Escape

Maribel Cier

Vive rodeada de gazas y de sedas, de hilos y de botones, de máquinas de coser. Su pasión es el mundo textil, por lo que dedicó gran parte de su vida al campo del corte y confección industrial. Hilvanadora de sueños.

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 31 de agosto de 2014

Puntada tras puntada, Maribel Cier, de 48 años, progresó dentro del campo del corte y confección. Peruana de nacimiento, se considera una boliviana más después de habitar 20 años el altiplano paceño, donde vio nacer a sus dos hijos, primera generación de su árbol genealógico en ser oriundos de estas tierras.

De las dos décadas que vive en La Paz trabajó16 años en la exfábrica de camisas La Modelo y hace cuatro años que tiene su propio taller, Estilo y Punto. “Para mí, lo más importante es el personal que trabaja conmigo, porque somos un equipo; si no estamos en la misma dirección, entonces hay un problema”, resalta, además de complementar que su equipo está conformado por 16 personas.

Cuenta que su afición por la costura comenzó desde que era muy joven. En los cinco años de secundaria que estudió en un colegio estatal del Perú llevó corte y confección. “Mi primer modelo que hice era una camisa de varón para niño, el cuerpo era más grande y el cuello era chiquitito”, dice.

Una vez que salió del colegio empezó a estudiar Educación Inicial, aunque no pudo terminar la carrera por la recesión que hubo en Perú durante el primer gobierno de Fujimori. Es ahí donde se le abre la oportunidad de viajar al Japón y continuar su destino. En el país del sol naciente consiguió trabajo en una fábrica, en la parte de confección, y se quedó allá por dos años.

“Todo lo que yo he aprendido fue en el Japón. Fue algo realmente muy bueno, porque allá estaba la tecnología mucho más avanzada. Tuve la suerte de trabajar en la empresa Marutam Fashion, donde hacían sacos, blazers, faldas, blusas”.

Por cuestiones de visa se tuvo que ir de Asia a Nueva York, Estados Unidos, donde tuvo la suerte de trabajar un año en una empresa donde hacían ropa para bebé, todo de algodón. Luego de ese tiempo retornó al Perú para reencontrarse con su enamorado, que al poco tiempo fue su esposo y con quien contrajo nupcias en Bolivia.

Actualmente cuenta con clientes de la talla de Liliana Castellanos —con quien además trabajó seis meses como gerente de Producción— y Almanza a nivel nacional; y a nivel internacional, Bernarda Peláez y Joyce Martin. También se encarga de la camisería y blusería de bancos como el Nacional y el BISA, la Cooperativa Jesús de Nazareno y La Razón. Aparte de todo ello exporta a Estados Unidos pijamas para bebés de 0 hasta 12 meses.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia