Escape

Hacedores de fantasías

Su más reciente obra y el más popular es el SV-001, un vehículo de tipo militar característico de Metal Slug.

La Razón (Edición Impresa) / Marco Fernández Ríos

02:28 / 31 de enero de 2018

Con habilidades y empleos distintos, los cinco creadores reúnen sus “poderes” para crear una máscara, un traje o una máquina de cartón prensado, goma eva, acrílico o silicona. Pueden basarse en una película, animé, cómic o serie de televisión, pero lo más importante es que quieren llegar a la perfección.

Así son los cinco miembros del Clan Saiyan Evolution, los hacedores de sueños. Hugo Catunta —mejor conocido como Súper— es escenógrafo; Aldo Chipana es profesor de artes plásticas; Nelson Hilario es mecánico automotriz; José Charca es propietario de una tienda de decoración de autos y Marcelo Jiménez es informático. En apariencia no hay nada que los une, pero su afición por el cosplay —una subcultura que va más allá del disfraz, porque incluye interpretación de personajes y conocimientos de diseño— los reunió como un grupo homogéneo.

Su más reciente obra y el más popular es el SV-001, un vehículo de tipo militar característico de Metal Slug —videojuego en el que el jugador debe superar misiones para frustrar un intento de golpe—, que se diferencia del original solo por el tamaño, porque tiene el mismo color plomo metálico, sus dos cañones Vulcan y un cañón para disparos largos.

Las llantas metálicas que terminan con una especie de pezuñas, los amortiguadores en los costados de la torreta y un visor en la parte superior son los detalles que llamaron la atención de los asistentes a Anime Paramax, que se llevó a cabo en agosto del año pasado. El objetivo que iba a ser relleno de la participación de los muchachos se convirtió en la principal atracción del encuentro, porque la gente se sacaba fotos y preguntaba por el precio.

Esta inventiva se forjó de a poco, con la influencia de la televisión y de la familia. En el caso de Súper, su inspiración fue su padre, Lucas Catunta, un artesano en yeso que producía figuras para la Alasita. El siguiente nivel de su aprendizaje es su hermano Marco, jefe de Escenografía de ATB, quien mejoró el conocimiento empírico de su progenitor cuando comenzó a hacer logotipos de grupos de rock y crear máscaras de personajes de la política nacional.

“Los veía y me gustaba mucho lo que hacían, aunque no eran de mi estilo”, confiesa Súper, quien se decantó en su adolescencia por novelas y películas de ficción. “Cuando leía un libro imaginaba cómo podía recrear ese escenario en la vida real”. Por eso empezó a materializar su imaginación con detalles sencillos, hasta que se dedicó de manera profesional a la creación de escenografías para Halloween, Navidad y otras actividades en las que se necesitara recrear alguna escena. No obstante, era consciente de que no era suficiente trabajar de manera individual, así es que decidió unirse al Clan Saiyan Evolution, un club de amigos que usan disfraces y accesorios para representar algún personaje de fantasía.

Como fanático de películas y series de Tv de los 80 y 90, Nelson —mejor conocido por Nel— quería fabricar a los personajes que veía porque “estaban hechos a mano y podía tocarlos; en cambio, las películas de ahora son con fondo verde: los ves pero no existen”.

“Llenaba hojas con dibujos de Robocop, Rambo, Freddie Kruegger, Jiban, las Tortugas Ninja o dinosaurios”, cuenta Aldo, quien después de estudiar Artes en la Escuela Superior de Maestros Simón Bolívar, y haberse especializado en pintura y serigrafía, ahora combina su trabajo de profesor con su pasatiempo, el cosplay, que “se ha convertido en una pasión”.

José, en cambio, decora vehículos con autoadhesivos, lo que le dio la experiencia para elaborar disfraces que utilizan en las presentaciones que se organizan en La Paz, Oruro y Cochabamba.

Finalmente está Marcelo, quien eligió la informática como su medio de subsistencia y la electrónica para completar el equipo de cinco creadores.

Cuando se reúnen, la charla gira en torno a la serie que acaban de ver, los efectos especiales de algún filme de acción, algún manga y cómic que compraron y, en especial, sobre cómo recrear alguna de aquellas escenas. Es que los amigos no se han quedado en la costura de disfraces, sino que construyen escenarios y objetos similares a los originales y, además, presentan coreografías, lo que les ha permitido ganar al menos 50 competencias de cosplay. Lo hicieron con las Tortugas Ninja, Power Ranger, la Familia Adams, los Cazafantasmas y, hace poco, con personajes y algunos artilugios de Metal Slug.

Gracias a su ingenio, estos dos años han hecho máscaras, espadas, disfraces y objetos de fantasía que están en algún café o con fanáticos que admiran las creaciones de los cinco personajes singulares del Clan Saiyan Evolution, quienes planean reunir todos sus objetos para exponerlos en un museo y, también, seguir charlando sobre lo que les gusta para planificar sus próximos proyectos.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia