Escape

Luis Daniel Iturralde

Empezó a tocar batería a sus 14 años. Es director del Bloco Runatiña, una escuela de ensamble que reúne a 15 personas; y del Espacio Nuna, un café teatro. Apasionado de la percusión.

La Razón (Edición Impresa) / MITSUKO SHIMOSE

00:00 / 25 de mayo de 2014

He empezado tocando batería aquí en Bolivia y luego en Canadá he explorado mucho lo que es la percusión”, dice Luis Daniel Iturralde. Señala que Montreal es una ciudad muy cosmopolita, algo que le ha dado una gran oportunidad de aprender con gente que es originaria de África, de Brasil y de Cuba.

“En Montreal ingresé a una escuela de percusión afrobrasileña llamada Zuruba donde aprendí este arte. Luego me pusieron de director y estuve en el cargo siete años”.

Iturralde cuenta además que con esta escuela tuvo la oportunidad de viajar a muchas partes, como a Japón y Marruecos. “Fuimos a Sapporo a un festival de percusión y hemos tocado junto a  los taiko drums, que son los tambores japoneses”.

En Marruecos, cuenta, tocaron en un festival de Rabat llamado Mawazine de Ritmos del Mundo, donde había afamados artistas como Shakira, Lionel Richi, Elton John, entre otros. “Este festival era apoyado por el rey Mohamed de Marruecos para difundir la cultura mundial, para que este país se abra al mundo”.

Este joven de 31 años también fue parte, durante cinco años, de un grupo de Latin Jazz llamado Ecos de Portoalegre. Con él grabó un disco, del cual la canción Tierra nuestra ganó un premio Billboard en la categoría Música del Mundo.

“También he tocado en uno de los festivales de jazz más importantes del mundo, en Montreal, he estado en un proyecto de rock árabe que me llevó a conocer Jordania y Turquía. Además he estado en Cuba alrededor de tres meses aprendiendo congas y tumbadoras”.

En cuanto al Espacio Nuna, que se abrió en agosto del año pasado, relata que su padre lo redecoró para que la hermana de Luis Daniel tuviera un lugar para ensayar con su grupo de danza Gaviota. Una vez que el grupo se disolvió, él invirtió en equipos de sonido y luces con la idea de hacer un pequeño teatro y un espacio cultural.

“Nuna es un espacio flexible porque en lugar de butacas, son graderías que tienen rueditas y sillas. Entonces, cuando armamos estilo teatro entran 150 personas, pero a veces en el Festijazz o en algunos conciertos la gente quiere mesitas, entonces ahí se vuelve más café teatro y entran como 120 personas”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia