lo que vemos o parecemos es solamente un sueño dentro de un sueño”. (Dr. Anibal Sandoval Romero, Emergencias Hosp. Arco Iris)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia