Escape

Gamers un hobby se hace carrera

Spy Daemon, Smash y Umi Hyu llegaron de Brasil y Perú para mostrar los videojuegos como una profesión

La Razón (Edición Impresa) / Naira de la Zerda

00:00 / 19 de junio de 2019

Una sala oscura cubierta por pantallas, consolas y afiches de personajes de juegos de video es un sitio familiar para un gamer, como se conoce a un fanático de los videojuegos. Ahí la amistad se alimenta, comienza el amor por la adrenalina de competir e incluso puede iniciarse una carrera profesional. Eso pasó con el brasileño Rosario Polo, conocido en su comunidad como Spy Daemon, y con los peruanos Freddy Machaca Siña, Smash, y la streamer Sthepanie Umi Hyu Calderón, cuyos padres mantenían salas con juegos de consolas para rentar. Los tres, ahora especialistas en juegos de computadora, estuvieron en La Paz para el Gamer Fest, organizado por Viva el 25 de mayo en el Campo Ferial Chuquiago Marka.

Spy Daemon, que tiene 28 años, se especializó en juegos de tiro. Comenzó hace 12 años en su natal Río de Janeiro y decidió que quería ser profesional cuando cumplió 15. “Me encanta competir en todo. Cuando fui a mi primer torneo fuera de la ciudad quedé fascinado y me di cuenta de que quería  hacer esto”. Fue una decisión temeraria, ya que la escena todavía no tenía la magnitud que tiene hoy en día. Ahora es parte del equipo Black Dragons, que compite a nivel mundial y es campeón en varios juegos.

Smash nació en Tacna y perteneció al primer equipo sudamericano en clasificar a una competición mundial de Dota2. Para llegar a ese nivel, él y sus compañeros lo arriesgaron todo. Se conocieron por internet y después decidieron irse a vivir a Lima. Si bien cometieron un error muy grave que les imposibilita hoy competir a nivel profesional, aún están relacionados con el juego y son muy conocidos en el medio. “Un jugador profesional le dedica más de 10 horas al juego: tres o cuatro a preparase individualmente, otras cinco a jugar en equipo —porque como Dota es un juego de batalla, hay que compenetrarse— y después hay que estudiar a otros equipos”, detalla Smash.

Umi Hyu se crió cerca de juegos de video toda la vida. Sin embargo, solo su familia y amigos más cercanos conocían su pasión por ellos. “En la comunidad hay todo un tema con el género. Por un lado hay gente que no cree que te dedicas a esto,  pero también hay chicas que solo lo dicen para crear una imagen. Así que cuesta que te respeten. Yo hago streams, transmisiones de mi experiencia jugando; así quienes me siguen pueden ver si les interesa probar diferentes juegos y conocer trucos que pueden ayudarlos a subir niveles”.

Los tres llegaron como representantes de un sector profesional que aún parece una ilusión lejana en Bolivia. Ahora los videojuegos  abren posibilidades que antes eran imposibles. Sergio Fernández es un ejemplo. El joven paceño decidió dedicarse a tiempo completo a esta pasión. “Abrí la tienda Game Play (Av. Ballivián, casi esquina 18 de Calacoto) porque no había un espacio donde encontrar gente a la que le gustaran los videojuegos como a mí. Aquí puedes encontrar consolas, jugar, charlar y hacer amigos. Sentir que perteneces a una comunidad, por sobre todo”. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia