Escape

Gracias La Paz, mi ciudad

Gracias La Paz, mi ciudad.

Gracias La Paz, mi ciudad.

La Razón (Edición Impresa) / Manuel Monroy Chazarreta / La Paz

01:16 / 22 de noviembre de 2017

En el posparto de mi último concierto de 2017 en La Paz veo al Illimani magistral y me hipnotizan sus laderas, de verdad, su mar aéreo de cielo, sus cholitas acaloradas, su linaza humeante, sus marchas sin motivo mientras un crucificado de la UMSA se desclava y va a desaguar.

La Paz está bella en octubre aunque sea noviembre, dos meses ha durado el octubreando, solo me resta seguir sumando y agradecer al público paceño por el apoyo a mis seis conciertos de retorno 2017, ciertamente inolvidables y que desafían a seguir creando. Los últimos dos recitales del fin de semana pasado en el teatro Nuna fueron lindos: el del sábado, francamente hermoso, el viernes entré muy adolorido, con una tendinitis que no me deja escribir este texto y que el sábado afronté con cinco whiskys prohibidos y un público inolvidable. Como Johan, el niño de siete años que subió a escena a cantar Qué tal metal (y además era bolivarista). Me encantó su personalidad en un teatro café concert nocturno. Eran las diez de la noche y Johan tenía que irse a dormir, pero se quedó hasta el final con su papá orgulloso.

Me encantó Emma Junaro y su voz extraordinaria refrescando mis canciones, sobre todo la madurez equilibrada de su personalidad de abuelita feliz y joven, tiene una nieta divina de cinco años que es vivísima y que fortaleció nuestros ensayos. Sobre David Portillo, creo que está cantando mejor que nunca, 12 años habían pasado para cantar de nuevo juntos, fue hermoso ese momento de amores y desamores. Gustavo Orihuela Quartet dio todo su profesionalismo e intensidad artística, Diego Ballón en las teclas siempre atento, sensible y controlador del tiempo, la batería de Luis Iturralde sólida, sensata, el contrabajo electroacústico de Randolph Ríos siempre en sus cabales, Randolph es contrabajista de la Sinfónica, sabe pararse en la cancha, mientras Gustavo zurció la noche con las puntadas geniales de su violín de fuego. Mi amigo, el actor Sergio Caballero me hizo lagrimear con la actuación de mi crónica La Hilariashon, tan bien dicha, tan emotiva, estuvo igual de emocionante en las otras dos crónicas; Sergio además de ser un buen actor es un hermoso ser humano que anda sacrificando su talento con cargos públicos ediles de alto desgaste: sacó horas al descanso para montar de memoria las tres crónicas de El Papirri. En cuanto a mis dos músicos base, Raúl y Juanjo Flores, respondieron bien pese a la falta de ensayos, músicos sólidos, son muy requeridos, viven en aviones y pruebas de sonido además de ser docentes a tiempo completo del Conservatorio: cumplieron su rol a cabalidad. La Imilligan, rapera y cantante paceña, dio la sorpresa subiéndose al escenario a rapear mi Metafísica popular, muy pancha y campante, segura, mujer de mundo esta imilla de 25 abriles, alma vieja de llojeta, corazón de pasankalla.

El sábado apareció el guitarrista de jazz y del grupo del Grillo, Ramoncito Rocha, y le cascó un macizo y emotivo K’usillo en Nottinham. Agradecer al sonidista del teatro Nuna, al Reneco, al men de las luces que ni lo conozco, no sé quién es, tal vez un moderno fantasma del Nuna que tiene sensibilidad y atención lúcida. Agradecer a toda la gente, a ese público que me da de comer de su manito, creo que la pasaron bien. Agradecer a todos los medios de comunicación que apoyaron los eventos con su cobertura, a la presencia de Claudia Benavente, directora de  La Razón, y a los embajadores de Argentina, de México y de la Unión Europea por su asistencia vital el sábado. Parece que vuelvo a tocar en La Paz en mayo de 2018, en el teatro Municipal, eso pretendo aunque cómo será, todo puede pasar en la Bolivia actual. Deseamos sacar el DVD de El Papirri en vivo volumen II, grabado en las fiestas julianas 2017, ojalá, los costos son altos para este bolsillito free lance.

Por ahora me despido de la escena paceña, debo recuperarme, fue muy fuerte todo y no puedo emocionarme tanto. Mil gracias a La Paz, mi ciudad, disculpas a mis amigos cercanos que fueron a comprar la entrada muy tarde y no pudieron ingresar al teatro Nuna, saludos reconocidos a todo ese bello público que llenó el teatro 16 de Julio en los conciertos de marzo, el Municipal en los conciertos de julio y el Nuna en los de noviembre, gracias a ellos podré pasar unas fiestas de fin de año dignas, llamando a una reunión de emergencia de AHUCA (Asociashon de Huérfanos y casos afines) en la ciudad de Tarija donde me toca pasar estas navidades.

Gracias, gracias, gracias.

  • El papirri: personaje de la Pérez, también es Manuel Monroy Chazarreta

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia