Escape

Escapes

Durante años, se ha tratado de esclarecer lo que le pasó a la expedición inglesa. En Gran Bretaña se convirtió en un asunto nacional  y romántico: la esposa del capitán Franklin, lady Jane, la Penélope del Ártico, se negó a dar a su marido por muerto y patrocinó personalmente hasta siete expediciones para  encontrarlo. Foto: www.nuestromar.org

Durante años, se ha tratado de esclarecer lo que le pasó a la expedición inglesa. En Gran Bretaña se convirtió en un asunto nacional y romántico: la esposa del capitán Franklin, lady Jane, la Penélope del Ártico, se negó a dar a su marido por muerto y patrocinó personalmente hasta siete expediciones para encontrarlo. Foto: www.nuestromar.org

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 21 de septiembre de 2014

Hallan barco perdido en 1845

La noticia no ha podido dejar frío a nadie: un equipo canadiense ha hallado uno de los dos barcos de la expedición del explorador británico sir John Franklin, desaparecida en 1845 en el Ártico, según informa El País. La búsqueda de esa expedición, que parecía haberse esfumado, ha obsesionado al mundo desde que se perdió. Innumerables misiones fueron enviadas tras su estela, provocando, en una nefasta cadena, nuevas desa- pariciones. No hay historia polar más tétrica y funesta ni más legendaria ni más comentada (hasta inspiró a Julio Verne) que la de la expedición de Franklin, desvanecida en el entonces ignoto norte de Canadá, en parajes donde la temperatura desciende a 50 grados bajo cero, cuando trataba de atravesar el último tramo del codiciado paso del Noroeste, el atajo entre el Atlántico y el Pacífico. Aquella malhadada aventura, arquetipo de tragedia helada, reúne todos los ingredientes para hacerla insuperable en lo pavoroso. No es solo que murieran, después de pasarlo mal, en la clásica mezcla de congelaciones, hambre y enfermedades, los 129 integrantes de la expedición, y es que además varios de sus miembros practicaron el canibalismo y el grupo dejó testimonios esparcidos por las heladas extensiones como un macabro e involuntario juego de pistas para la posteridad. Por los hallazgos arqueológicos está claro que la expedición no contaba con medios adecuados ni preparación para viajar a pie y tampoco se ganaron la ayuda de las tribus de la región.

La peritonitis de Maquiavelo

Este gran pensador nació en 1469 en Florencia, Italia. Perteneció a la nobleza aunque su familia cayó en desgracia y perdió su patrimonio.  Trabajó bajo la protección de la casa de Pedro y Lorenzo de Médicis, quienes eran blancos de las críticas de Savonarola, un sacerdote que despreciaba el estilo de vida adinerado. Medió las negociaciones entre la corona francesa y el papado sin éxito, lo que derivó en su aprehensión y tortura en 1512. Luego de ser liberado escribió la que se considera es su obra maestra El Príncipe, que dedicó a Lorenzo de Médici, que tras convertirse en Papa fue nombrado superintendente de fortificaciones hasta que Carlos I de España invadió Roma en el año 1527, despojando a los Médicis de Florencia. Sin trabajo y apartado de la vida política, Maquiavelo muere en 1527 a causa de una peritonitis aguda. La peritonitis es la inflamación del peritoneo que está en el abdomen, en nuestro medio es muy común que se presente como complicación de una apendicitis no tratada, otra causa puede ser por acumulación de líquido dentro del abdomen, como en el caso de la ascitis. El paciente refiere dolor abdominal, vomito, calosfríos, el abdomen se pone rígido como tabla, también hay dolor a la palpación del mismo. En emergencias se determina su origen mediante ecografía y radiografía del abdomen, además de solicitar exámenes de laboratorio de sangre, para determinar su origen. Dr. Aníbal Romero Sandoval, Emergencias Hospital Arco Iris

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia