Escape

Henrik Jeppesen, el hombre de todos los países

Este danés soñó con conocer todos los países del mundo y ha sido textual en cumplir su promesa, pues ha viajado por los 193 estados reconocidos por Naciones Unidas, entre ellos Bolivia.

Viajero. Los viajes de Henrik empezaron en Egipto hasta recorrer los cinco continentes.

Viajero. Los viajes de Henrik empezaron en Egipto hasta recorrer los cinco continentes.

La Razón (Edición Impresa) / Marco Basualdo / La Paz

00:00 / 19 de marzo de 2017

Su niñez en la franja meridional de aquel país nórdico lo invitaba a ir más allá. Los territorios de ultramar hacia lo desconocido. Para este danés bautizado como Henrik Jeppesen se trataba del sueño del niño cuya imaginación vuela. Sin embargo, con la llegada de la adolescencia, el plan empezó a hacerse una díscola realidad incluso antes de llegar a los 28. Un jovenzuelo con mochila por el mundo con pasaporte para todos los países, incluido Bolivia. Y es que Jeppesen tiene el ostentoso récord de haber viajado por los 193 estados reconocidos por Naciones Unidas. Así, este rubio carilindo ha dedicado más de 3.000 días de su existencia (alrededor de nueve años) a viajar, se ha alojado en más de un millar de hoteles, ha subido haciendo dedo a más de un millar de automóviles, también ha realizado más de 850 vuelos a bordo de aviones de 200 compañías aéreas distintas y ha llenado de visados y sellos 10 pasaportes en total. Lo que más sorprende es que lo hizo con poco dinero, pues en total calcula que ha gastado unos $us 80.000 en esta su particular aventura de viajar por absolutamente todos los países existentes. Ahora, a sus 28 años, tiene un nuevo reto a la vista: visitar los 132 territorios (aquellos lugares con Estado no reconocido o Estado con reconocimiento limitado) que se cuentan en el planeta, de los cuales ya ha estado en 94. Escape conversó con él vía mail en una charla traducida del inglés.

— Cuéntanos sobre tu infancia, cuáles eran tus gustos y habilidades.

— Crecí en Thy, distrito del noroeste de Jutlandia, donde se creó el primer parque nacional de Dinamarca llamado Parque Nacional Thy. Por aquel entonces estaba interesado en el deporte, ciclismo primero, luego fútbol, ​​y más tarde me interesé en ver y coleccionar películas.

— ¿De dónde proviene el gusto por viajar?

— Ver la televisión y películas extranjeras sobre los diferentes países del mundo. Entonces decidí ir a todos ellos. Fue un proceso. Primero quería conocer 50 países, luego 100 y hasta que decidí conocerlos todos. ¿Por qué? Siempre me lo pregunté y si podía hacerlo pues bien. Tuve la oportunidad de visitar todos los países, y me encanta viajar. Probablemente no estaba en mi mente, ya que pensé que era poco realista, entonces cuando me di cuenta de que realmente podía hacerlo pues le puse manos a la obra.

— ¿Fue muy difícil tomar la decisión? ¿Tenías miedo en algún momento?

— No. Podría haber decidido trabajar o ir a la universidad, pero quería viajar. ¿Si tenía miedo en algún momento? Claro que sí, sabía que hay lugares muy peligrosos, pero me las arreglé para superar mi miedo viajando mucho y escuchando música clásica, entre otras cosas.

— ¿Cuál fue el itinerario que seguiste?

— Fui solo a Egipto cuando tenía 17 años en mi primer gran viaje. Luego recorrí los países de Asia Sudoriental, posteriormente Europa y después fueron saliendo más viajes de acuerdo con mi presupuesto.

— ¿Cuáles fueron los lugares que más te sorprendieron?

— Ruanda es uno de mis países favoritos en el mundo. La tierra de las mil colinas es una hermosa experiencia. La infraestructura es fantástica para los estándares africanos, lo que la hace muy agradable. Viajé por primera vez desde Kigali a Gisenyi y regresé. Luego de Kigali a Bujumbura, la capital de Burundi. Todos los viajes fueron muy espectaculares. Mientras que el paisaje es el punto culminante, también me gustó mucho cuando la gente corrió detrás del autobús para vender cosas como en otros lugares de África e interactuar con los lugareños. Belice, el único país de habla inglesa en Centroamérica, fue también sorprendente. Me alojé en un establecimiento increíble propiedad de Francis Ford Coppola y viví magníficas experiencias con la gente de allí. Resultaba raro estar en Centroamérica y poder hablar en inglés con la gente. Pero a mí me resultó agradable ya que mi español no es para nada bueno.

Consulta. Henrik aconseja suscribirse a todos los sitios de consulta posible para conocer al detalle sus ofertas de viaje y alojamiento.

— ¿Estuviste en alguna situación peligrosa alguna vez?

— Sí, déjame contarte mi experiencia más espantosa. Probablemente la única vez que me sentí en peligro fue en Sikkim, que es una región especial en la India que tiene control fronterizo. Traté de “hacer dedo” de regreso a Bengala Occidental, pero nadie me levantaba. Luego me decidí a contar mi historia en una oficina, y le pedí a un chofer que me llevara. Entonces me metí en el coche con este hombre que no hablaba inglés y delante nos esperaban algunos de los caminos más peligrosos, lo que me puso muy nervioso. Pero lo que me puso mucho más nervioso fue que el conductor detuvo el coche después de unos pocos kilómetros y tomó una botella de vodka y se la bebió toda de una sola vez. Si salía del coche, yo estaría solo y en extremo peligro, así que decidí quedarme. El trayecto fue muy aterrador, pero llegué con seguridad a una ciudad en Bengala Occidental después de un par de horas. Yo debería haber pagado por un taxi, pero tenía la mentalidad de ahorrar siempre que sea posible para aumentar la posibilidad de completar el proyecto de visitar todos los países.

— Sabemos que estabas en Bolivia, ¿qué fue lo que más te impactó?

— Los problemas de altura en La Paz fueron lo más complicado, pero algo que me llamó la atención fue la gente increíblemente amable y muy cálida. Fui tanto a La Paz como a Santa Cruz. No disfruté mucho en La Paz a causa de la altitud. Me sentí realmente mal cuando caminaba por la ciudad, aunque no tan mal como en algunas partes del Tíbet y Cusco. Cuando estuve allí en 2012 creo que Bolivia era el único país de América Latina que no había prohibido fumar en los lugares públicos. Fue sorprendente para mí.

— ¿Gastaste mucho dinero?

— Creo que es posible para casi todos poder viajar por el mundo sin mucho dinero. El alojamiento y el transporte son los mayores gastos cuando se viaja. Yo opté por quedarme con la gente local de forma gratuita. Me he alojado con muchos lugareños en todo el mundo y nunca tuvimos un problema. He hecho “dedo” con más de 1.000 coches sin problemas. Es una gran manera de experimentar la cultura local donde quiera que vaya completamente gratis. Hitchwiki es otro gran sitio de consulta. Viajar con un bajo presupuesto es un poco más fácil, ya que uno condiciona su llegada. Airbnb es una alternativa mucho más barata a los hoteles. El mejor consejo para el transporte es utilizar líneas aéreas de bajo costo y autobuses de bajo costo. Hay que suscribirse a sus boletines para recibir notificaciones cuando tengan promociones. Las aerolíneas de bajo costo incluyen AirAsia, Air Arabia, EasyJet, Fastjet, Jetblue, Jetstar, Ryanair, Spirit Airlines y Tiger Airways. Los autobuses de bajo costo son Boltbus, Eurolines, Greyhound Express, Megabus y Peter Pan Luz de viaje. Una regla importante para aprovechar las tarifas bajas es viajar con Peter Pan Luz de viaje. No hay equipaje de check-in ya que puede costar más que el billete en sí. Asimismo, hay que centrarse en las comidas de ahorro en los supermercados por menos de un dólar en muchos países. Recomiendo usar un buscador de hoteles como Hotels25 para comparar las mejores ofertas en diferentes sitios de reservas. 

— ¿Qué fue lo que más llamó tu atención al conocer diferentes países y culturas?

— Que la gente es agradable en todas partes, sin ninguna duda.

— ¿Qué sentiste al regresar a tu país?

— Sigo viajando. Tengo mucho más que ver en este mundo a pesar de haber visitado todos los países.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia