Escape

Namás Té

Gastronomía orgánica en San Pedro.

Llegado el mediodía, los comensales llegan al restaurante decorado con murales y cuadros donde lo multicolor es protagonista. Foto: Wara Vargas.

Llegado el mediodía, los comensales llegan al restaurante decorado con murales y cuadros donde lo multicolor es protagonista. Foto: Wara Vargas.

La Razón / Liliana Aguirre

00:00 / 11 de agosto de 2013

Todo comenzó en 2007, cuando la idea de crear una tetería se gestó en la cabeza de Liberato Paul Jové Cusicanqui. Su casa, ubicada en el corazón del barrio paceño de San Pedro (Zoilo Flores, 1334), sería el espacio destinado a ofrecer una gama diversa de tés. El proyecto se materializó y hoy el menú de su local, el Namás Té, ofrece la infusión oriental al estilo Masala Chai, Black Cherry Berry y el Daarjeeling, y también mate de manzanilla, tilo y flor de Jamaica. “Quisimos dar una opción distinta a los tradicionales cafés que abundan en la ciudad y darle a la gente algo nuevo donde se ofrecía exclusivamente té”, explica Paul.

Sin embargo, el emprendimiento creció y, gracias a la ayuda de su hermana Elvia Jové, el espacio se tornó en un restaurante de comida vegetariana y vegana en el que se potencian los sabores orgánicos.

“Mi hermana cocina muy bien y hace más de 30 años que es una activista de los derechos animales, así que ella organizó un menú y capacitó a nuestras chefs. Contamos con platillos exquisitos que no llevan carne de ningún animal, como milanesas de berenjena, tucumanas de verduras...”.

Sin embargo, la ayuda familiar no se quedó únicamente en lo culinario y Gonzalo Jové, el hermano artista de Paul, se encargó de la decoración del restaurante.

Entrar al Namás Té es como colarse en un sueño surrealista donde lo multicolor predomina materializado en paisajes y figuras, cuadros y esculturas de madera que adornan el patio interior de este local ubicado en una zona tradicional.

Filosofía

“Le pusimos el nombre de Namás Té porque queríamos hacer un juego de palabras que tuvieran que ver con el té que servíamos al principio y, también, porque la palabra es un saludo en la India y, en otras culturas, sirve para dar las gracias y mostrar respeto u orar”, cuenta el emprendedor.

El propietario resalta las bondades de la dieta vegana y vegetariana donde se suprime por completo el consumo de carnes. “Ser vegetariano ayuda a protegerse del cáncer, de la diabetes y enfermedades cardiacas. Es muy bueno para la salud”.

Un sabroso aroma que irrumpe en el restaurante anuncia que ha llegado el mediodía y la hora de comer trae consigo ajetreo para el anfitrión, porque el sitio se llena de comensales, tanto nacionales como extranjeros.

“Los almuerzos son lo primero en terminarse por su exquisito sabor, y la gran demanda que tienen es porque son variados y tienen un precio asequible (Bs 20)”.

Jaime es un asiduo cliente del Namás Té y asegura que “lo que lo hace distinto es que la comida es riquísima y el precio es bajo en comparación a otros lugares que ofrecen sabores orgánicos a precios elevados”.

Steven es inglés y, después de tomar dos cucharadas de una crema de zapallo, no puede disimular que ha quedado encantado. “Es rico”, dice levantado el pulgar.

Paul resalta que en su restaurante los rostros varían y que llegan personas de distintos lugares de la ciudad a comer, atraídas por el sabor orgánico.

“Tenemos gente boliviana al igual que turistas que se quedan sorprendidos con la comida saludable que ofrecemos. Los platillos que más gustan son los de quinua y curry con frijoles verdes, verduras y arroz”.

Dentro de la carta también hay espacio para los platos nacionales como el chairo o el saice, papas a la huancayna (a lo boliviano) y una variación de queso humacha llamada tofumacha, porque está preparado con tofu. “Desde el año pasado tengo un nuevo desafío, que es ofrecer una carta totalmente vegana (sin derivados animales —ni leche, ni queso, ni huevo—). Por ahora, el 80% de los platos ya lo son. También resalta la oferta de frutas, en forma de jugos de diferentes sabores.

“Yo busco los productos que se van a preparar, tanto verduras como frutas, cereales... y aprovecho que estoy ubicado cerca del mercado (Rodríguez) para obtener siempre lo mejor y lo más natural para el paladar y la salud de los clientes de Namás Té”.

El dueño está buscando reemplazar el uso de la soya por frijoles. “Es por la cuestión de que muchos de los cultivos de soya son transgénicos”, asegura.

“Un amigo mío me dijo que al preparar alimentos saludables y a buenos precios estamos aportando y haciendo un servicio a la comunidad, y eso me motiva mucho para seguir con este proyecto”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia