Escape

Navidad

Ch’enko total - El papirri: personaje de la Pérez, también es Manuel Monroy Chazarreta

La Navidad en La Paz

La Navidad en La Paz

La Razón (Edición Impresa) / Manuel Monroy Chazarreta

00:00 / 02 de enero de 2019

Decidimos que esta vez me tocaba y pasamos la Navidad en La Paz, mi ciudad, que cada día está más guapa, luminosa, bien chaposa. El Tata Illimani se desplaza la chalina de nubes y saluda con su jopo, las laderas gotean sudor de minibuses, es Navidad, Chuquiago Market está en plenitud. Vamos a comprar regalos para los nietos postizos: pulseritas, muñequitas, sonseridades chinas a decir de mi mujer. Una nena potosina de cuatro años danza tonadas desde una radio misteriosa, el teleférico nos hace volar por esta Navidad de ferias paceñas, porque la feria de Navidad se vuelve después la feria de Alasita, las mismas familias son, luego viene la feria de los pepinos, es la toma aymara que brota desde la Huyustus, poderosos aymaras que hacen chorrear todo el contrabando hasta Tarija y sus mercados. Compramos tres carnes para la picana, mi mujer sazona y hierve todo. El Illimani se esconde esta vez en un azul de nubes, una gaviota pasa tan misteriosa por mi ventana, ¿gaviota de río malherido, bella blancura de lirio, qué haces perdida en este mar de adobe? Y planea la imilla, se hace extrañar, desaparece entre malls y hospitales y vuelve otra vez, airosa, risueña, gaviota paceña que saludas la alcurnia de esta ciudad andena. –Antes, amor, en esta época llovía jodiiiido, el pepino pandillero tenía que salvar vidas que se ahogaban de lluvia, aparecían cadáveres navegantes de jóvenes churras de la Católica que les había agarrado el Choqueyapu y se las tragó con auto y todo. Pero ahora, a puro sol, La Paz del sol de septiembre sigue en diciembre.

Llegamos a la sede navideña en la ciudad sur, casa de una prima. Viendo el pesebre, está un pariente político, coronel retirado, se jubiló a los 57, tiene 74 y está hecho un toro que desafía a chupar, invita, sirve. Hace 20 años se dedica solamente a jugar loba y paleta todos los días, los sábados se chupa con full churrasco en su casa de jardines. “La altura me bajonea cheee”, jode, claro, no hace nada, le pagaron doble aguinaldo, tiene un seguro de salud potente, un Rav 4 del año en la puerta y va a Europa seguido. “¡Salud por el 21F!”, desafía. La casa se va llenando de caras extrañas. Pasan las doce, entonces el esposo de mi prima, un laboratorista que trabaja 30 años en el gastro, lo jode todo: “Este Gobierno de mierda, no voy a cobrar doble aguinaldo, mi plata se la han gastado en esas primarias, carajo…”

“Pero has cobrado sueldo y aguinaldo, debes ganar 20, son 40.000 bolivianos en un mes, ¿en qué vas a gastar tanto?, le digo. “50 son, chango, necesito pagar el crédito que me he sacado puessss —dice viboramente—, para mi regalito del año (señas con las cejas)…” Me lleva a una terraza… Uuuuta, un Audi Q-5. “Los préstamos ahora están más ágiles, viejo, hasta vos puedes tener tarjeta de crédito, en este país hay harta plata, pero… todo está una mierda —solloza en súbito— con ese indio dictador, yo entraría en huelga de hambre pero tengo que administrar mi cadena de moteles”, guiña un ojo y brinda. Mi prima dice: “Nosotros, todas nosotras, votaremos por Jaime Paz”, y señala a su hija solterona con orden matriarcal; “Salud para que de una vez salga ese comunista de la silla…” “Mesa quiere la silla”, dice mi nieta Luli y me choca los dedos en metafísica. “Lo que es yo —comenta mi ahijada— estoy en el banco rebién, tranqui, mucho trabajo, la gente se endeudaaaa jodido, hay que prestar en bolivianos, hay que contar bien, a mí me da lo mismo quién entre al poder” —continúa, masticando un panetón— con tal de que salga esa beca que da el Gobierno para que mi hijo sea ingeñero en la China, al año ya es bachiller, le van a llover mujeres a ese churro”. “¡Ahhh! ¿pero sabes cuál es la diferencia?...” salta impaciente el sobrino promasista…”¿Cuánto pagas de servicios básicos?”, increpa a la agente de cuentas. “Hummm, luz, agua, gas, unos 30 dólares será”, dice la calculadora humana… “¡Deberías pagar 330!”, señala el sobrino a lo Fidel… “300 te los pone el Gobierno que decidió que los servicios básicos sean derechos humanos, del pueblo”, recita. “Si sube el Macri, digo el Mesa, utaaa… grave, lo va a privatizar todo, otra vez el gas para su cuñado, el agua para los franceses y ya no habrá subvención, ahí sí tendrás que pagar 330 dólares mínimo, aunque yo creo que más, el Macri original subió todo un 500 %...”

“Con eso nomás amenazan estos mesistas, digo…masistas”, salta la sobrina; “¡Viva el Jaime, nuestro gallo!” “Yaaaa, ¿acaso le conoces”, jodo… “Mi mamá me ha mostrado sus fotos, qué churro eraaaa, además fue un valiente que recuperó la democracia…” “Pero solo te contaron la mitad de la historia mameeta —dice el sobrino medio guacatayeado—, la otra mitad, el final, es de traición, narcotráfico, pacto con los fascistas… calladito debería estar en su Picacho dándole al cacho”. “Yayayayaya” —grito yo, arcaico— basta, ¿cambiemos de tema? Es Navidad, o sea, nació Jesús…”, digo a lo jailón”. “Sí, ya era hora, añade mi tía Carmela trayendo una Biblia más grande que ella. “Oreeeemos… la palabra del santo Señor….aaaamén…”  Así, se va diluyendo esta Navidad paceña mientras empieza un reggetón y los brindis se intensifican. Veo por la ventana, no está el tata Illimani, ha ido a caminar por las pampas, a sacudirse el granizo, va a volver, hemos ganado, chancho del próximo año, chanchito generoso con patitas de 2019, tráenos mucho amor, trae arrechura de vida, trae lluvia de paz que el cuerpo ya no me da. Tomo dos sorbos de vino y me escurro por la calle empedrada de la ciudad sur, desde allí se ve mí La Paz como en subida, como si estuviera en una mesita. Entonces me llaman sus enaguas, sus calzones coloridos, sexy mi chola paceña revolea su pollerita de luces mientras voy en busca de su calor, justo llego a la camita, son las dos, todo bien, mejor, por ahí me rayo y grave puede ser la Navidad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia