Escape

Trabajando

Mina, la Tigresa de Cremona. Grande, grande, grande

Mina, la tigresa de Cremona

Mina, la tigresa de Cremona

La Razón

00:00 / 30 de diciembre de 2012

No se puede dejar que pase otro año. Hay que hablar ya mismo de Mina, Mina Mazzini, la voz italiana más grande del mundo. Lo dijo Louis Armstrong: “Mina es la mejor cantante blanca del planeta”. Y lo secundó Liza Minelli: “Es única... exquisita, divina”.

Cómo resumir una carrera que comenzó a fines de los 50, que brilló hasta 1978 —cuando la diva italiana decidió desaparecer de los escenarios, aunque no de la música, que siguió grabando— y que hoy, al menos en Europa, sigue creando expectativa. Cómo transmitir lo que la voz de Mina es capaz de hacer con una canción.

Como se ha dicho muchas veces ya desde este espacio, internet es la ventana mágica para echar más que un vistazo a un pasado que, con seres como Mina, se hace desear como presente. No es nostalgia, porque no es que esta mujer sea un clásico (como la música de los 80) para los bolivianos. En realidad, se la descubre ahora, con sorpresa y goce.

Pero, basta de adjetivos. Que juzgue quien desee navegar por la historia de la Tigresa de Cremona, que gran parte de sus performances en la televisión italiana, la RAI, está en YouTube. ¿Por dónde empezar? Tal vez por La voce del silenzio, para seguir con Fume Azzurro, Amor mío,  Insieme, Sonno como tu mi vuoi, E poi, Un anno d’amore, Grande grande grande, E penso a te, Se telefonando, Parole parole parole...

  Mina comenzó con la música muy joven y fue creando una imagen singular y camaleónica, pero de cantante ante todo, sin show gratuito, ella ante el micrófono y baste para seducir al público.

En los 2000, la artista ha grabado con artistas de la talla de Miguel Bosé, Diego Torres, Joan Manuel Serrat, como en el siglo XX hizo hasta con Piazzolla.  

Y el año pasado, en su 71 cumpleaños, EMI editó tres CD, en inglés, francés y español (I am, Je suis y Yo soy); pero, qué quieren, el italiano es Mina y Mina es el italiano. (Mabel Franco)

Sonidos recomendables

Lotus/Christina Aguilera/Pop/EEUU, 2012

Difícil el trabajo que Christina Aguilera se puso en 2012: resucitar una carrera agonizante. Haciendo una analogía con la flor de loto, que sobrevive diáfana en las condiciones más desfavorables, Aguilera lanzó Lotus. Más cauta, recurrió a la dirección de Max Martin y Shellback, quienes armaron un mix de conceptos dance y románticos, sin que finalmente se llegue a concretar una línea creativa identificable. Con el amplio registro que la caracteriza y que ha explotado sin mayor novedad en los últimos años, el disco cuenta con joyitas como Army of me, con un pegajoso estilo dance, la colaboración con Cee lo Green en Make the world move y la balada Blank Page, compuesta por Sia. Se trata de un buen disco, pero muy lejos de los referentes actuales del mundo del pop. (Leo Canedo)

Xapomelön/La Pegatina/Rumba urbana/España, 2011

El tercer disco de La Pegatina ha consolidado al grupo. Y es una locura: la rumba urbana, género dentro del cual se les enmarca, se mezcla con el ska, el merengue, la salsa, la cumbia, la ranchera ¡y la hasta música disco! Fruto de este mejunje es Xapomelön. En él participan, además de los siete componentes habituales (todos varones), algunos amigos de otras formaciones, como la vocalista Amparo Sánchez, de Amparanoia. La novedad es la incorporación de la batería a los ritmos de las 21 canciones del disco. Las hay en castellano, catalán, gallego, euskera, francés e inglés. Canciones para pensar y divertirse, como la pista Mari Carmen (muy recomendable ver el videoclip). (Gemma Candela)

Unapologetic/Rihanna /Pop/EEUU, 2012

Rihanna, la máquina de hacer éxitos, hizo un disco que revela los más íntimos recovecos de su vida privada, incluyendo su relación con Chris Brown, quien (nunca lo olvidaremos), la golpeó. Ella no sólo olvidó la ofensa, sino que en su disco Unapologetic se ufana de la situación y canta a dúo con el ex. Aparte de lo personal, el disco marca una evolución en la carrera de Rihanna. Si bien continúa con la fórmula anterior de proponer canciones bailables en sensual y pegajoso hip hop/dance, con letras bastante tontas y repetitivas (Runway, Right Now); uno descubre que Rihanna canta, y lo hace bien. Así lo demuestra en las baladas electrónicas What Now, el primer sencillo Diamonds, Stay, Loveee Song y Lost In Paradise. Como veredicto final, se trata de un disco que si bien adolece de algunos momentos repetitivos, tiene un gran potencial para brillar en la pista de baile y para seducir con sus baladas. (Miguel Vargas)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia