Escape

George Lucas. ‘La 3D hace ver mejor una película’

La guerra de las galaxias (Star Wars) vuelve a la pantalla grande en el formato 3D, con Episodio 1, la amenaza fantasma, que se estrena el jueves en las salas del país. El creador de la saga, George Lucas, habla sobre su motivación para ello —a pesar de su desconfianza inicial en esta tecnología—, y de sus pasos andados en el cine.

La Razón / Elaine Lipworth, entrevista gestionada en exclusiva por manfer films para Escape

00:00 / 05 de febrero de 2012

— ¿Qué tan emocionante es para usted la nueva versión 3D de este clásico: Star Wars: Episodio 1, la amenaza fantasma?

— Estoy verdaderamente emocionado por el nuevo estreno en la pantalla grande de la película. Hemos trabajado muy duro para conseguir la 3D de la mejor calidad posible. La experiencia en pantalla grande es mucho mejor que verla en televisión. Fue diseñada para colocarte en el ambiente y rodearte con el sonido y con las imágenes. Es insuperable. Estoy feliz de que podamos traerle esta nueva experiencia a la siguiente generación. Ésta será la tercera generación que tenga la oportunidad de verla en la pantalla grande y cuando eres joven, es un suceso poderoso y sobrecogedor.

— ¿Puede discutir lo que mueve a esta historia?

— La historia principal es sobre padres e hijos. Star Wars se trata de las generaciones, sobre una generación que está tratando de mejorar lo que hizo la generación anterior. Es sobre una generación viviendo con los errores que cometió la generación anterior. La historia es una bifurcación: ¿Por qué alguien que empieza siendo bueno se convierte en malo? También refleja la travesía del padre, cómo se vuelve malo y sigue la travesía del hijo que se niega a volverse malo y en el proceso redime a su padre. Una nueva generación necesita tratar de mejorar el mundo.

— ¿Qué le hizo querer convertir esta película a 3D?

— Originalmente, no fui un gran fan de la 3D. Realmente me parecía que era un truquito. Después estaba tratando de introducir los proyectores digitales en los cines. Estaba haciendo una presentación en Las Vegas: Robert Zemeckis (Volver al futuro) y James Cameron (Titanic) llegaron conmigo y me dijeron: Queremos llevar la 3D a los cines. ¿Te unirías a  nosotros para enseñarles a los dueños de los cines que puedes hacer 3D? Y yo dije: Eso sería bueno porque para poder hacer 3D tienes que tener cines digitales. Así que eso promovería mi idea de los cines digitales. Entonces, cuando vi la prueba que hicimos de Star Wars en 3D, me di cuenta lo fantástico que era y lo bien que se veía. Me fasciné con la idea de convertirla a 3D, y fue más fácil decirlo que hacerlo. Nos tomó mucho tiempo desarrollar una estructura en la que realmente pudiéramos hacer una muy buena conversión de una película 2D a una película 3D.

— ¿Cómo se involucró inicialmente en la realización cinematográfica?

— Entré en el negocio del cine en una forma algo demente, que es lo que pasa en la vida. Originalmente, yo quería armar autos porque me gusta trabajar con autos. Era carpintero y mi papá no me dejaba ir a la escuela de arte, así que empecé a aprender fotografía. Fui a una escuela de cine, la Universidad del Sur de California. Me di cuenta de que era una escuela de cinematografía. En ese momento no tenía idea de que podías aprender a hacer películas en la universidad. No sabía mucho de cine. Pero luego descubrí que me encantaba hacer películas y que era extremadamente bueno haciéndolas. Encontré mi pasión.

— ¿Cuál fue su siguiente paso?

— Una vez que empecé a hacer películas, empezaron a ganar premios, y me empezaron a dar becas y mucho reconocimiento en festivales de cine. Quería ver si podía ganarme el pan en el mundo del cine, porque en ese momento era muy difícil. Pensé: Seré camarógrafo y editor y haré documentales, y películas experimentales en mis ratos libres. Ése era mi plan. En Warner Bros. me encontré con Francis (Ford Coppola) y me hallé en el mundo del cine y me pareció emocionante. Francis y yo estuvimos de acuerdo en que no queríamos estar en Hollywood, así que nos mudamos a San Francisco y empezamos una compañía de cine. Para mí era para hacer avant-garde, películas no convencionales. Francis me desafió a hacer algo que no fuera científico y de arte, que fuera simplemente una comedia. Le dije: De acuerdo, puedo hacer una comedia. Y comencé a escribir Locura de verano.

— ¿Eso le llevó a un cambio de dirección?

— Pues, nunca tuve una visión muy fuerte de a dónde quería ir, pero las oportunidades tocaban a mi puerta y yo no dejaba de contestarlas. Tomó dos años lograr que Locura de verano cobrara vida, lo que hice principalmente porque necesitaba un trabajo. Llevé la idea a todos los estudios y todos me decían No. Nadie quería hacerla, así que fue una lucha. Por último, fuimos a Universal y dijeron: Si logras que uno de los grandes productores sea parte de la película, la tomamos. Francis acababa de terminar El padrino y ahora era de los grandes, así que puso su nombre en la película para que pudiera hacerla. Finalmente, logré hacerla pero al estudio no le gustó, la archivaron.

— ¿Y qué pasó entonces?

— Hicimos proyecciones con público real y cada vez que se proyectaba la película tenía una recepción fantástica. Finalmente decidieron estrenarla en agosto, que es la peor época del año. Pero fue un éxito enorme. Alan Ladd Jr., de Fox, la había visto en una de estas proyecciones, y me dijo: ¿Tienes más películas? Le contesté: Tengo una ópera del espacio. Y me dijo: De acuerdo, la haré, eres un chico talentoso. Así que le llevé Star Wars. Y entonces mi vida se enganchó con Star Wars. Tu vida se va por caminos curiosos, no hay forma de predecir a dónde irás. Yo creí que Locura de verano sería la película más exitosa que yo iba a hacer. Pero resultó ser Star Wars.

— ¿Cuál es el mejor consejo que ha recibido en su carrera?

— Francis me dio un consejo al principio, cuando no pensaba en mí mismo como escritor. Era básicamente un cineasta visual. Sabía de edición y fotografía y eso es lo que realmente me gustaba y lo que quería hacer. Tuve la oportunidad de convertir THX 1138 en un largometraje y dije: Tenemos que encontrar un escritor. Él me dijo: No, debes aprender a ser un buen escritor. Y creo que ése es probablemente el mejor consejo que recibí porque odiaba escribir. Francis vio mi primer libreto y expresó: Sí, eres terrible. Mira, déjame ayudarte. Finalmente, aprendí a escribir, y básicamente lo que hago ahora es escribir la mayor parte del tiempo.

— ¿Y cuál es el mejor consejo que le daría a un director principiante?

— Al tratar de lograr hacer una película, simplemente tienes que ser persistente y perseverar, pase lo que pase. Tienes que actuar como si tu vida dependiera de ello y hacer todo lo que puedas posiblemente para que la película se haga bajo las circunstancias que sean. Ése es el secreto.

— ¿Cómo se desarrolló su estilo distintivo?

— Siempre he sido un gran fan del lado visual de las películas y un defensor de las películas mudas en la escuela. Me gusta contar mis historias con movimiento y gráficos. Todas mis películas se han hecho así. Puedes simplemente oír la música y ver la película y funciona igual de bien que si estuvieras entendiendo el diálogo.

— ¿Cuál es el secreto de hacer películas que soportan el paso del tiempo?

— Ultimadamente, una película tiene que tener una buena historia y personajes geniales. Eso es indispensable. También necesitan un apuntalamiento psicológico fuerte con el que la gente pueda identificarse en sus propias vidas, en su propia psicología. Tiene que tener un fondo psicológico fuerte y tratar con cuestiones primordiales. Ése es el tipo de películas que yo hago. Todas tienen lo que se ha descrito como una “frivolidad efervescente” que las hace flotar. Nunca he hecho películas muy oscuras. Simplemente no me interesan.

— Frecuentemente se le describe como “visionario”. ¿Puede explicar de qué forma ha sido un pionero?

— Pues quiero controlar mi trabajo y pensar en historias y después convertirlas en películas. Eso es lo que los artistas han hecho a través de la historia. Pero cuando haces eso, se generan muchos problemas. Si sólo tienes gris negro para escribir en una pared, en algún momento vas a querer meterle algo de color. Así que sales y tratas de encontrar color y haces avanzar el medio hacia adelante. El cine es la forma de arte más técnica, tiene mucho más, un techo tecnológico. Rompimos ese techo con el sonido; lo rompimos con el color. Para hacer fantasía y ciencia ficción o cualquier cosa que no sea contemporánea, estás obligado a ir en contra de ese techo tecnológico. He tenido que ampliar el medio para poder hacer cosas que antes no podían hacerse. Siempre he estado tratando de encontrar mejores formas de plasmar mi visión en la pantalla. Lo que llaman “visionario” realmente sólo es estar frustrado con el medio y tratar de mejorarlo. No sé si eso es ser visionario o alguien que simplemente ve con claridad.

— ¿A quién considera un director visionario? 

— Yo diría que Steven Spielberg es un visionario. Yo diría que Ridley Scotty Tony Scott son visionarios. James Cameron es un visionario.

— ¿Quiénes son sus inspiraciones?

— Cuando era un joven director me inspiraban Akira Kurosawa, Federico Fellini, Jean-Luc Godard, Richard Lester y John Ford. Ahora que soy un viejo, creo que inspiro más de lo que soy inspirado.

— ¿Cuál es su visión sobre el futuro del cine?

— Vivimos en tiempos muy emocionantes. La tecnología digital democratizará el negocio, lo que significa que cualquiera podrá hacerlo. Es como ser escritor: si tienes el talento, automáticamente tienes el medio. Por una inversión de 5.000 dólares puedes construir un estudio completo. Puedes tener los efectos especiales, la edición, la cámara, todo.

— ¿Qué tan significativa es la 3D? 

— Creo que la 3D llegó para quedarse. Es una forma mejor de ver una película. La hace ver más real y funciona mucho mejor en las de fantasía y ciencia ficción.

— ¿Qué sigue para usted? 

— Terminé una película llamada Red Tails, que se trata de pilotos de combate afroamericanos durante la Segunda Guerra Mundial. Es un proyecto en el que he estado trabajando durante 23 años y es una labor de amor. Me ha costado mucho trabajo lograr hacerla. Pero finalmente la he terminado y es emocionante.

— Al haber logrado tanto, ¿qué más espera obtener en esta etapa?

— Me la paso diciéndole a todos que ya me voy a retirar. Pero realmente voy de regreso a donde empecé, que es realización cinematográfica más avant-garde, experimental. Ya hice suficiente dinero para poderlo financiar yo solo. Ya no tengo que preocuparme o responder ante nadie y simplemente puedo hacer lo que quiera. ¡Si no las estrenan, no las estrenan y ya!

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia