Escape

Espacio en movimiento, un lugar especial para cada objeto

Entre las exposiciones destacadas que se han tenido estuvo la de máquinas de escribir antiguas, un verdadero deleite para los conocedores de estas piezas.

Tienda. Juguetes para niños, piezas de decoración, muebles  y obras de arte en formato pequeño recorren las paredes del Café Casa Azul. Foto: José Lavayén

Tienda. Juguetes para niños, piezas de decoración, muebles y obras de arte en formato pequeño recorren las paredes del Café Casa Azul. Foto: José Lavayén

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas / La Paz

00:00 / 18 de octubre de 2017

 El Illimani cobija en una mantita para siesta; las pastillas contra la envidia tienen sabor a chocolate y los wairurus se convierten en una joya. En el Café Casa Azul todo es posible y por eso, objetos singulares han tomado este espacio que se renueva constantemente. Lo importante: cada pieza está hecha por jóvenes creativos bolivianos.

Cada 15 días los rincones de los tres pisos de la construcción ubicada en la calle Enrique Peñaranda esquina Jaime Mendoza, en el bloque Q 13 de San Miguel, se revolucionan. “Tenemos más de 70 proveedores, todos ellos son jóvenes bolivianos”, cuenta Rosario Baptista, la propietaria del centro inaugurado el 14 de junio y que está dividido en tres espacios: el gourmet, el creativo y la tienda.

El primer espacio es del café propiamente dicho. Decorado con arte en cada esquina, ofrece una variedad de productos en que se combinan los saberes de varias generaciones, con alimentos saludables. Por eso se ofrecen productos  orgánicos, cafés especiales, quesos selectos y productos preparados de forma artesanal. Se ubica en el primer piso y ofrece un ambiente acogedor para una tertulia.

El área creativa se halla en el subsuelo y sirve tanto como sala de exposiciones como espacio para talleres destinados a diferentes públicos, presentación de libros, obras de teatro, miniconciertos y otros. “Con los niños nos va muy bien, aprenden por ejemplo a trabajar con la cerámica. Ese taller tuvo mucho éxito porque los chicos vieron que se podían hacer muchas cosas con las manos, más allá de estar pegados a una pantalla”, explica Rosario.

Entre las exposiciones destacadas que se han tenido estuvo la de máquinas de escribir antiguas, un verdadero deleite para los conocedores de estas piezas.

La galería comercial es una tienda que se renueva constantemente. Se puede encontrar desde lencería, ropa para jóvenes, adolescentes y adultos, artesanía y mucho más. Todo es de mano boliviana. “Es impresionante lo que pueden crear los jóvenes, son muy emprendedores y siempre traen cosas novedosas”, destaca Rosario mientras guía el recorrido.

Las piezas están repartidas en las áreas de una casa, dándole un aire familiar: los roperos contienen prendas para diferentes edades, las obras de arte se acomodan por las paredes y el baño muestra productos de cosmética natural. Cada objeto busca su lugar especial, pero no durará ahí mucho: la tienda siempre se renueva.

 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia