Escape

Escapes

Esta ilustración de Pawel Kuczynski muestra una escena que se repite en  esquinas de diversas ciudades del mundo, el diseñador la reflejada en un “juego de niños”. Crédito: unitedexplanations.org

Esta ilustración de Pawel Kuczynski muestra una escena que se repite en esquinas de diversas ciudades del mundo, el diseñador la reflejada en un “juego de niños”. Crédito: unitedexplanations.org

La Razón

00:00 / 06 de octubre de 2013

El silencio de Pawel Kuczynski  

Pawel Kuczynski es un ilustrador de 36 años nacido en Szczecin, Polonia. Se graduó de la Academia de Bellas Artes de Poznan, con una especialización en gráfica. Ha ganado 92 premios nacionales e internacionales en caricatura e ilustración. La obra de este artista polaco cuestiona a la sociedad, los gobiernos, los medios de comunicación, la economía, entre otros, y todo sin una palabra. Sus ilustraciones son realmente reveladoras. La agencia digital Eternity destaca la labor de este creador, quien a través de lápiz, acuarela y pintura afirma que trata de convertir en dibujos sus observaciones sobre la condición humana que se expresa en actitudes cotidianas. Con un trazo sencillo, contundente y universal, cargado de crítica social e ironía, que desde luego no deja indiferente a quien aprecia su obra. En sus ilustraciones, el artista critica el mundo político, social, económico y medioambiental que nos rodea. Sus dibujos, con un toque de imaginación, reflejan la vida desde un punto de vista satírico, incluso llegando a situaciones de absurdo a través de un estilo de dibujo muy particular y característico. Su objetivo es claro: utilizar la ilustración para dibujar correctas reflexiones acerca de ese mundo incorrecto en el que vivimos. de hecho, él se considera un observador de todo lo que pasa a su alrededor y cree que los artistas “pueden cambiarlo todo”. Kuczynski asegura que no es partidario de las pantallas, prefiere el papel, las acuarelas, los lápices de colores..., el olor a pintura.

La sangre de Vlad Tepes  

Perteneció a la nobleza Rumana, nació en Schassburg hacia 1428, cerca de Valaquia, Principado del Danubio en los Cárpatos. A Vlad Tepes se le atribuye la muerte de 100.000 personas, todas ellas torturadas salvajemente, de ahí que viene su apelativo: “Tepes empalador”, y es así que ejecutaba a sus enemigos. Fue adiestrado en artes de la guerra en Turquía, donde estuvo prisionero desde los 13 años, luego de haber sido entregado como rehén por su padre. A la muerte del mismo, reunió un ejército para conquistar el trono de Valaquia, desde 1456 se conocen los abusos que cometió contra su pueblo hasta 1462,  cuando la presión turca lo obligó a abandonar su reino y a refugiarse en Hungría, donde el rey lo tomó preso y lo encerró 12 años, recuperó su trono, pero en noviembre de 1475 fue emboscado y decapitado por el ejército turco en Bucarest, su cabeza se exhibió en Estambul. Inspirado en este personaje, Bram Stoker escribió Drácula en 1897, describiendo a las porfirias, un grupo de males de la sangre que se caracterizan por la palidez de la piel del enfermo y responden al defecto de la hemoglobina que produce anemia. Este pigmento también puede teñir la dentina de los dientes dándoles un aspecto rojizo o acumularse en la piel y producir sensibilidad a la luz solar produciendo lesiones en la piel expuesta al sol, además acompaña hipertricosis o sea desarrollo exagerado de vellosidad, se cree que el tratamiento de estos enfermos en esa época fue hacerles consumir sangre para compensar la anemia. Si ponemos todo bajo la pluma de un escritor, queda servido el mito de Drácula, así como lo hizo Bram Stoker. Dr. Aníbal Romero Sandoval, Emergencias Hosp. Arco Iris.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia