Escape

Escapes

Tres jóvenes están a punto de disfrutar de unos helados, que según estudios de la Universidad de Maryland (EEUU), ayudan a combatir el estrés, el malhumor y molestias como consecuencia de haber dormido mal. Foto: salud180.com

Tres jóvenes están a punto de disfrutar de unos helados, que según estudios de la Universidad de Maryland (EEUU), ayudan a combatir el estrés, el malhumor y molestias como consecuencia de haber dormido mal. Foto: salud180.com

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 20 de septiembre de 2015

Un helado contra el malhumor

No interesa que se esté enojado, estresado por la rutina diaria o que hubo problemas al momento de dormir, pues el helado es la respuesta a este tipo de males.

Según un estudio reciente del Centro Médico de la Universidad de Maryland (Estados Unidos), los helados contienen triptófano, un aminoácido que ayuda a calmar a las personas y reduce la agresividad, y aumenta, además, la producción de serotonina (la hormona del bienestar). Todo ello combate el estrés, favorece a la relajación y a dormir mejor, publica la revista digital Muy Interesante. Una investigación efectuada en Inglaterra por neurocientíficos del Instituto de Psiquiatría de Londres desveló que comer helado activa la misma zona de placer en el cerebro que ganar dinero o escuchar nuestra música favorita. Durante la investigación, un grupo de pacientes disfrutó de un helado de vainilla mientras se le practicaban resonancias magnéticas: en todos ellos encontraron un efecto inmediato en las partes del cerebro que se activan cuando las personas se divierten, como la corteza orbitofrontal. Por su parte, Jane Jakubczak, dietista de la Universidad de Maryland, demostró que elegimos ciertos alimentos de acuerdo con nuestro estado de ánimo, guiados por lo que se conoce como el “apetito emocional”. Cuando nos sentimos contentos, tendemos a optar por un gran asado a la parrilla o una pizza; la sensación de tristeza nos impulsa a comer helados y galletas, y ante el aburrimiento solemos atiborrarnos de patatas fritas.

El accidente fatal de Gary Coleman

Gary Wayne Coleman nació el 8 de febrero de 1968 en Illinois, Estados Unidos. Desde su nacimiento arrastró una enfermedad congénita del riñón causándole nefritis (una destrucción autoinmune del riñón), que detuvo su crecimiento a una edad temprana, llevándolo a desarrollar una estatura pequeña:

1,42 m, lo que se convirtió en su característica más distintiva. Empezó a actuar en la serie Blanco y negro, donde fue visto por millones de televidentes en todo el mundo en la década de los 80, siendo una de las más exitosas en la historia de la televisión. Gracias a esa simpatía, Coleman, que se llamaba Arnold en la producción, fue una figura popular, protagonizando varios largometrajes y películas de televisión incluyendo The Gary Coleman Show de 1982. Después de la cancelación de Blanco y negro, su carrera artística decayó repentinamente. El actor falleció el 28 de mayo de 2010 tras una caída que le provocó una hemorragia intracraneal. Ésta ocurre cuando de forma espontánea y súbita hay ruptura de un vaso sanguíneo dentro del cerebro, lo cual resulta en sangrado que se acumula en el parénquima cerebral causando una repentina hipertensión intracraneal y un probable accidente cerebrovascular hemorrágico. Las hemorragias intracraneales son emergencias médicas asociadas a una alta morbilidad y mortalidad. Puede provenir de una anomalía en el vaso sanguíneo en cuestión o asociada a hipertensión arterial, coagulopatías, tumores e infartos hemorrágicos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia