Escape

Mauricio D’Avis: ‘El cine puede devolver la memoria’

Cochabambino, es cineasta formado en Los Ángeles, con una maestría que cursa en España. Para su tesis de licenciatura estaba buscando un tema para desarrollar un guion y se topó con un artículo sobre el Plan Cóndor. Investigó, recogió testimonios y fue armando una historia que la actriz Carla Ortiz ha llevado al cine también como productora. ‘Olvidados’, dirigida por el mexicano Carlos Bolado, terminó de ser filmada el año pasado y hoy está en proceso de posproducción.

El cineasta Mauricio D’Avis. Foto: MANUEL CASTELLS.

El cineasta Mauricio D’Avis. Foto: MANUEL CASTELLS.

La Razón / Mabel Franco

01:19 / 05 de mayo de 2013

Mauricio D’Avis es un cineasta y un empresario boliviano de 33 años. Nació en Cochabamba el 16 de marzo de 1980, de manera que tenía cuatro meses cuando la dictadura de Luis García Meza se implantó en el país. No es que una cosa tenga que ver con otra; pero lo cierto es que este joven decidió explorar en el Plan Cóndor (coordinación entre las cúpulas dictatoriales de la década del setenta en Sudamérica y la CIA), con la idea de escribir un guion cinematográfico. “Estudié Producción en Cine y Tv en la University of Southern California en Los Ángeles y quería desarrollar un guion que pudiera dirigir”, se explica. Unos años más tarde “conocí a Carla Ortiz, quien hizo la versión final y produjo la película”.

Tal cinta es Olvidados (título que recuerda un film de Buñuel), que ya fue filmada en el país y está en proceso de posproducción. Tiene como protagonistas a actores de Bolivia, México, Chile, Portugal y Argentina, entre ellos Damián Alcázar, Rafael Ferro, Tomás Fonzi, Carloto Cotta, Manuela Martelli, Cristian Mercado, Bernardo Peña, Milton Cortez, Jorge Ortiz y la propia Carla.

“Creo que de alguna manera tratamos de olvidar el pasado y dejar que el tiempo borre muchas cosas, pero lo cierto es que deberíamos saber más para no caer en lo mismo algún día”, responde D’Avis desde España, donde cursa una maestría en Guion Audiovisual en la Universidad de Navarra (Pamplona).

El cineasta

— Se suele creer que los jóvenes, que no han vivido la dictadura, no tienen interés en esa parte de la historia del país (y de la región). ¿Es cierto?

— No sé si es falta de interés. Ocurre que muchos jóvenes en Argentina, Chile o Paraguay sufrieron las dictaduras de manera distinta a los bolivianos, y muchas veces en su entorno muy próximo. Esas heridas siguen latentes y no es fácil hablar de ellas, más aún considerando que hay personas que defienden esos días y las acciones tomadas. En el caso de nuestro país, creo que se trata en muchos casos de falta de conocimiento de lo que ocurría durante esa época. El porqué de las dictaduras y cuál el propósito de esos regímenes. Es durante esos años que se activa la Operación Cóndor, algo desconocido para mucha gente, y se desata el terror entre ésta.

— ¿Cómo se relacionan con ese tema por ejemplo sus amigos?

— En general no atrae a muchos. En mi caso, la curiosidad o pasión por el tema viene de años atrás. El guion lo fui ideando a fines de 2004, cuando terminaba mi último año de universidad, y la verdad que conocía muy poco. Fueron muchos libros, diarios, entrevistas, emails, internet, películas, documentales y horas y días para armar un mundo, una historia, personajes y escenas que unieran el pasado de esa época con el presente. Un trabajo de investigación y aprendizaje bastante extenso que derivó en cinco versiones durante cinco años de guion. Con la última, Carla Ortiz y Elia Petridis trabajaron para desarrollar la definitiva. Hubo muchos aportes al guion de un amigo y también actor de la película, Bernardo Peña.

— ¿Cómo fue construyendo la historia?

— Todo empezó con un artículo sobre el Plan Cóndor que leí por internet en un periódico nacional. Empecé a indagar. Al principio revisé libros de autores chilenos, argentinos y estadounidenses. A medida que pasaba el tiempo, fui accediendo a instituciones y gente a nivel nacional e internacional que me dio su apoyo, referencias, testimonios y anécdotas acerca de lo que pasaron o pasó con gente cercana a ellos. Años más tarde conocí a Martín Almada (Premio Nobel Alternativo de la Paz), que había descubierto los archivos que revelaron la existencia de la Operación Cóndor en Paraguay. Él es una persona que sufrió bastante, pero que luchó mucho para demostrar lo que sucedió en Sudamérica. Al mismo tiempo fui conociendo a historiadores, escritores, víctimas, políticos y militares de la época. Tuve la oportunidad de contactarme con mucha gente que me ayudó a pulir, a desarrollar el guion y la historia, como el exsenador Gastón Cornejo, la Unión Nacional de Expresos y Exiliados Políticos de Bolivia (Unexpepb), la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Chile, SOA Watch (Vigilancia en contra de la Escuela de las Américas), la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional (Asofamd). Con todo ese mundo de datos, información y apoyo fui creando una historia que debía unir el pasado con el presente y construir un guion de ficción basado en eventos y personajes reales que pudieran reflejar esos años y las consecuencias al día de hoy. Fue algo extenuante y espero que la película refleje todo el trabajo, las historias, escenas y personajes.

— ¿Quiénes son los personajes?

— A pesar de la versión última, el mundo y las historias son los mismos: personas con las que uno podría identificarse. Cuenta con aproximadamente diez personajes. Uno de ellos, el protagonista, une el presente con el pasado para que su historia permita conocer al resto. No estoy al tanto de cómo quedó la versión filmada, pero el protagonista y la razón de contarnos su historia es la base de todo. Muchos tienen aspectos que provienen de mi vida, en rasgos, nombres, personalidades y recuerdos bajo los cuales los construí.

— ¿Considera que la gente de su generación está consciente de lo que es vivir en democracia?

— Espero que sí. Creo que todos hemos escuchado una que otra anécdota por parte de familiares o profesores y sabemos lo que fueron esos años de dictadura. Si no, entonces creo que es deber de otros, en este caso del cine, contarlo. Yo, a través del guion, pinto lo trágico del pasado y el mundo en el que vivimos hoy para valorar lo que tenemos.

El empresario, los planes

— Está ligado a la gastronomía.

— Hace siete años hicimos una apuesta con Eduardo Fusi y Alberto Torrecillas,  socios y amigos con quienes nos metimos en la aventura de abrir un restaurante de comida rápida en el Cine Center de Cochabamba, y ahora tenemos cuatro sucursales de Tropical Chicken. Unos años después formamos una cadena de heladerías, Frozz, y ya tenemos tres sucursales también en Cochabamba. Y en Santa Cruz contamos con dos locales de un nuevo concepto en helados (frozen yogurt), que se llama Blugurt.

— ¿Qué planes hay y para cuándo?

— Termino la maestría en junio y pienso continuar con las empresas, que es nuestro día a día, y con las exigencias del mercado se debe trabajar mucho.

Al mismo tiempo estoy desarrollando dos largometrajes y tengo en mente un corto. La idea es poder dirigir, ya que por cuestiones de producción y decisiones de inversión tuve que ceder la dirección de 'Olvidados', para mostrar otro tipo de historias. Quizás éstas tienden a ser un poco trágicas, pero reflejan el mundo en que vivimos. Son proyectos ambiciosos pero realistas. Las historias que escribo o quiero contar buscan la reflexión y entrar en situaciones que o desconocemos o preferimos evitar.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia