Escape

Escapes

Un investigador sujeta un trozo de porcelana, una de las piezas del siglo XVII hasta XIX encontradas durante las obras relacionadas con la expansión del metro en Río de Janeiro, en Brasil. Un vertedero del siglo XIX ha desvelado un gran tesoro arqueológico con cientos de miles de piezas. Foto: EFE.

Un investigador sujeta un trozo de porcelana, una de las piezas del siglo XVII hasta XIX encontradas durante las obras relacionadas con la expansión del metro en Río de Janeiro, en Brasil. Un vertedero del siglo XIX ha desvelado un gran tesoro arqueológico con cientos de miles de piezas. Foto: EFE.

La Razón

00:00 / 29 de septiembre de 2013

Basura con rango de reliquia

Un vertedero del siglo XIX ha desvelado en Río de Janeiro un gran tesoro arqueológico con cientos de miles de piezas, incluido un cepillo con una alusión al emperador Pedro II, las cuales arrojan luz sobre las costumbres más mundanas de la élite de la época de la independencia de Brasil, reporta la agencia EFE desde Río de Janeiro.

Los arqueólogos catalogaron cerca de 200.000 objetos en buen estado de conservación en seis meses de trabajo y creen que podrán recuperar hasta un millón de piezas, en el que podría ser uno de los mayores hallazgos arqueológicos de Brasil, según dijo a EFE el responsable de las excavaciones, Cláudio Prado de Mello.

En el acervo de piezas encontradas figuran restos de cosméticos franceses, agua mineral importada de Inglaterra y un frasco de colonia con una curiosa inscripción en portugués que podría traducirse como “Antifetidez”.

La información señala que uno de los objetos más “importantes” hallados en el antiguo vertedero es un cepillo de dientes con mango de marfil, ya sin cerdas, con una inscripción en francés que dice “Su majestad el emperador de Brasil”, lo que en opinión de Mello indica que perteneció a Pedro II o a algún miembro de la familia real “muy próximo a él”.

La Neumonía de René Descartes

Nació en la Haye, Francia, hacia el 1596, se destacó en Matemáticas y Filosofía, se licenció en Derecho de la Facultad de Poitiers en 1616, sin embargo, se alistó en ejércitos. Renunció a la vida militar luego de tres sueños extraños, en los que basa su metodología. Regresó a Francia en 1622 para trabajar en ello, pero al enterarse del juicio de Galileo evitó difundir sus obras. Publicó Discurso del método hacia 1630, en el que postula la duda razonable orientada a fortalecer los conocimientos, asimismo publicó Sistema cartesiano, y en 1641 Perfección de Dios e Inmortalidad del alma, que molestó a las autoridades religiosas, por lo que tuvo que refugiarse en Estocolmo, por invitación de la reina Cristina de Suecia, donde falleció a causa de una neumonía en 1650. La neumonía suele presentarse con tos seca, que luego puede ser purulenta, el paciente además tiene fiebre, malestar general y dificultad para respirar. En los niños y los ancianos puede llegar a ser mortal si no se trata adecuadamente. Son necesarios radiografías del tórax y exámenes de sangre y de esputo que el paciente expectora al toser, se la trata con antibióticos y medicación para controlar la fiebre, en algunos casos se precisa la internación. En nuestro medio se debe descartar además la tuberculosis como causa de estos síntomas, sobre todo si la tos tiene sangre. Rene Descartes dejó al mundo su famosa frase “Pienso, luego existo” y se le considera  precursor de la filosofía racionalista”. Dr. Aníbal Romero Sandoval, Emergencias Hosp. Arco Iris.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia