Escape

Félix Cameo

Este orureño de 62 años se ha pasado más de la mitad de su vida trabajando como lustrabotas al frente de la Iglesia de San Miguel. Lo hace con entusiasmo, como en todos sus anteriores oficios. Pulidor de entereza.

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 20 de julio de 2014

Desde hace 37 años que trabajo como lustrabotas”, dice Félix Cameo de 62 años. Cada día sale de su casa que queda en Villa Victoria a las 07.00 y se dirige hacia la zona Sur, específicamente al frente de la Iglesia de San Miguel, para empezar una jornada laboral de 08.00 a 18.00.  

Asegura que a pesar de haber nacido en Quillacas, provincia del departamento de Oruro, se quedó en La Paz desde hace mucho tiempo porque sus padres llegaban constantemente a la sede de gobierno por cuestiones laborales.

“Mi papá era albañil, por eso mi mamá y yo teníamos que venir cada vez a la ciudad de La Paz”.

Sobre las labores que ha desempeñado, señala haber trabajado de todo. “Durante mi vida he trabajado en todas partes. He hecho trabajos desde pescador hasta cargador”, enfatiza. Actualmente trabaja de lustrabotas porque esa es la opción que tiene para vivir. “Ésa es mi manera de ganar centavos”, asegura y rechaza la idea de dejar de hacerlo.

Resalta el hecho de que es soltero y que vive solo porque a pesar de que tiene parientes en Oruro, “no les habla ni les pide nada”.

Cuenta que trabaja en ese oficio desde que perdió una pierna en un accidente. “Cuando tenía 21 años viajaba en un camión que iba camino a Oruro, se volcó”.

Sin embargo, más allá del accidente y de la pérdida, dice que eso no le impidió continuar luchando para sobrevivir.

En cuanto al número de clientes que tiene, dice que cada día lustra los zapatos de aproximadamente 35 personas y que cobra dos bolivianos, cualquier tipo de calzado.

Desde que comenzó, trabaja con una amplia caja de madera donde guarda su material. “Esta caja me la hizo un carpintero y los cepillos y las cremas para lustrar los compré poco a poco, además hay que reponer”. Tiene cremas negras y de varios tonos de café en su mayoría, tomando en cuenta que la gente de lugares fríos prefiere usar ropa oscura, resalta. Asimismo, cuenta con cepillos de todo tamaño.

Sus muletas ya se han convertido en parte de su uniforme diario, aparte de su overol azul y de su gorra del mismo color que lo protege del inclemente sol de invierno.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia