Escape

JAMES CAMERON: ‘Titanic’ en 3D es una experiencia más poderosa

El director canadiense de cine se suma a George Lucas en la apuesta por adaptar uno de sus clásicos a la tecnología en 3D. La nueva versión de Titanic se estrena el jueves en los cines bolivianos. En esta entrevista, Cameron revela su conexión con el buque naufragado hace 100 años y cómo convenció a Leo DiCaprio para que acepte el papel de Jack. 

La Razón / Elaine Lipworth

00:00 / 08 de abril de 2012

— ¿Por qué  convertir ‘Titanic’ en 3D?

— Es muy emocionante llevarla de vuelta a la pantalla después de que ha estado ausente durante 15 años. Hay toda una nueva generación de personas que no ha visto esta película en el cine. Soy un firme creyente en la experiencia del teatro en general, pero en especial para este filme. Cuando la gente se comprometa a permanecer tres horas sentada en una sala oscura y compartir la travesía con estos personajes, va a encontrar que es una experiencia muy poderosa. Es una experiencia mucho más emotiva que si la vieran en video. Tomamos una cinta que conocemos y amamos, pero también le añadimos algo nuevo: un adicional sentido de profundidad. Deseamos que esto lleve a la gente de vuelta a los teatros.

— ¿Por qué cree que la historia del Titanic sigue siendo tan significativa?

— Ha habido muchas cosas que han pasado desde 1912 que han sido más horrendas en términos de la pérdida de vidas humanas: dos guerras mundiales, la utilización de armas nucleares en contra de blancos humanos… todo tipo de cosas horribles. Pero hay algo que perdura en la historia del Titanic. Creo que se debe a que es una novela perfectamente escrita que sucedió en realidad. Había cierta arrogancia de la gente que pensó que podía tomar este barco con más de 2.000 personas a bordo y pasar a toda máquina por un conocido campo de témpanos, a pesar de las muchas advertencias. Pensaron: No nos puede suceder a nosotros, somos demasiado grandes para fracasar. ¿Dónde he escuchado eso? Así que hay muchas parábolas para nuestra existencia contemporánea en esta historia. Cuando sucede un desastre como éste, habrá personas que actúen como cobardes y otras, como héroes, con un sentido de autosacrificio. 

También tenemos algo que nos habla de la estructura social: los ricos sobreviven y los pobres no lo hacen. Vieron el témpano por delante, pero no tuvieron tiempo de girar; el barco era demasiado grande, iba muy rápido. Hay una metáfora con respecto al cambio climático ahí también.  Ahora sabemos lo que está por delante de nosotros, pero llevamos demasiada inercia y parece más probable que no vamos a ser capaces de evitar chocar con ese témpano. Y luego está el asunto de quién se va a meter en las lanchas salvavidas y quién no lo hará. Así que las metáforas del Titanic se siguen repitiendo a lo largo de la historia.

Creo que a esto se debe, en parte, que el filme siga fascinando y teniendo resonancia.  Pero es también una historia de amor, desde luego. Hay realmente mucho más que está sucediendo aquí, que no se ve a simple vista. Es una historia de amor ensombrecida por la muerte.

— ¿Qué significa para usted el Titanic?

— Tiene gran significado. Hice esta cinta porque quería explorar el naufragio. De hecho, lo visitamos durante 12 ocasiones en el curso de la filmación, en 1995, antes de iniciar la parte de ficción del filme. Esa fue mi primera expedición al océano profundo. Desde entonces, he hecho otras seis expediciones, de las cuales dos más fueron al Titanic. Tengo en total 33 inmersiones al naufragio y exploré el interior del barco.

— ¿Qué ha descubierto?

— Hemos encontrado una tremenda cantidad de la grandeza original y la elegancia que aún existe dentro de las ruinas. La nave parece destruida por fuera, pero cuando pasas al interior, en donde está protegida, puedes ver camas de latón perfectamente preservadas y candelabros de cristal. En una cabina encontré un espejo intacto y un bacín para lavarse las manos. Hasta sabemos quién estuvo en la cabina e inclusive quién fue la persona que se vio por última vez en ese espejo. Cosas como ésta han creado una conexión conmigo y nuestro equipo de exploración con el verdadero Titanic. Ésta es la manera en que tendremos un último momento con el naufragio, con los ojos del mundo fijos en este evento por última vez.

— Cuando hizo el filme, no estaba muy confiado en que sería un éxito, ¿no es así?

— ¿Sabe?, todos sentíamos que la escala de la película la había condenado a fracasar económicamente, pero no a un nivel artístico. Antes de estrenarla, la habíamos estado exhibiendo y sabíamos que a la gente le encantaba, y luego descubrimos que a los críticos también les gustó. Pero aun así no veíamos cómo íbamos a ganar dinero y si yo volvería a trabajar de nuevo. ¿Hicimos esta película para ganar dinero? No lo creo. ¿Una película para jovencitas de tres y media horas de duración en la cual todos se mueren al final? Por cierto, todos los que entran en la sala ya saben de antemano cómo va a acabar antes de empezar a verla. Eso no suena como algo muy comercial. He trabajado en cintas que pensaba serían comerciales y he trabajado en otras que hice como proyectos nacidos de la pasión: y ésta la hicimos por pura pasión. Bien que tuvimos suerte o que las cosas en las que creímos nos condujeron a hacer una película que la gente quería ver, ciertamente Titanic fue mucho más allá de lo que pensamos que llegaría.

— ¿Cuáles son los recuerdos más contrastantes que tiene de la filmación?

— Los mejores momentos tuvieron que ver con la oportunidad de explorar el Titanic en la vida real. También fue grandioso caminar por la cubierta del barco, pues se logró algo realmente precioso. Fue como estar en el Titanic, algo bastante asombroso. Creo que el peor recuerdo fue sentir en la posproducción que todo el mundo estaba en nuestra contra. Había mucha prensa negativa que parecía que nos quería mostrar como los ineptos más grandes en la historia de Hollywood. Pero tan sólo tuvimos fe en que lo que estábamos haciendo era asombroso y de calidad. Ése fue un periodo realmente muy oscuro. Tenía una pequeña navaja de rasurar que había pegado arriba de mi máquina de edición en donde estaba trabajando en el filme, pues fui uno de tres editores; arriba de esta navaja había un letrerito que decía: ¡utiliza esto en el caso que la película no sirva!' (ríe).  Era la manera en que me recordaba que la única manera en que podría salir del lío era haciendo un buen filme. De cierta manera esa presión nos sirvió, puesto que nos hizo aún más exigentes con nosotros mismos.

— ¿Intuyó que Winslet y DiCaprio tendrían una química tan poderosa?

— Quería una actriz joven y etérea tipo Audrey Hepburn (Bélgica, 1929 - Suiza, 1993). Vimos a todas las jóvenes y prometedoras actrices del momento y el nombre de Kate estaba en la lista. Había visto algunas de sus cintas como Sensatez y sentimientos. Ella ya tenía el apodo Corsé Kate, ya que había hecho piezas de período y pensé: Bueno, vamos a flojear un poco al elegir el reparto, vamos a contratar a Kate Winslet, pues ella ya ha hecho películas de período. Pero todo el mundo me dijo: Realmente tienes que verla. Así que respondí: Bien, vamos a hacer una prueba de pantalla a la vieja escuela del cine, la cual ya nadie hace. Construimos un foro y filmamos la prueba en película de 35 milímetros. Kate preguntó que si podía hacer la prueba utilizando su acento inglés en vez del americano. Dijo: 'Perfeccionaré el acento americano, pero no voy a hacerlo así en este momento. Así que hizo la prueba y nos dejó a todos impactados; estuvo fantástica, de eso no hay duda.

— ¿Y qué hay de Leonardo?

— Bueno, ahora que teníamos a Rose (Kate Winslet) ya teníamos una base, pero teníamos que encontrar a Jack para que fuera el protagónico. Baz Luhrmann (director australiano) me envió algunas cintas de muestra con Leo en Romeo y Julieta, y pensé que era asombroso: un actor con gran poder. Enseguida vino a una entrevista. Estábamos en una sala de conferencias en nuestras oficinas de Lightstorm, en Santa Mónica. Vi alrededor de la sala y por alguna razón estaba llena de mujeres: la contadora, dos o tres secretarias y la supervisora del edificio. Yo pensaba: ¿Qué demonios está sucediendo?, ésta es una reunión para elegir elenco. Así que ahí estaba Leo con un cuarto lleno de mujeres y yo. Finalmente pensé: Muy bien, lo entiendo.

— Fue el inicio de la ‘Leomanía’.

— Sí, pero de todos modos hice que me leyera para obtener el papel. Kate llegó para esta lectura y estábamos muy ansiosos por ver si había química entre los dos. Así que le di a Leo una escena de dos páginas y él dijo: Oh, yo no leo (para papeles). Y yo le respondí: Bueno, está bien. Le estreché la mano y dije: Bueno, gracias por venir. Mientras nos estábamos alejando, Leo dijo: Esperen un minuto. ¿Quiere decir que si no leo no tengo la oportunidad de conseguir el papel? Y yo le contesté: No, porque tengo que ver su interpretación, lo siento. Usted sabe que ésta va a ser una película muy cara y yo soy de Missouri, me tiene que mostrar lo que sabe hacer. Y él dijo: Ok, está bien. Así que lo hicieron juntos y él resultó absolutamente brillante y supe que lo tenía que meter a la cinta a cualquier costo; eso no se lo dije a él, desde luego. Pero después, Leo decidió que no quería hacer el filme, así que pasé dos meses convenciéndolo para hacerlo. Aparentemente todavía siguen siendo así las cosas con Leo. Buz Luhrmann me dijo el otro día que aún lo tuvo que convencer para hacer El gran Gatsby.

— ¿Por qué lo tuvo que convencer a DiCaprio para hacer el papel de Jack?

— Él estaba buscando un personaje atormentado y en conflicto a quien interpretar. Si se examinan los papeles de Leo, Jack es el único personaje que ha interpretado que no está atormentado. Leo siempre está buscando un personaje que está en la depresión… que tiene una sombra sobre él. Así que estuvimos en un impasse por casi dos meses. Finalmente le comenté: Mira, no creo que debas de hacer esta película, pues creo que aún necesitas una muleta, tu 'joroba de Ricardo III’. Le dije: Si puedes hacer lo que podía hacer Jimmy Stewart (1908-1997) —sólo quedarte parado ahí y ser el centro de interés y no hacer cosa alguna— eso sería grandioso. Luego quiso hacer el papel, ya que se dio cuenta de lo difícil que sería interpretar a Jack; hasta que entendió el reto del papel no estuvo interesado. Estuve muy desilusionado cuando no lo nominaron durante el proceso de los Oscar, siendo que el resto de la película fue muy celebrada precisamente por la razón de que Jack no es Leo. Jack es una bella creación de la actuación. Pero, obviamente, estuvimos muy emocionados con el hecho que ambos actores, Leo y Kate, finalmente decidieron hacer el filme.

— ¿Le gustaría ver otras películas convertidas al 3D?

— Hay muchas películas que me encantaría ver convertidas. Espero que con Titanic 3D y Star Wars 3D podamos empezar a mostrar que es un modelo económico que tiene sentido. Pero creemos que se tiene que hacer bien. No tiene caso hacerlo y crear tantas expectativas sólo para llegar a una experiencia que no está a la altura. La adaptación de Titanic al 3D es una que se da de manera natural, pues mi estilo ya estaba encaminado a realzar la sensación de profundidad. Eso no se aplica a muchos cineastas y muchos otros estilos; razón por la cual si una película apenas se está iniciando y la quieren lanzar en 3D, deben de filmarla en 3D. Con Titanic estamos utilizando esta cantidad de tiempo y energía para simular, después del hecho, lo que hubiera sido la cinematografía inicial si yo hubiera contado con una cámara de 3D. Es una tarea que significa todo un reto, puesto que nos hemos fijado metas muy altas.

Entrevista gestionada por manfer films para escape

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia