Escape

Escapes

Arnaud Maillard y Álvaro Castejón saludan al público luego de presentar una de sus colecciones, antes de convertirse en los principales diseñadores de la firma Azzaro. Foto: cibelesmfw.blogspot.com

Arnaud Maillard y Álvaro Castejón saludan al público luego de presentar una de sus colecciones, antes de convertirse en los principales diseñadores de la firma Azzaro. Foto: cibelesmfw.blogspot.com

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 29 de diciembre de 2013

Nueva historia en la moda

Se conocieron en el taller de Lagerfeld, triunfaron en España con su propia marca, Alvarno, y desde esta temporada controlan el timón de Azzaro. Arnaud Maillard y Álvaro Castejón inician una senda que mantiene la esencia que hizo célebre al mítico fundador de la firma francesa. El País reseña que una tarde de febrero de 2010 estaban en una sala principal con ventanas a la calle del Almirante de Madrid. Las modelos llegaban con prisas y se probaban trajes en tonos empolvados con apliques de fantasía. El   ambiente contenía esa mezcla de nerviosismo y espera característica de la preparación de un desfile.

Castejón y Maillard mostraban con ilusión las primeras piezas de Alvarno, la firma de moda que al día siguiente iban a presentar al mundo en el palacio de Fernán Núñez. Tres años y medio después volvemos a reunirnos alrededor de sus diseños para otro debut. Aquel local prestado es ahora un señorial estudio de pisos, forrado de espejos, en la calle con más historia de la alta costura parisiense. Lo que no ha cambiado es el cariño con el que Castejón y Maillard, ambos de 42 años, acarician las criaturas que componen su primera colección como directores creativos de Azzaro. La velocidad con la que han recorrido el trayecto que separa la calle del Almirante de la de Faubourg Saint Honoré, y de paso se han convertido en los primeros diseñadores afincados en España fichados para comandar una gran firma internacional, es engañosa. Porque hay que contar también con su experiencia en la capital francesa antes de llegar a Madrid.

Jean Bodel, víctima de lepra  

Del poeta y trovador francés Jean Bodel se sabe que nació hacia 1165 y que vivió en Arras. Fue autor de la pieza de teatro Jeu de Saint Nicolas, hacia 1200, el primer drama medieval que tiene como argumento la vida de un santo. Fue escrito por encargo de la cofradía de San Nicolás de Arras. El santo nació en Asia Menor alrededor de 280, probablemente en Patras de Licia, y murió en Myra, de donde fue primer Obispo. Se le atribuyen múltiples milagros. Entre los más conocidos está el rescate de tres niñas obligadas a ejercer la prostitución para honrar las deudas del padre; una noche mientras dormían aparecieron bajo sus almohadas tres bolsas de oro con las que pagaron y compraron su libertad. Otro milagro tiene relación con el asesinato de tres niños que cometió un tabernero, quien después de descuartizarlos y meterlos en un tonel con sal, los ofreció en la cena de su negocio; San Nicolás reconstituyó a las víctimas y las resucitó. Sus milagros están vinculados con el número tres y los protagonistas son niños. La popularidad del santo trascendió a la edad media y se convirtió en figura referente del Santa Claus navideño, al estar implícita su protección a los niños y la entrega de regalos mientras ellos duermen. Jean Bodel rescató esos relatos y los transformó en un drama que hoy no se lo recuerda de esta forma. Murió a causa de la lepra hacia 1210. En la actualidad no se ven muchos casos de ese mal, sin embargo, la enfermedad puede simular a la tuberculosis cutánea, vitiligo, sífilis y lupus eritematoso, y terminar complicando la función de los riñones. El tratamiento es largo y combina medicamentos. El nombre Nicolas en su región y época daba la significación de “Protector de los pueblos”. Dr. Aníbal Romero Sandoval, Emergencias Hosp. Arco Iris

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia