Escape

Escapes

Como si fuesen épocas de barbarie, en Écija se profanó un esqueleto de época medieval, se tiró la columna del impluvium y se machacó un fragmento de mosaico recién descubierto. El expol io provocó una grandísima conmoción porque, además, los delincuentes sabían dónde estaban los hallazgos más valiosos de la excavación. Foto: elconfidencial.com

Como si fuesen épocas de barbarie, en Écija se profanó un esqueleto de época medieval, se tiró la columna del impluvium y se machacó un fragmento de mosaico recién descubierto. El expol io provocó una grandísima conmoción porque, además, los delincuentes sabían dónde estaban los hallazgos más valiosos de la excavación. Foto: elconfidencial.com

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 24 de mayo de 2015

Los destellos de Pompeya

Estucados color granate que pueden alcanzar los dos metros y medio de altura, trazos florales de pinturas minerales y orgánicas, zócalos ocres decorados con dibujos de escamas de peces, paredes del siglo I antes de Cristo  conservadas como las de la ciudad romana de Pompeya (Nápoles), suelos de mármoles traídos desde Túnez, Esparta, Atenas y otras canteras del Mediterráneo, un impluvium coronado por vetas policromadas... Son solo un avance de los descubrimientos en la ciudad sevillana de Écija. Queda mucho por excavar, investigar y estudiar en los 5.480 metros cuadrados de extensión del yacimiento astigitano situado en el cerro de la ciudad, pero estos últimos hallazgos marcan un hito más en la historia de España. La arena levantada del yacimiento esconde restos tartésicos, del siglo III a.C., un santuario turdetano del VI a.C., edificios romanos de la época del emperador Augusto, a finales del siglo I a.C. o jardines andalusíes del XI de nuestra era. Ha sido historia sepultada durante siglos y bajo un barrio de infraviviendas desde 1950, que fue levantado por completo para poder comenzar la excavación en 1999, según publica El País. Ahora el desafío civil es recomponer las teselas para restaurar de la manera más fidedigna posible lo que era un reflejo del  pasado único. Se hará con criterio científico y sin ápices de falsos históricos en su restauración.

Un proyecto que durará varios años más hasta conformar el Parque Arqueológico de la Plaza de Armas de Écija con pasado romano.

La endocarditis del tanque Funes

Juan Gilberto Funes nació en la provincia de San Luis, Argentina, el 8 de marzo de 1963. Fue un jugador de fútbol apodado el Búfalo, y el Tanque, gracias a su fuerza física. Se inició en el Club Atlético Huracán de San Luis, a mediados de 1984 fue transferido al Millonarios de Bogotá, donde fue Subcampeón del Fútbol Profesional Colombiano. En el segundo semestre de 1986 fue vendido al River Plate de Buenos Aires con el que consiguió una Copa Libertadores venciendo al América de Cali, la Copa Interamericana en partidos de ida y vuelta contra la Liga Deportiva Alajuelense de Costa Rica y la Copa Intercontinental, luego de vencer al equipo rumano Steaua Bucarest en Tokio. Posteriormente pasó al Vélez Sarsfield donde tuvo una destacada actuación que casi lo acerca a la Selección de fútbol de Argentina para disputar la Copa Mundial de Fútbol de 1990. Murió en 1992 a causa de una endocarditis protésica. La endocarditis es una enfermedad que se produce como resultado de la inflamación del endocardio, es decir, se caracteriza por la colonización o invasión de las válvulas del corazón formando vegetaciones compuestas por plaquetas, fibrina y microcolonias de microorganismos. Se hace necesario hospitalizar al paciente con el fin de administrarle tratamiento intravenoso de carácter antibiótico. El tratamiento es generalmente prolongado, debido a la necesidad de erradicar la bacteria de las cámaras y válvulas cardiacas. Este proceso terapéutico se prolonga por seis semanas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia