Escape

Shumpei Masuda

Cambió la blancura del monte Fuji por el Illimani. Este japonés llegó a Bolivia atraído por el salar de Uyuni y se quedó junto a su guitarra, un peluche le acompaña y la calle es su escenario. Guitarrista callejero

La Razón (Edición Impresa) / Ana Ramírez

00:00 / 13 de abril de 2014

Fue en agosto de 2011 cuando Shumpei Masuda llegó desde Japón a Bolivia solo para conocer el salar de Uyuni; sin embargo, la topografía de La Paz y la calidez de su gente lo cautivaron y por ello decidió quedarse haciendo lo que más le apasiona: música.

Con una guitarra entre las manos, un pequeño oso de peluche como compañero y la calle como escenario, el japonés de 26 años interpreta melodías de su tierra natal cuando cae la noche y, a pesar de que desconocen la lengua nipona, muchos transeúntes se quedan curiosos apreciando las baladas de los 80, 90 y 2000. “Me gusta hacer este intercambio de cultura, porque nosotros escuchamos canciones de Bolivia y quiero que ustedes escuchen canciones de Japón”.

Estudió Literatura en Tokio y al finalizar su carrera él sabía que no la ejercería en el futuro. Si bien algunos de sus compatriotas ya hacen música en Bolivia, Shumpei se distingue por interpretar canciones en japonés y no folklore boliviano.

Ha recorrido Perú, Chile, Ecuador y Colombia, y en Bolivia solo le falta explorar Beni y Pando, pero asegura que de todas las ciudades que conoce, La Paz es su favorita. “Aquí estamos a 3.600 metros sobre el nivel del mar, casi igual que la altura del monte Fuji, que es el más alto de Japón, y encima de él no vive nadie pero aquí hay una ciudad. ¡Eso es único! Además su gente no es distante a diferencia de Japón, acá son más humanos”.

Confiesa que no le gustan los escenarios y por eso se asienta en El Prado y la Plaza Mayor para hacer lo que más le gusta. Shumpei cuenta que nunca tuvo problemas económicos en Bolivia pues gracias al dinero que recibía de la gente por tocar pudo pagar sus gastos y también encontró amigos que lo cuidan.

Aunque su español no es fluido, asegura que poco a poco lo está perfeccionando y está aprendiendo a interpretar canciones bolivianas, entre sus favoritas están las del grupo María Juana. “Más adelante me gustaría cantar las canciones japonesas traducidas al español para que la gente entienda su significado”.

Amable y tímido, pero sonriente, Shumpei se retira con una reverencia pues explica que aún no se ha acostumbrado al contacto físico, rasgo de su cultura que él quiere conservar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia