Escape

José Luis Arze

Hace una década, cuando a Bolivia sólo llegaba cine comercial estadounidense, este hombre se arriesgó al abrir una tienda de películas europeas e independientes. Hoy le llueven los clientes. Informático y cinéfilo

La Razón / María L. Vivas

00:00 / 22 de abril de 2012

Esta historia comienza diez años atrás. Escena 1. Un estudiante de informática, enamorado del buen cine, decide montar un negocio en La Paz. Interior, plano travelling, recorrido por las miles de películas —de Lars Von Trier, Aki Kaurismäki, Vittorio de Sica, Polansky— y José Luis sentado tras su computadora. Primer plano. Está pensativo —al protagonista le gusta pensar, también con el cine. Por eso evita el estadounidense, “porque es más de lo mismo; cuando no quieres hacer nada, con una pasas la tarde”, aunque reconoce que hay grandes excepciones. Fundido en negro.

Escena 2, flashback. José Luis vivió un tiempo, durante su adolescencia, en Sao Paulo (Brasil). Residía cerca de un Centro Cultural y accedía a cintas VHS; “había una gran variedad; lo más selecto, sobre todo cine europeo, que te muestra un poco más de la realidad que se vive fuera de los disparos”. Escena 3, corte a escenario anterior (tienda). Tres personajes (José Luis, periodista y personaje secundario que juega en una de las computadoras). Entonces,

“¿fue en Brasil donde te acercaste a las bondades del séptimo arte?”. “Sí. Y a mi regreso a La Paz, para terminar secundaria, viví con mi abuelo que tenía Tv por cable; veía Europa-Europa y el Canal A, de Argentina”.

El protagonista enfatiza en que ha sido sobre todo el boca a boca el que ha hecho que su local se llene de clientes. Hace una década, el interés por este tipo de cine no era masivo en Bolivia y la tienda sobrevivía gracias a su servicio de internet. Pero había quien acudía buscando joyas o en busca de consejos, de críticas, que le decidieran a hacerse con una u otra obra.

Voz en off. Sus clientes son selectos: expresidentes de la República, gente del mundo de la cultura... “Pero la mayoría es de extranjeros que trabajan en el país: cooperación española, sueca, Naciones Unidas…”. Y tiene clientes de Santa Cruz, Cochabamba o Cobija. Y de España, Francia, Rusia, Argentina, Chile y El Salvador, de donde le buscan para un envío postal de buen cine.

Por encima de peliculero, es padre, y quizá por eso, se reconoce como Jax Teller, personaje de la serie Sons of Anarchy, “un luchador que sacrificaría todo para que su familia esté bien”, aunque le hubiera encantado ser Roberto Benigni en La vida es bella, para hacerle creer a su hijo “que el horror que sufren es sólo un juego”.

Fundido en negro. Créditos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia