Escape

José Antonio de la Peña Soria

Trabaja en su clínica de la zona Sur durante tres semanas al mes. El tiempo restante, recorre el país haciendo reportajes para un programa televisivo y escribe breves novelas ilustradas. Veterinario.

La Razón / Gemma Candela

00:00 / 29 de enero de 2012

Antes de sentarse en la mesa de su despacho, en su casa-clínica de la zona de Bajo Següencoma, el presentador televisivo de Bolivia agropecuaria tiene que quitar de su mesa un enorme gato que dormita tranquilamente. Cerca, otro minino descansa en una silla. Afuera, en el jardín, un gran conejo blanco juega dentro de una jaula. Y del interior de la vivienda salen varios perros, uno de sus animales preferidos. Otro es el caballo, y tiene uno en un club de hípica cercano. Aunque para trabajar prefiere la vaca: “Vibra muy bien conmigo. Es un animal rudo y lo manejo muy bien”.

José Antonio de la Peña Soria trabaja “todo el día atendiendo animalitos”, explica con una sonrisa que resalta entre su barba oscura y tupida. Se pone la bata de médico veterinario zootecnista durante tres semanas al mes; la otra, la dedica a viajar por el territorio nacional para realizar los reportajes del programa de televisión. Los domingos, suele estar en los alrededores del lago Titicaca atendiendo vacas. Y, por si fuera poco, aún tiene tiempo para su afición por la escritura.

En diciembre presentó sus dos últimos libros: Como agua de pozo y Yo conocí a Julio César Ruibal. “Siempre decía que algún día me gustaría contar la historia (de Ruibal) y ahora, cuando veo todo esto… tal vez es él quien ha hecho que escriba la historia. Porque de pronto me han salido unas prédicas… que no sé de dónde me han salido”. El doctor y el pastor evangelista fueron amigos de la infancia, y De la Peña ha querido recordar su vida.

El otro relato trata de la idiosincrasia del departamento del Beni que él ha conocido gracias a sus viajes para Bolivia agropecuaria”. Relata sus anécdotas con humor, como cuando tuvo que asistir a una señora que se puso de parto en plena selva o cuando atendió el nacimiento de un ternero de dos cabezas. Al preguntarle cómo puede continuar mostrando nuevas historias tras dos décadas ininterrumpidos de programa, responde riendo: “Cada vez tengo que ir más lejos”.

Con tanto trabajo a cuestas, es fácil creerle cuando dice que se levanta a las 04.00 y que no se cuesta hasta las 10 de la noche; aunque tiene un secreto para este trajín: duerme la siesta. Sus dos libros acaban de salir a la calle. ¿Habrá pensado ya de qué tratará el de este año? “No, no, estoy escribiendo ya, pero eso me lo guardo”, comenta. Es que a diferencia de sus gatos, él es muy activo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia