Escape

Trabajando

Ímpetu y madurez musical. ‘Playback’, de OZ.

La Razón (Edición impresa)

00:00 / 07 de octubre de 2012

Cada vez que se publica un disco de rock boliviano hay que imaginarse, aunque siempre se queda uno corto, los avatares por los que han pasado los miembros de la banda, desde la primera idea hasta depositar el material en manos del público. Considerando ese monumental esfuerzo, lo mejor es hacer las cosas bien, para que el trabajo no caiga en saco roto.

Playback es el segundo disco del quinteto paceño Oz y llega a la palestra nacional ocho años después de su primera incursión en estudio. Experiencias vividas, madurez y mucho ímpetu es lo que encontramos en las diez nuevas canciones.

Un sonido robusto y profundo es la constante a lo largo del disco, mientras los humores cambian con cada tema. Escucharlo de principio a fin es un paseo musical que suele turnar la posta melódica entre riffs frenéticos, arreglos bien cuidados, bases muy sólidas y una de las mejores voces de esta generación, encargada de redondear el sentido de cada canción, con técnica y genialidad lírica.

Los momentos álgidos del disco arrancan con La Letra, tema que dos años atrás marcó una nueva etapa en la banda con un ritmo pulsante y una melodía deudora del mejor funk de los 90. La potencia continua en Playback, cuya lírica es simplemente un deleite de interpretación dual; Horas, un midtempo muy bien logrado en cuanto a dinámica y melodía; Cosmopolitan, una apología a la insanidad muy bien reflejada en la instrumentación y Lamento Argento, que desacelera la potencia acumulada y ofrece una de las mejores líricas que he escuchado últimamente. El cierre está a cargo de la introspectiva y abrupta Lentamente, tema agresivo que no sacrifica la melodía. Oz comienza una nueva etapa, con un inmejorable disco bajo al brazo. Sale a la caza del gusto del público y te aconsejo les des una oportunidad: no te defraudarán. (Sergio Candia)

Sonidos recomendables

Plaits • First Aid Kit/Pop electrónico • España, 2008

Aunque el primer trabajo se llamó F1rst (Primero), el segundo, año y medio después, no siguió la numeración esperada y se tituló Plaits (Trenzas). El dúo barcelonés First Aid Kit, o Botiquín de Primeros Auxilios, compuesto por la voz de Agnés Arán y la composición de Carles Querol, se consolidó con 11 nuevas canciones perfectas para echarse en la cama a pensar en uno mismo o como banda sonora en una tarde de lluvia suave, mientras el sol se despide del día.

Son temas vaporosos, delicados, tranquilos, nostálgicos e, incluso, emocionantes. Plaits, editado por Closer Records, tiene un sonido muy europeo pero, ¡ojo!, a más de uno le ha pasado que al buscar novedades sobre el dúo se ha encontrado con otro con idéntico nombre, compuesto por dos hermanas suecas. Parece que, por el momento, los catalanes están apartados de la música, quién sabe si para aparecer de nuevo por sorpresa, como la primera vez.

Mientras, nadamos en la espera recreándonos con temas como Caperucita o Samurai Tourist. (Gemma Candela)

Clear moon • Mount Eerie/Indie rock • EEUU, 2012

La tristeza y la belleza mantienen un lazo perfecto. Maestro en el arte de unirlas, Phil Elverum (ex The Microphones) presenta una obra magnífica donde ambas se abrazan en caída libre rumbo al abismo. Grandilocuente, misterioso y envolvente es Clear Moon, el material estrenado este año por Mount Eerie, nuevo nombre de la banda de Elverum que tiene dos trabajos discográficos previos, Dawn (2008) y Wind’s Poem (2009). Cada canción del nuevo disco tiene una fuerza desgarradora que logra combinar los sonidos electrónicos con un rotundo intimismo semiacústico que lleva al slowcore hasta niveles abrumadores de congoja. Entre mis favoritas está Yawning Sky, una balada de suavísima batería que resulta un remanso en este huracán de angustia y desolación. Y yo que creía que sufrimiento, era el de antes. (Miguel Vargas)

Big Bang • G-Dragon /K-Pop •Corea

Simple moda o no, el tiempo lo dirá, estos son días de un reinado, o al menos un principado, de los grupos juveniles coreanos en el mundo. Hay tantos que se hace difícil, para quien los mira a distancia —las pantallas de los bancos en La Paz se llenan de chicas de ojos rasgados, hábiles para el baile y capaces de distraer a los clientes—, distinguir a los que son buenos o no. ¿Buenos en qué sentido y para quién? Del universo desplegado, quizás el premiado Big Bang sea una opción para entender. El líder de la banda es G-Dragon, compositor, bailarín y cantante. Como todos los grupos coreanos exportables, crea e interpreta en coreano e inglés, detalle interesante —el coreano— para disfrutar de algo diferente. La forma cuenta: belleza, peinados y vestuario deslumbrantes, videoclips espectaculares. Y, no es el caso de todos, sí de Big Bang, canciones que suenan bien: de Love Song a One of a Kind, pasando por Beautiful Hangover. En el fondo, escuchados y reescuchados, ni más ni menos que la mayoría de los grupos pop que, en el mundo, se producen para consumir rápido y ligero. (Mabel Franco)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia