Escape

Escapes

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 09 de febrero de 2014

Himno culinario a la libertad

En Montia, el menú puede variar cada día. No es que sus cocineros sean especialmente susceptibles. Se trata, más bien, de los caprichos de la naturaleza. “Si, por ejemplo, un productor te dice que ese día los tomates no están muy bien no tiene sentido ofrecérselos al cliente”, asegura Luis Moreno, de 31 años, chef y socio junto con Daniel Ochoa, de 36. Para ello, en su restaurante en San Lorenzo del Escorial no tienen carta, sino solo dos menús. Y, además, un compromiso con lo natural y su entorno que los ha llevado, primero, a figurar entre los talentos prometedores de la gastronomía española y a recibir en el Madrid Fusión 2014 el premio al cocinero revelación del año. “Nos ha tocado a nosotros, pero podría decirte 20 o 30 nombres de cocineros jóvenes españoles muy talentosos y que le están echando mucho valor”, declaró Ochoa al El País. Desde luego, coraje tampoco les falta a dos treintañeros para sacarse de los bolsillos 60.000 euros y abrir un restaurante hecho a su medida: un equipo de siete personas, aforo para 20 —para comer y, viernes y sábado, también cenar—, relación estrecha con el campo y la naturaleza, y precios asequibles (menú de 30 euros más 15 de vinos). Ochoa lo resume en una palabra: ‘Libertad’. También significa que son ellos los que se encargan de salir a la sala a llevar los platos a los clientes y explicárselos. Y libertad es también la que disfruta Ochoa cuando, en medio de la entrevista, se quita los zapatos y sonríe aliviado: “No puedo más”.

El parto de la papisa Juana VIII

Existen relatos y leyendas de una mujer nacida hacia 822 d. C. en el Reino Unido, hija de un monje erudito —lo que hizo que se rodeara de libros y sabiduría—, sin embargo, en aquella época la educación estaba prohibida para las mujeres, por lo que tuvo que fingir ser varón y cambiar de nombre a Johannes Anglicus. Así accedió a un trabajo en la iglesia que, al mismo tiempo, le permitía saciar su sed de conocimiento estudiando para sacerdote. Viajó por el mundo y se cultivó en las letras y otras artes. En 848 se trasladó a Roma, donde obtuvo un puesto docente. Fue presentada al papa León IV para quien trabajó como secretario de asuntos internacionales. A la muerte del pontífice postularon a Juana a ocupar su puesto. Por unanimidad, en 885 se convirtió en el papa Juan VIII, ocultando al mundo su verdadera sexualidad. La papisa Juana quedó embarazada dos años más tarde y, desafortunadamente, el parto se produjo en medio de una procesión. Dio a luz en público y, peor aún, murió a causa de complicaciones del parto. Aunque las crónicas indican que murió apedreada por una muchedumbre que se vio burlada por la mujer. Las complicaciones por el parto se pueden producir tanto antes del parto, durante el mismo o después, la más común es la hemorragia posparto, y se debe generalmente a que quedan restos de la placenta dentro del útero, lo que causa que la mujer se desangre. Ante las señales que anuncian el parto inminente se debe acudir al centro médico donde se realizó el control prenatal, estas señales son principalmente el dolor en el abdomen, que se pone duro, y la eliminación por los genitales de un moco y en algunos casos sangre. Dr. Aníbal Romero Sandoval, Emergencias Hospital Arco Iris

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia