Escape

The XX melancolía hecha música

Hablar de The XX es hablar de una banda que revolucionó el mercado con su primer trabajo, un homónimo de excelente calidad que data de 2009.

The XX. Jamie, Romie y Oliver representan lo bueno de esta nueva era musical.

The XX. Jamie, Romie y Oliver representan lo bueno de esta nueva era musical.

La Razón

00:00 / 02 de septiembre de 2012

La fusión de sonidos oscuros, guitarras ochenteras, electrónica y R&B y sus duetos vocales la convirtieron en la revelación de una generación que siempre está en busca de nuevos sonidos por escuchar. Tras el inesperado éxito con el primer trabajo, la vara quedó muy alta, pero a ellos no les costó nada ofrecer un segundo trabajo de calidad, Coexist. Este disco saldrá a la venta en septiembre, pero que ya se puede escuchar en varios sitios de streaming. El sucesor de The XX continúa con la misma temática: oscuridad, melancolía, excelente producción y vocales increíbles.

Quizá a un principio pueda sonar aburrido; es que The XX no es una banda apta para todo público, sino para aquellos que deseen sentir algo más en cuanto a música. Si no te gustó su primer trabajo es difícil que te vaya a gustar este segundo, que es casi una extensión del primero. The XX ha seguido la fórmula de "si es bueno, por qué cambiarlo", que resulta una gran verdad, pues no todo grupo tiene que evolucionar en una dirección nueva para seguir gustando. Pregúntenle a Nickelback, Bon Jovi o Maná, que llevan toda una vida artística haciendo la misma música.

De todos modos, este factor puede perjudicar en cierto modo a Coexist, pues hay uno o dos temas que parece que ya los escuchaste, pero son detalles.

Jamie, Romie y Oliver representan lo bueno de esta nueva era musical y escuchar ambos discos no sólo te permiten descubrir nuevos sonidos, sino música de calidad. José Torrez

Sonidos recomendables

Mi cuerpo pide más/Marta Sánchez/Pop/España, 2012

¿Bailando música dance con poquitísima ropa en el escenario a los 46 años? Sin duda, la española Marta Sánchez se las ha ingeniado para permanecer en cartel desde que incursionó en la música pop con el grupo Olé Olé, allá en la década de 1980. Hoy, la autoproclamada reina del dance español (Alaska dijo que lo era del pop español y Joaquín Sabina la mencionó como la mejor voz femenina de su país), ha lanzado dos singles de su próximo trabajo, aún sin título. El primero salió también en videoclip y se llama Mi cuerpo pide más. Si bien no es una de sus mejores canciones, representa fielmente el camino tomado en los últimos años, tras un intento vano de hacer baladas y temas más “acordes” a su edad. Ahora, sin miedo, la señora se lanza a mostrar su excelente estado físico y esa sensualidad a la antigua usanza que ignoran las muchachas de hoy. Por desgracia, el segundo sencillo es una lamentable versión de la trillada No controles, de Nacho Cano. Sólo queda esperar cómo queda el trabajo final.  Miguel Vargas.

Blue Lines/Massive Attack/Tri Hop/Reino Unido, 2012 

El vinilo está pegando fuerte de nuevo y es por eso que las reediciones de álbumes ya considerados como clásicos están llegando bajo este formato. Once veranos boreales después de su salida al mercado, Blue Lines, el debut de Massive Attack, se puede colocar bajo la aguja del tocadiscos. El disco apareció en 1991, tres años después de la creación del grupo conformado por Grant Marshall (apodado Daddy Gee), Robert del Naja (3D) y Andrew Vowles (Mushroom). Ellos son los padres del género trip hop, la electrónica lenta de cuna inglesa gestada sobre todo en el movimiento underground de Bristol, ciudad de los Massive Attack. El sonido noventero de los nueve temas de Blue Lines vuelven para deleitar a los amantes de la buena calidad, olvidada y rescatada, del formato vinilo. Gemma Candela.

Gossamer/Passion Pit/ Indie pop/EEUU, 2012 

Tres años después del aclamado debut Manners, Passion Pit retorna con Gossamer, un segundo esfuerzo que profundiza todas las primeras ideas, presentándonos una banda que transita hacia la madurez de éstas y a un líder enfrentando a sus demonios internos.

Han sido tres años difíciles para Michael Angelakos, expectativas frustradas producto de shows cancelados, estados de depresión recurrente e inclusive un intento de suicidio, que han desembocado en un material profundo tanto en líricas como en la audacia casi infecciosa de las 12 canciones que conforman este trabajo.

Los paisajes sonoros de synth pop que cautivaron a críticos y adeptos de la corriente independiente, retornan acompañados de los agudos falsettos de Angelakos, matices de la dirección del pop más vanguardista se hacen presentes (Constant conversation) al tiempo que penetrantes melodías consiguen instalarse en la memoria (I’ll be Alright, Carried Away) hasta culminar en la catártica Where We Belong, episodio de cierre propicio en el que es posible leer los pasajes más oscuros del genio temprano de Angelakos. Un disco potente, una gran segunda incursión. Sergio Candia.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia