Escape

Piedra verde, decorados ante restricción del líquido elemento

Emaverde tiene 500 empleados que empezaron a ponerle empeño al asunto, pues muchos de los diseños serían producto de su creatividad.

Ornato. Tras la crisis del agua, piedras, ladrillo, madera, llantas y vidrios  empezaron a ser utilizados por los obreros-artesanos de Emaverde en un intento por devolverle color y placer a los sentidos. Foto: Wara Vargas

Ornato. Tras la crisis del agua, piedras, ladrillo, madera, llantas y vidrios empezaron a ser utilizados por los obreros-artesanos de Emaverde en un intento por devolverle color y placer a los sentidos. Foto: Wara Vargas

La Razón (Edición Impresa) / Marco Basualdo / La Paz

00:00 / 28 de mayo de 2017

La crisis de meses pasados encendió la creatividad atada a la necesidad por racionalizar el agua entre paceños. Fueron días sufridos en más de 120 barrios desde el 8 de noviembre de 2016, y entre otras medidas urgentes la Alcaldía determinó que las dos cisternas que hacían el regado de jardines suspendieran aquella actividad. Las flores serían marchitas, pues existían otras prioridades. “Por instrucción del Alcalde, hemos dejado de realizar las actividades de riego en las 501 áreas verdes que tenemos en la ciudad, que abarcan alrededor de 1 millón de metros cuadrados”, dijo a fines de noviembre el gerente de la Empresa Municipal de Áreas Verdes (Emaverde), Julio Linares.

Los técnicos de Emaverde consultaron textos y direcciones en internet para suplir los decorados naturales por otras texturas sin perder su atractivo.

Aquel patrimonio florido debía ser regado tres veces por día, lo que en época de trances significa un contrasentido. Entonces, los técnicos de la empresa empezaron a considerar diversas soluciones para no descuidar aquellos detalles que alegran el paisaje. Fue así como piedras, ladrillo y madera, por un lado, y llantas y vidrios, por otro, empezaron a ser utilizados por los obreros-artesanos de Emaverde en un intento por devolverle color y placer a los sentidos. “Le estamos cambiando la cara a la ciudad con nuevos diseños, donde implementamos materiales reciclados e inertes”, dice Linares. Los técnicos de aquella institución consultaron textos y direcciones en internet para suplir esos decorados naturales por otras texturas. Y empezaron a advertir otras propiedades en el uso de esos materiales, como las piedras que mantienen la humedad del suelo, “es decir, que no solo son decorativas, sino también ayudan a disminuir el riego en áreas verdes”.

El paseo de El  Prado, la avenida Ballivián, la avenida Perú, entre otras, ya lucen estos trabajos.

Emaverde tiene 500 empleados que empezaron a ponerle empeño al asunto, pues muchos de los diseños serían producto de su creatividad. Y es que a partir del racionamiento de agua, los talleres de cerrajería, madera, fibra de vidrio, plastimadera empezaron a socializar sus ideas para reemplazar, aunque no en su totalidad, los capullos por materia inerte y desechos que expele la empachada ciudad. “Nosotros mismos salimos a rescatar algunos materiales del relleno sanitario de Alpacoma, allí encontramos desde llantas viejas hasta CD”, afirma Remberto Pomari, uno de los técnicos autores de estos trabajos que empiezan a tomar las calles paceñas. Remberto cuenta que las ideas comenzaron a nacer en los propios talleres y en el lugar mismo de trabajo de los obreros floricultores, albañiles, hombres todo terreno. Como él, que estudió construcción civil y empezó a hacer sus primeras armas con el diseño de esculturas.

“En nuestras cuadrillas hay jardineros y obreros de la construcción con muchos años de experiencia; combinamos ambas aptitudes para proponer los trabajos que vamos realizando”. En el caso de las esculturas que combinan fierro y piedras, el primer paso es construir el armazón que luego es apuntalado en su suelo con hormigón para que luego sean los jardineros los encargados de brindar los detalles al ornamento. Y en el caso de las figuras hechas con piedras, en las que se utilizan piedras huevillo, laja, roja y amarilla, son los mismos floricultores los que dan forma a sus ideas. “Yo viví en el campo y tengo mucha familiaridad con los animales, es por eso que me encargo de hacer este tipo de figuras”, explica Félix Huanca. El resultado del trabajo de estos señores ya se ve plasmado en el paseo de El Prado y en la avenida Ballivián que une Calacoto con San Miguel. “La gente va a poder apreciar un nuevo paseo de El Prado, una de las principales vías de la ciudad. El concepto ha sido tener varios tipos de animales en ocho montículos: perritos, lagartos, aves, peces, mariposas y abejas”, manifiesta por su parte el Gerente de Emaverde, en un trabajo que también comprende la remoción de algunas plazas públicas para goce de sus pobladores.

Jardineras. Las ideas para decorar las jardineras de la ciudad comenzaron a nacer en los propios talleres y en el lugar mismo de trabajo de los obreros floricultores y albañiles.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia