Escape

Trabajando

Tom Jobim y la bossa nova, embajadores de Brasil. Para entender el Brasil musical de hoy debemos conocer necesariamente los diversos géneros y sus baluartes. Dos de ellos, imprescindibles, son la bossa nova y Tom Jobim.

Tom Jobim, referente de la música brasileña.

Tom Jobim, referente de la música brasileña.

La Razón

00:00 / 06 de enero de 2013

Divulgar la cultura de un país en el exterior no es tarea fácil. En el caso de la música brasileña, sobre todo, no se puede saltar etapas. Para entender el Brasil musical de hoy debemos conocer necesariamente los diversos géneros y sus baluartes. Dos de ellos, imprescindibles, son la bossa nova y Tom Jobim, hoy más evidentes que nunca. Ese género musical brasileño es como un hijo que nace, crece y se va, porque sus creadores, Tom, Oscar Castro Neves, João Gilberto, Carlos Lyra y Roberto Menescal lo crearon con base en las complejidades del samba y lo colocaron al servicio de la MPB —Música Popular Brasileira— sin imaginarse que se convertiría, en el siglo XXI, en un puente natural entre lo popular y lo erudito, literalmente, en cualquier lugar donde se haga música. Así, en el caso de Brasil, sería mucha pretensión querer divulgar su cultura ignorando etapas musicales fundamentales y su relación con, por ejemplo, la política. La bossa nova de Tom Jobim & Cia. es producto de un periodo cortísimo de espontaneidad, felicidad y esperanza, como fue la segunda mitad de los años 50 durante el gobierno de Juscelino Kubitchek (idealizador de Brasilia y conocido como el presidente pé de valsa (el presidente pie de vals por su fama de bailador)). Después de la sospechosa muerte de Juscelino durante la dictadura militar, Tom Jobim y la bossa nova soportaron, incólumes, a base de metáforas, los años negros, pero, ironía, en época de censura rígida, fueron los embajadores culturales de Brasil, sobre todo en EEUU, donde el músico falleció el 8 de diciembre de 1994. Jorge Gonzales (productor del programa radial Aquí Brasil)

Sonidos recomendables

Banga/Patti Smith/Rock punk/EEUU 2010

Al revisar las listas sobre los mejores discos del año, destaca el más reciente trabajo de la cantautora y poeta Patti Smith. No sólo se trata de un ícono del rock punk, inspiración de varias generaciones de músicos, sino de la creadora de un álbum bellamente forjado tras cinco años de ausencia y de profunda reflexión. Para su undécimo trabajo, Banga, Smith se ha rodeado de un nutrido equipo de colaboradores que incluye a Lenny Kaye, Tom Verlaine, el guitarrista Jack Petruzzelli, sus hijos Jackson y Jesse, y hasta el actor Johnny Depp. Este trabajo, como ha venido sucediendo desde el retorno de la artista a los escenarios en 1995, es el hilo temático que sirve de afrenta, catarsis y homenaje ante la muerte. No sólo contiene temas dedicados a artistas desaparecidos (como This Is The Girl, para Amy Winehouse), sino que la artista ha sabido sublimar sus momentos de dolor para transformarlos en dulces melodías coronándolas con una hermosa voz que no ha perdido fuerza y ha ganado en expresividad.  (Miguel Vargas)

Poetry and aeroplanes/Teistur Pop/Islas Feroe, 2003

De las Islas Feroe, un archipiélago de origen volcánico que pertenece a Dinamarca, pero que está entre Islandia, Escocia y Noruega, viene Teitur. Es  un joven cantautor pop que comenzó su andadura musical en 2003. De entonces es el primero de sus cinco trabajos, Poetry and aeroplanes. Este chico, apellidado Lassen, rubio, de ojos azules, traslada a sus canciones el ambiente frío de su tierra. Con este trabajo, su música llegó mucho más allá de las fronteras naturales y políticas de las Feroe, y se fue de gira a Canadá y EEUU. Sus letras son sencillas (amor, desamor) y, por suerte, en inglés (su tercer disco es íntegramente en feroés);  su voz es dulce, aunque a priori no pegue con su rostro, que parece más el de un joven adicto a las drogas duras. En resumen, es pop, pero con toque nórdico. (Gemma Candela)

Celebration Day/Led Zeppelin/Rock/EEUU, 2012

Casi cinco años atrás, la O2 Arena en Londres albergó la esperada reunión de Led Zeppelin. Hace tres semanas, la banda lanzó el registro de ese memorable concierto en varios formatos que acompañan al film Celebration Day. Son algo más de dos horas y 16 canciones que brindan testimonio de aquella memorable noche, probablemente uno de los mejores registros de la banda postseparación, que consigue borrar aquellos vanos intentos de revival de los 80 y 90, y restituye el recuerdo y en muchos casos la leyenda del poder en vivo del rock and roll de Led Zeppelin. Los años no pasan en vano y la mística del cuarteto recibe otra aproximación. Si bien están todos los elementos traducidos en las poderosas guitarras de Page, la complementariedad melódica con Plat, la solidez de las bases de Jones y la furibunda batería de Jason Bonham (hijo del difunto baterista original John Bonham); existe un hábil juego entre la leyenda y la realidad propiciado por parte de la banda. La voz ha perdido capacidad en octavas, mas no en expresividad, la guitarra se pierde en escasos pasajes, pero no así el sentimiento que transmite.

La experiencia de ver a esta leyenda del rock sobre el escenario está muy bien capturada en el filme, la gran cantidad de cámaras empleadas brinda un aproximación muy cercana a la intimidad de los intérpretes sobre el escenario y logra capturar la adrenalina de cada momento. Sólo podemos soñar con una gira incierta y aplazada por mucho tiempo para poder asistir en carne propia a esta reunión de leyendas vivientes. (Sergio Candia)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia