Escape

Román Villalta, el maestro charanguista

Desde Japón y Francia viajan hasta ese rincón chayanteño para llevarse uno de los instrumentos musicales que él elabora.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge H. Quispe Condori

00:00 / 26 de junio de 2019

Al médico francés Philippe Lyevre no le cansa viajar 9.938 kilómetros desde Europa y al japonés Shogo Toba tampoco le asusta recorrer 16.924 kilómetros desde el Asia para llegar al taller del maestro Román Villalta Calisaya en Pocoata, provincia Chayanta, donde según estos expertos nacen los mejores charangos de Norte Potosí.

Allí, a unas seis horas de viaje por tierra desde la ciudad de La Paz, en la plaza principal se halla una escultura de dos cántaros que sostienen ese instrumento musical y donde se lee: “Pocoata, tierra del charango”. En esa región de Bolivia, a unos 3.600 metros sobre el nivel del mar, viven algunos de los mejores lutiers, maestros constructores de los “hualaychitos de la cuerda”, como alguna vez los bautizó el maestro Ernesto Cavour.

En Pocoata todos conocen a los hermanos Román y Adalid Villalta, los hijos del otrora maestro charanguista Fidel Villalta, que les dejó la posta. “Mi papá nos enseñó a elaborarlos y quizás uno de los secretos sea que al empezar el trabajo la madera debe estar mojada y después la caja (del instrumento) debe secar muy bien, para recién afinarla”, describe Román, de 48 años, desde su taller a dos cuadras de la plaza principal pocoateña.

“En el norte de Potosí, la voz de la mujer define el tamaño del charango”, cuenta Abel Paz, presidente de la Sociedad Boliviana del Charango. Eso se ve en la principal fiesta de Pocoata, que se celebra cada 3 de mayo, cuando los charangos y las voces de gaviota de las mujeres quechuas hacen bailar a los visitantes.

Así también lo entiende Villalta. “Este es mediano, se toca casi todo el tiempo; después están los más grandes que se usan en Carnaval y el 3 de mayo y luego son los chiquititos, que se utilizan todo el tiempo”, relata el maestro que trabaja con las maderas de algarrobo y restos de mara para confeccionar los charangos.Villalta anda sin tiempo. “Continuamente estoy haciendo charangos, pero uno bien adornado puede tardar una semana”. El instrumento que él diseña tiene cajas con acabados verdes. Pero esa no es la gran particularidad de sus charangos, el músico japonés Takashi Sugiyama, radicado en La Paz, menciona la principal diferencia con otros hechos en el resto del país. “Los que hace Román tienen un sonido y un acabado muy finos, por eso muchos japoneses que llegan a Bolivia van hasta Pocoata y se llevan uno o dos a ojo cerrado”.

Uno de ellos fue Shogo Toba, que en 2014 recorrió 16.924 kilómetros desde su país para conocer a Román y llevarse dos de estos instrumentos musicales. Toba se hizo fanático de la música del Norte de Potosí y fundó en Japón un grupo musical llamado Centro Cultural  Autóctono Captain-Bolivia.com

Mientras que el médico francés Philippe Lyevre, un apasionado por la música andina, tiene —según Sugiyama— por lo menos 200 charangos bolivianos, muchos de ellos fabricados por las manos de Román. Lyevre viaja 9.938 kilómetros desde Francia cada inicio de mayo para participar junto a Toba y Sugiyama de la celebración del 3 de mayo, la Fiesta de la Cruz, la más importante en Pocoata.

El 29 de mayo, cuando ESCAPE visitó a Román, el maestro charanguista Villalta hablaba por teléfono celular con un argentino que estaba interesado en sus instrumentos. “Ahora que estoy en el Facebook, mucha gente me llama desde lugares que ni conozco”, narra el artesano, mientras pule la caja de un nuevo instrumento musical que es para él como un “nuevo hijito de cuerdas” que saldrá a alegrar con su inigualable sonido.

“Claro que siento un poquito de pena cuando mis charanguitos se van fuera del país, pero me alegra que digan que se han hecho en Bolivia”, suelta inflando el pecho y pensando en el instrumento declarado Patrimonio Cultural de Bolivia, mediante la Ley 3451 del 21 de julio de 2006, al que le ha dedicado su vida.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia