Escape

Escapes

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 26 de enero de 2014

Ética y escalada a 8.000 metros

Los alpinistas polacos definen el himalayismo invernal —el complicado ejercicio de escalar montañas de más de 8.000 metros en condiciones extremas— como el “arte de sufrir”. Adam Bielecki, apenas de 30 años, es el único hombre que acumula dos primeras ascensiones a ochomiles del Karakoram en invierno: el Gasherbrum I y el Broad Peak. Y, pese a su corta edad, entiende mucho de sufrimiento. El 5 de marzo de 2013, cuatro alpinistas polacos conquistaron el Broad Peak; solo dos sobrevivieron. Esa noche, Adam Bielecki y Artur Malek esperaron el regreso de Maciej Berbeka y Tomasz Kowalski a la tienda del último campo de altura. En vano. Su desaparición se convirtió en un asunto nacional: se buscaron culpables, se emitieron juicios precipitados y el joven Bielecki, el más fuerte del grupo, el primero en hollar la cima y regresar, quedó sometido al escrutinio nacional. Él mismo contó a El País que camino de la cima, la radio crepitó y lanzó clara la voz de uno de los líderes de la expedición, el legendario Krzysztof Wielicki. Era demasiado tarde como para pensar en la cima, debían regresar. Pero Berbeka llevaba 25 años esperando esa cima y declinó el consejo. Adam Bielecki opinó que debían dar media vuelta, a lo que Berbeka se opuso. “Lo mejor hubiera sido convencerles, pero no lo pensé. Sigo sin saber si tengo derecho a forzar a alguien a abandonar en su camino a una cima. Es duro asumirlo', lamenta Bielecki sin poder despejar esa duda.

Julio César y el parto asistido

El emperador romano Cayo Julio César nació el 13 de julio del año 100 a.C. El líder político y militar fue uno de los principales protagonistas en la transformación de Roma de República a Imperio, conformó el primer triunvirato junto a Marco Licinio Craso y Cneo Pompeyo Magno. Las conquistas de Julio César sobre la Galia en 55 a. C. le dieron popularidad y aumentaron el celo de Pompeyo y Craso, sin embargo, la muerte de este último impulsó a Pompeyo a deshacerse del general Julio César; por lo que pactó con Marco Junio Bruto una conspiración y el asesinato de Julio César. La mañana del 15 de marzo del 44 a. C., cuando éste se dirigía a una reunión con el Senado, fue interceptado en el teatro de Pompeyo y recibió 23 puñaladas a manos de un grupo de senadores entre los que se encontraba Marco Junio Bruto a quien El César en su agonía le dijo: “Tú también Bruto, hijo mío”. A este emperador se debe la “lexcaeserea”, norma que no permitía enterrar a una mujer embarazada con el niño muerto en su vientre, antes se debía extraer del cadáver de la mamá los restos de la criatura para ser sepultados en tumbas diferentes. Quizá por esta razón se narra que el propio Julio César habría nacido por cesárea, hecho improbable en aquella época, mas el origen de la palabra cesárea quedó desde aquella ley. Esta operación se practica a una madre cuando el feto no puede nacer por parto vaginal, algunas veces por el tamaño del niño, otras por la estrechez de la pelvis materna. Es una de las razones por la que es importante el control prenatal que toda futura mamá debe realizar durante la gestación, para detectar y resolver contratiempos al momento del parto. Dr. Aníbal Romero Sandoval, Emergencias Hosp. Arco Iris.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia