Escape

Música

Lo bueno del nacional Hate: La sangre del tiempo.

La Razón

00:00 / 05 de mayo de 2013

No es posible narrar la historia del metal en Bolivia, sin mencionar el importante papel que Hate juega en su construcción. Cada producción de esta banda es a la vez un reflejo del momento que atraviesa la escena metalera boliviana desde la óptica de un trío paceño.

La sangre del tiempo se presenta como un punto de inflexión en el sonido del conjunto, una búsqueda exitosa por definir canciones con melodía en un género caracterizado por la percusividad de los riffs y el contraste dinámico a través de síncopas y juegos de alternancia rítmica.

Partiendo de esa premisa, estamos ante nueve canciones originales (en la edición regular) y dos reversiones (incluidas en una edición especial y limitada) que, juntas, nos dan un álbum redondo de principio a fin. El sonido explora diferentes aproximaciones dinámicas y consigue momentos destacables, tanto musical como técnicamente.

Las letras merecen mención especial, pues transmiten posiciones y perspectivas interesantes sobre temas de corte social, político y existencial, característica irreductible de Hate y que ha mostrado constante evolución a lo largo de su discografía. El primer sencillo promocional, La voz de Dios, es la mejor carta de presentación del trabajo. En el lapso de cuatro minutos ofrece un pantallazo de la frescura y contundencia contenida en este nuevo trabajo que, considero, se convertirá en un referente de calidad técnica, compositiva e interpretativa para futuras generaciones de metaleros.

Si lo tuyo es el metal, te recomiendo buscar a ojos cerrados una copia de La sangre del tiempo para tu colección. Sergio Candia

Sonidos recomendables

Studio 105/Mayra Andrade/Fusión y afro-pop/Francia, 2010/RCA Victor/Sony Music

Encantadora. Así suena la voz de Mayra Andrade, una mujer de 28 años nacida en Cuba y que creció en lugares tan dispares como Senegal, Angola, Alemania y Cabo Verde. Su primo fue su primer maestro de música, pues vio en ella desde muy temprano la afición por la música. Ya con cinco años, Mayra entretenía a la familia cantando temas de Caetano Veloso. Con 17 se fue a vivir a París, emancipada de su parentela. Studio 105 es su tercer disco, cantado en kriolu, la lengua nativa de Cabo Verde; canta 11 temas acompañada de guitarra, contrabajo y batería. La música es una mezcla de sonidos tradicionales, folklóricos y caboverdianos, como la morna o la coladeira. El resultado es, unas veces, una especie de bossanova con ritmos africanos, relajante y animada al mismo tiempo.  Otras, predomina más lo áfrico. Lo que no varía es el tono dulce  y sensual, al mismo tiempo, que le añade Mayra. Gemma Candela

Home/Nosaj Thing/electrónica/EEUU, 2013

Jason Chung, mejor conocido como Nosaj Thing, prueba con Home que es un verdadero maestro de la música atmosférica. En este su tercer trabajo, el artista y productor afincado en Los Ángeles despliega un hermoso material envolvente de principio a fin. La elegancia que caracteriza a este disco se debe quizá a que los sonidos que logra el artista —simples, puros y diáfanos— interactúan en una correlación milimétrica. A esto se suma la cualidad de crear atmósferas muy familiares, con elementos que invitan a evocar momentos, sensaciones y sentimientos. Son en total 11 tracks que hacen que 37 minutos de música parezcan sólo un reconfortante suspiro. Es un disco hecho para disfrutar acomodado en el sofá y con los ojos cerrados. Miguel Vargas

Native/OneRepublic/Soul, pop/rock/EEUU, 2013

Ryan Tedder es uno de los productores más reconocidos de la escena musical; respaldo de grandes artistas como Beyoncé, Kelly Clarkson y Adele. Pero, como dice el refrán, en casa de herrero cuchillo de palo, su banda no consigue repetir la popularidad de aquel Apologize de 2007. Tres años han pasado desde que OneRepublic pusiera a la venta Waking Up, su segunda producción, y ahora llega Native, un disco contemporáneo que tiene elementos de soul, gospel, dance y ese pop/rock que nos encandiló en su primera placa. Hay elementos experimentales que demuestran que estos chicos de Colorado no están por casualidad en la industria; algunas de las canciones crean atmósferas  que llevan a lugares cálidos y de confort, pero otras son fórmulas repetidas de Tedder algo actualizadas. En resumen, un buen disco que falla a la hora de innovar, pero que deja a OneRepublic en su zona, definiendo su estilo y proyectando desde ya una nueva placa. José Torrez

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia