Escape

Escapes

La organización con matriz en Nueva York, pero con representación en varios puntos del país, reivindica a Satán, tal como señalan sus detractores. Pero no lo hace por considerarlo un ser diabólico, sino como símbolo de la naturaleza inherente del hombre. Foto: prensacristiana.org

La organización con matriz en Nueva York, pero con representación en varios puntos del país, reivindica a Satán, tal como señalan sus detractores. Pero no lo hace por considerarlo un ser diabólico, sino como símbolo de la naturaleza inherente del hombre. Foto: prensacristiana.org

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 09 de agosto de 2015

Escultura del diablo en Detroit

Luce un pentagrama en la frente, un báculo de Asclepio en el vientre, un antiguo símbolo asociado con el dios griego del mismo nombre y con la curación de enfermos mediante medicina, y señala el cielo con los dedos índice y corazón de la mano derecha. Es la escultura del ídolo pagano Baphomet que el grupo religioso Templo Satánico desveló en Detroit, Estados Unidos, en un acto al que solo se pudo ingresar con entrada, según informa la BBC. El día y lugar de la presentación (realizada a fines de julio), “una noche de caos, ruido y libertinaje”, les fue comunicado por correo a aquellos que compraron el boleto y que debían ser mayores de 18 años. “Ven a bailar con el diablo y experimenta la Historia mientras se escribe”, invitaban los organizadores a través de su página de internet. Los organizadores presentaron la escultura de bronce de tonelada y media de peso y 2,59 metros de alto en un edificio industrial junto al río Detroit, justo antes de las 11.30 de la noche. Lo hicieron así, en secreto, “para reducir el hostigamiento”, según declaró el cofundador de la organización, Lucien Greaves. Con ello se refería a las 50 personas que protestaron fuera del restaurante en el que inicialmente el Templo Satánico pretendía mostrar la estatua. También hubo misas para rezar contra Baphomet, como la celebrada el sábado 25 en la iglesia católica Saint Joseph de la ciudad, la más poblada del estado de Michigan. “Lo último que queremos es una fiesta de bienvenida al diablo”, dijo un vecino.

La hemoptisis de Niccoló Paganini

Niccoló Paganini Bocciardo fue un violinista, violista, guitarrista y compositor italiano nacido en Génova el 27 de octubre de 1782. Es considerado entre los más virtuosos músicos de su tiempo, reconocido como uno de los mejores violinistas que hayan existido, con oído absoluto y entonación perfecta. Empezó a estudiar la mandolina con su padre a los cinco años y a los siete comenzó a tocar el violín. Hizo su primera aparición pública a los nueve y realizó una gira por varias ciudades de Lombardía a los 13. Su técnica asombraba al público de la época, tanto que muchos llegaron a pensar que existía algún influjo diabólico sobre él, porque a su vez su apariencia se notaba algo extraña y sus adelantos musicales eran una verdadera obra de arte. Se decía que en la mayoría de sus apuntes aparecía una nota extraña la cual decía “nota 13”. Podía interpretar obras de gran dificultad únicamente con una de las cuatro cuerdas del violín. Su salud se fue deteriorando a causa de una tuberculosis diagnosticada en 1819. En los años 1834 y 1840 padeció dos fuertes episodios de hemoptisis, siendo el segundo el que precipitó su muerte, el 27 de mayo de 1840. La hemoptisis incluye la expectoración de esputo hemoptoico o de sangre fresca procedente del aparato respiratorio, más concretamente de la zona subglótica. Cualquier paciente que presente una hemoptisis intensa debe someterse a las pruebas diagnósticas apropiadas de manera que se pueda encontrar una causa específica.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia