Escape

Pedro Morón

El baile es algo muy sagrado, muy hermoso. Es lo que me  ha salvado la vida porque me ha disciplinado y me ha ayudado a encaminar mi energía en algo bueno; me aleja de las drogas, el alcohol y otros peligros que acechan a los jóvenes’.

Foto: Red Bull

Foto: Red Bull

La Razón

00:00 / 27 de octubre de 2013

Su pasión por el baile lo ha llevado a ser el representante boliviano de un certamen internacional de break dance en Colombia. Este cruceño trabaja como panadero, estilista y profesor de danza. ‘Breaking Boy’ Apenas comienza a hablar, el optimismo se plasma en las palabras de Pedro Giroshi Morón Chisaca, una de esas personas que siempre le saca el lado positivo a la vida. A sus 23 años trabaja de panadero, estilista en una peluquería y además es profesor de baile, su verdadera pasión.

“En 2008, iba caminando a mi trabajo cuando en la plazuela Cobija de Cochabamba vi a algunos breaking boys bailando en la calle”, recuerda. Ese encuentro se quedó clavado en su mente y dio un gran impulso a una de sus más grandes aptitudes: el break dance, danza urbana parte de la cultura hip hop.

“El baile es algo que respeto mucho porque hace que en él todos mis problemas se disuelvan y dé lo mejor para querer superarme”, reflexiona este joven cruceño de raíces japonesas.

Con el apoyo incondicional de su hermano y de su madre, con quienes radica en Cochabamba, demostró su talento hasta alcanzar la representación de Bolivia en un certamen internacional.

“El mes pasado participé en Bogotá en un encuentro mundial de breaking boys, organizado por Red Bull. Fue una experiencia maravillosa que me ha enseñado mucho”, cuenta.

Hasta no levantar el premio nacional, Pedro nunca pensó representar al país en un certamen de esa naturaleza. Fue su hermano menor quien lo inscribió en el concurso y lo animó a prepararse para subir a escena y danzar.

La sencillez es una de las enseñanzas por las que agradece a su madre, esa cualidad se refleja cuando cuenta sus aventuras a ritmo de la música de break dance.

“Siempre hay problemas de todo tipo en la vida, pueden ser económicos, familiares, de amigos, pero como me dice mi madre, lo que no te mata te hace más fuerte”, reflexiona el hiphopero, quien no deja pasar la oportunidad para aclarar que el break dance es un baile que implica cultura, por eso rechaza los prejuicios que hay contra esta forma de expresión.

“Ni el hip hop ni el breaking ni los grafitis son delincuencia, como mucha gente cree. Son cultura , deporte y arte, en los que los jóvenes pueden expresarse sanamente”.

Si bien nunca ha ido al gimnasio, el oficio de panadero le ha ayudado a desarrollar la musculatura necesaria para las piruetas de la danza.“La masa de las salteñas es la que me ha dado fuerza en mis brazos, es como hacer lagartijas y, desde luego, el baile me ayuda a estar en forma”, dice entre sonrisas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia