Escape

Juan de los muertos: un Quijote cubano contra los zombies

Alejandro Brugués es el director cubano-boliviano que recuerda haber mamado mística en La Paz.

La Razón (Edición impresa) / Mabel Franco

00:00 / 21 de octubre de 2012

El haber vivido mi niñez y mi adolescencia en La Paz me tiene que haber predispuesto para hacer cine de género”, dice, como descubriéndolo en este momento Alejandro Brugués, el director  de Juan de los muertos. La cinta de zombies en La Habana va ya camino del mito. Tiene 14 premios conquistados, el último en Bolivia, en el Festival Internacional de Cine Digital (Fenavid) realizado en Santa Cruz.

Juan de los muertos se estrenará comercialmente en el país el jueves. Y su director, en el momento de la entrevista por teléfono, estaba ilusionado con poder volver a La Paz, ciudad que no visita desde hace una década y donde vivió desde los tres hasta los 18 años. “Tengo muchas ganas de desayunarme con unas salteñas”.

La mamá de Alejandro Brugués es la cruceña María Esther Seleme, quien, casada con un cubano, tuvo al niño en Buenos Aires, en 1976. Pronto, la familia se instaló en La Paz, donde el chico creció —en la zona de Calacoto— y estudió “en muchos colegios, al final salí bachiller del San Patricio”, se ríe.

“Soy cubano-boliviano de origen”, no argentino, como suelen definirle algunos tomando en cuenta el lugar donde vino al mundo; “pero como cineasta soy cubano”, aclara. Estudió en San Antonio de los Baños y todo cuanto ha producido, como guionista y director, lo ha hecho en la isla.

Los dos largometrajes que ha dirigido —Personal belongins y Juan de los muertos— han dado mucho que hablar a nivel internacional, sobre todo esta última que es más popular. “Por suerte”, exclama desde el otro lado del teléfono. Ni se lo habría imaginado cuando, de niño, “veía todas las películas de zombies que podía”.

¿Qué le atrae de esos seres ahora que es adulto, al grado de haber sumado una historia a las muchas que hay sobre el género? “No sólo a mí, atrae a muchos, y creo que es por el hecho de que somos no-  sotros mismos, a diferencia de otros monstruos que vienen del espacio y cosas así; los zombies somos nosotros, los humanos que volvemos de la muerte. Y esto es lo que fascina y aterra al mismo tiempo”.

Que los zombies sean tan humanos “sirve de metáfora para aquello de lo que quiera hablar el director”. Y Alejandro Brugués quiso utilizarlos para echar una mirada crítica a la sociedad cubana con la lente del humor. Porque Juan de los muertos es una comedia que arranca carcajadas casi desde el vamos, apenas aparece en pantalla Juan (Alexis Díaz de Villegas), un sobreviviente, según se define, de huracanes naturales y políticos —por tanto, un incrédulo de los que ni piensa en tomar su bote y huir a Mia-mi—, y el desopilante Lázaro (Jorge Molina). Ellos serán los primeros en toparse con un muerto viviente y deberán, sin proponérselo, enfrentar a las hordas de seres que deambulan por La Habana sin más deseo, sin más voluntad que alimentarse, para el caso, de carne humana.

En el tiempo que pasó en La Paz, entre película y película de zombies, “¿escuchó Alejandro hablar de muertos vivientes a la boliviana? “¿Los hay?”, pregunta interesado, “porque no escuché de ninguno y siempre me llamaron la atención las leyendas andinas... Cuéntame para tomar nota”.

En los apuntes del director cubano-boliviano figurará ahora el caso del condenado, ese muerto que vaga entre los vivos porque no cumplió una promesa, que busca ayuda para poder descansar finalmente, que de lo contrario arrastrará consigo a sus familiares, a sus conocidos, y que curiosamente le teme a los niños.

“Mira; ahora recuerdo muchas sensaciones. Me cuentas y sé que no es lo mismo que si me lo dijeras en otro lado y yo te contestaría ‘¡qué interesante! En La Paz, te da miedo. Es algo del lugar. Yo escuché varios tipos de historias como para ponerlas en una película. Si ahora voy para allá, me voy a dedicar a recoger historias”. Y entonces le sale lo dicho al principio de esta nota.  

Pero hay que volver a Juan de los muertos, que estará en las pantallas del Multicine y del MegaCenter, en La Paz.

¿Qué hace un zombie en Cuba?, Hay muchos zombies en las calles, dice Alejandro. “Caminas por ahí y los detectas”. ¿Características? “Lo sabes al verlos, no sé. Pero no es sólo aquí; en México los vi y en Miami también; estoy seguro de que en La Paz, si damos un paseo, los vamos a encontrar. Yo vivo en La Habana, así que hablo de este lugar”.

Juan, una especie de Quijote, y Lázaro, el necesario Sancho, verán, luego de una extraña experiencia en el mar, a sus vecinos convertirse en autómatas sangrientos. Mientras ellos se preguntan si están frente a vampiros o algo así, la explicación de las autoridades es que se trata de un grupúsculo de disidentes pagados por Estados Unidos; pero que no hay nada de qué preocuparse, que todo está bajo control.

Juan, Lázaro y sus amigos más cercanos dudarán de la versión oficial; no tendrán más remedio, y se verán convertidos en un equipo experto en rematar a los seres queridos de quien así lo vea necesariamente urgente.

¿Un zombie se come los cerebros de los vivos? “No, ésa es una versión difundida por La noche de los muertos vivientes; en realidad, los zombies buscan la carne humana”. ¿Ellos son unos descerebrados? “No, tienen cerebro y otros órganos, aunque no funcionan pues están muertos”. Pero para matarlos ¿hay que destruirles el cerebro? “Pues, ahora que lo dices, sí; el cerebro no les funciona, pero hay que destruírselos para acabarlos; esto da mucho que pensar a la hora de hacer una película como la mía, de suspenso social”.

Y ¿por qué deviene uno en zombie? “Desde que se inventa, por decirlo de alguna manera, el zombie moderno, no se ha explicado demasiado por qué sucede; el público trató de dar respuestas, pero es más divertido cuando se lo imagina”.

¿Y por qué un zombie...? “¿Sabes? (risas) me siento como respondiendo cosas del colegio tiempo después de haberme graduado. Me lo estudié bien antes, cuando hacía la película; pero ya no sé”.

Así será. Lo cierto es que el examen rendido por Alejandro Brugués le ha dado sobresaliente. Cuba ha elegido Juan de los muertos como película candidata a los premios Goya de España.

¿Será que la crítica política y social que plantea la película tiene algo que ver con esa elección? “Me gusta más definir mi trabajo como de crítica social, porque lo que hago es observar cómo vive la gente. A veces el público quiere ver sólo crítica al gobierno, pero creo que es más interesante que se mire a sí misma. La película, en todo caso, habla por sí sola, se defiende sola; porque, en realidad, si fuera por la crítica que se plantea...”.

En medio del ataque zombie, cuando parece que no hay salida, la amistad y las relaciones filiales sirven para salvar el pellejo, al menos por un buen rato. Quien lleva la batuta en ello es Juan, el flaco y espigado pescador que de conformista pasa a ser un aguerrido Quijote dispuesto a desfacer entuertos, claro que a cambio de ganarse un dinerillo. Un remo le sirve de eficaz arma para descabezar muertos vivientes.

Los actores, uno por uno

“No hice audiciones para elegir al grupo principal; escribí el guión pensando en Alexis”, un reconocido actor de teatro en Cuba. “Y, como este Quijote necesitaba un Sancho, allí entró Molina”, explica Alejandro. Cuando ya tenía terminado el guión, poco a poco fueron apareciéndosele los actores. A Jazz Vila, que encarna a La China, lo invitó porque ya había trabajado con él y quería tenerlo de nuevo, esta vez en el papel de un travesti con excelente puntería; al fisicoculturista Eliécer Ramírez (El Primo, fortachón amigo inseparable de La China) “lo vi en la calle, paré el coche y le dije ‘eres tú’”. A Andros Perugorría (el hijo de Jorge Perugorría, protagonista de Fresa y chocolate), lo encontró haciendo casting para otra película y lo invitó a unirse como Vladi California, el hijo de Lázaro. La actriz española Andrea Duro, que hace de Camila, la pragmática hija de Juan, es la única extranjera del equipo antizombies.

Al final, “cuando estuvieron todos juntos, se llevaron tan bien, se divirtieron tanto, que esto se traduce en la película; son tan locos, que es como para tenerlos juntos otra vez”.

Quién puede decir si habrá secuela, “por ahora no quiero saber más de zombies”, ha dicho en otras entrevistas el director. Actualmente está dedicado a escribir algunos guiones, “he recibido otros, a ver si me gusta alguno; pero no tengo nada concreto y prefiero no decir más hasta que tenga algo seguro.

Lo que sí sé es que haré más cine de género, de humor o de aventura, no sé”.

Zombies, mejor con compañía

Tan exitosa es Juan de los muertos, que no sólo hay versiones íntegras en internet, también abundan las copias piratas. ¿Por qué verla en una sala? “No sólo por la gran pantalla, sino por la risa”, defiende el director. “Me ha tocado verla con personas que ya la habían presenciado solas y descubrieron que otra cosa es asistir a una función con más gente; se ríe mucho, es una comedia, la risa se contagia. Se la disfruta muchísimo más”. En ciertos festivales, los espectadores aplauden; “la primera vez que lo atestigüé, me dije que iba a funcionar y así ha sido invariablemente”.

La película se estrenará en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra gracias a las gestiones de Londra Films, la distribuidora de cine independiente que dirige Gerardo Guerra.

En Bolivia, Alejandro Brugués tiene familia, en Santa Cruz sobre todo, y muchos amigos en La Paz —“no te olvides que hice el colegio allí”— con los que nunca ha perdido contacto; son “amigos para toda la vida, de esos que si los veo ahora, será como si hubiésemos estado juntos ayer”. De los cineastas bolivianos, “conozco un par y ya veré de contactar a otros si voy para allá”.

De las calles de La Paz, “recorreré lo que pueda, eso si con dos pasos no me explota el corazón”, dice el cineasta mientras no pierde las esperanzas de hacer las maletas y volver a esta tierra que en su memoria mantiene un halo de mística.

Los premios se los va dando el público

• Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana (2009). Mención Guión Inédito

• Fantastic Fest (2011). Runner up Premio del Público

• Leeds International Film Festival (2011). Fanomenon Audience Award

• Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana (2011) Premio del Público

• Miami International Film Festival (2012). Premio del Público

• Fantasporto (2012). Premio del Público, Mejor Guión, Mejor Actor

• Festival Internacional de Cine de Panamá (2012). Premio del Público

• Festival Int. de Cine Fantástico de Bruselas (2012). Silver Raven

• Toronto After Dark Film Festival (2012). Premio del Público

• Fest. de Cinema Latinoamericano, Sao Paulo (2012). P. del Público

• Fantasia Film Festival (2012) Silver Audience Award

• Festival de Cine Latinoamericano de Biarritz (2012). P. del Jurado

• Festival Internacional de Cine Fenavid (2012) Santa Cruz. Premio del Público.

• Selección Oficial por Cuba para el Premio Goya 2013

Más información

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia