Escape

Plata y fe, facetas de la Virgen María

Las advocaciones de la Virgen María inspiran piezas de plata, escultura y pintura boliviana.

La Razón (Edición Impresa) / Naira de la Zerda

07:00 / 01 de agosto de 2018

Un relicario es una suerte de cofre convertido en joya, donde se esconden pequeños tesoros. Durante la Colonia, la población paceña —religiosa y civil— solía llevarlos en forma de medallones de plata que tenían pequeñas y delicadas imágenes de advocaciones de la Virgen María pintadas por un lado y santos o arcángeles, por el otro. Una decena de estas piezas son parte de la exposición dedicada al arte sacro boliviano, que puede visitarse en el Museo Municipal Casa de Murillo (calle Jaén 790) y que está abierta hasta octubre.

“Esta muestra es una síntesis de la colección de platería que tenemos. Antes mostramos gran parte de los objetos de platería decorativa, así que ahora decidimos exhibir objetos relacionados con la vida religiosa y espiritual de la ciudad”, comenta Verónica Rodríguez, responsable de esta exposición temporal.

Los detalles de los relicarios muestran diferentes técnicas de trabajo en plata, como el repujado y la filigrana, así como la necesidad de los creyentes de llevar algo hermoso y suntuoso que les recordara que hay una fuerza divina sobre ellos. Estas pequeñas obras de arte solían hacerse en La Paz, Sucre y Potosí durante los siglos XVII y XVIII.

Las piezas de plata pura que están expuestas son incenciarios, candelabros y un atril, utilizados cotidianamente en los rituales litúrgicos durante la Colonia y la República. Al ver dos incenciarios de diferente estilo —barroco y neoclásico— las características de ambos saltan a la vista: “el neoclásico busca belleza en lo simple, mientras que el barroco satura el espacio con adornos”, detalla Rodríguez. Mientras que una tercera, cuyo estilo es el barroco mestizo —concepto creado por la historiadora Teresa Mesa—, muestra, además, representaciones de flores y plantas nativas.

La Virgen María vuelve a ser la protagonista, tanto de las pinturas como de las esculturas de la exposición. Dos relieves producidos durante la época de la creación de la república muestran que  la devoción hacia ella trascendió disciplinas artísticas. “Se conocen más de 1.000 advocaciones, representadas en pinturas y esculturas de todo tipo, que muestran lo importante que fue el culto mariano en Latinoamérica”.

La pintura fue el arte más difundido durante la Colonia. Las piezas representan a las “Madonas andinas” —vírgenes del Carmen, Copacabana, la Candelaria, el Socavón y Remedios, entre otras—,  conocidas  así,  por su popularidad en esta zona. Destaca, también, un tríptico con diferentes santos y manifestaciones divinas, rodeando a una imagen de la Virgen y el Niño. Fue pintado por Pedro de Vargas, quien fue discípulo de uno de los  pintores jesuitas más conocidos, Bernardo Bitti.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia