Escape

Escapes

Holacracy ofrece una alternativa laboral destinada a prescindir de las jefaturas y reuniones interminables. Aunque en un principio puede generar alegría en los empleados, se debe tomar en cuenta que debe haber un enorme cambio cultural, advierte Brian Robertson, fundador de esta iniciativa que funciona en 300 empresas del mundo. Foto: proactivo.com

Holacracy ofrece una alternativa laboral destinada a prescindir de las jefaturas y reuniones interminables. Aunque en un principio puede generar alegría en los empleados, se debe tomar en cuenta que debe haber un enorme cambio cultural, advierte Brian Robertson, fundador de esta iniciativa que funciona en 300 empresas del mundo. Foto: proactivo.com

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 07 de diciembre de 2015

¿Es posible trabajar sin jefes?

Imaginemos un mundo laboral sin jerarquías ni despachos exclusivos, sin interminables reuniones y, por si fuera poco, sin jefes. Bienvenidos a Holacracy, una nueva cultura laboral creada por el informático estadounidense de 36 años Brian Robertson, quien nunca ha trabajado en un departamento de recursos humanos, ha huido de las burocracias y no le gustan los jefes. El espíritu libre y dinámico que llevan los emprendedores en la sangre le llevó a fundar Holacracy en 2008.

“El mundo está cambiando, así que es cuestión de tiempo que veamos cómo todo evolucionará aún más. Holacracy es el resultado de años de experimentación, cuando vimos que podía funcionar lo compartimos y ahora tenemos unas 300 empresas en el mundo que trabajan con nuestro programa”, explica Robertson desde su casa y oficina en Filadelfia (EEUU), según El País Digital de España.

El sistema de Holacracy se alimenta de una sinergia circular en la que desaparece la figura del gerente, pero crecen los grupos organizados por departamentos. Se trabaja en espacios amplios, sin despachos. El trabajador debe asumir tareas que serán evaluadas por un grupo de compañeros.

Poner en marcha Holacracy en una empresa supone un enorme cambio cultural, por eso el programa ha funcionado con más eficacia entre compañías pequeñas, más ágiles. “Para una empresa más grande es mejor buscar un buen coach (entrenador), ya que es como jugar algún deporte”, sugiere el empresario innovador.

El cáncer óseo de Joan SebastianArtista mexicano, Joan Sebastian nació el 8 de abril de 1951 y fue bautizado como José Manuel Figueroa. Se destacó como actor, cantante y compositor, pese a que su abuela le inculcó la vida sacerdotal, llegando a estudiar en el seminario de Cuernavaca. Pero José abandonó el sacerdocio a insistencia de su padre a los 17 años, animándose a probar suerte con el arte. El éxito no le llegó de inmediato, tuvo que cambiar su nombre a Joan Sebastian por el pueblo en que pasó su niñez. Su debut fue con el sencillo El camino del amor, canción con la que cambió su suerte llegando a grabar incluso telenovelas. Desafortunadamente se le diagnosticó cáncer óseo en 1998 y falleció a consecuencia de este el 15 de julio de 2015. El dolor suele ser la queja más frecuente del paciente con cáncer de hueso, el cual puede ser de diferente magnitud según el grado de afectación que al principio puede no ser constante y que se exacerba durante la noche. También puede debilitar el hueso donde se encuentra provocando fracturas a golpes o lesiones menores, que el paciente las describe como un dolor intenso repentino. Otros síntomas son pérdida de peso y agotamiento. La cirugía suele ser el tratamiento habitual, como así también la amputación del miembro afectado asociado a quimioterapia y radioterapia. Aun así es probable que la enfermedad se vuelva a presentar, por lo que el seguimiento del paciente es muy importante. Dr. Anibal Romero Sandoval, Emergencias Centro Médico Arco Iris Obrajes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia