Escape

Uyuni inédito

Desde hace más de 40 años, Tito Ponce reunió material que explica la historia de la llamada ‘Perla de Bolivia’, que resumió en un libro.

Inmortal. La imagen de 1902 muestra dos recovas  (lugar donde vendían gallinas y huevos), dos escuelas municipales (una para varones y otra para mujeres) y un pilón en la parte central de la amplia calle uyunense.

Inmortal. La imagen de 1902 muestra dos recovas (lugar donde vendían gallinas y huevos), dos escuelas municipales (una para varones y otra para mujeres) y un pilón en la parte central de la amplia calle uyunense.

La Razón (Edición Impresa) / Marco Fernández R.

00:00 / 20 de agosto de 2017

Muy joven, recién llegado de la ciudad de Oruro a Uyuni, Tito Ponce preguntaba a los pobladores cuáles eran los orígenes de este sitio ahora insignia del turismo boliviano. Recibió múltiples respuestas, muchas de ellas distorsionadas, como que los habitantes uyunenses provienen de Salinas de Garci Mendoza, critica él. Por esa razón comenzó a recopilar documentos del siglo XIX y XX, desde hace aproximadamente 40 años, cuando aún no se vislumbraba esta región como atractivo para visitantes nacionales y extranjeros. “La fundación de Uyuni se debe a la inmigración de extranjeros”, sostiene el autor del libro Uyuni: más allá del tiempo, que fue presentado en casi todo el país entre julio y agosto, y que contiene material inédito, desde documentos reveladores de la vida política del país hasta imágenes en blanco y negro.

“Esta historia de Uyuni, minera y ferroviaria, es la conjunción de la plata obtenida en la segunda mina más grande en el mundo, La Huanchaca, extraída con (el) esfuerzo de nuestros antepasados, trasladada en carretas tiradas por mulas o en grandes caravanas de llamas y, finalmente, en grandes máquinas de fierro, el ferrocarril, para iniciar el largo viaje al otro lado del continente en barcos, que al retorno traían maderas de pino oregón, que llegaban desde Inglaterra, Francia y Norteamérica, que permitían levantar edificios, como el hotel Uyuni, el hotel Internacional y las oficinas del ferrocarril, además de los campamentos ferroviarios”, describe el investigador en la introducción de su obra.

Estampas. El 3 de septiembre de 1925 arribó un aeroplano, la tercera nave en tocar tierra uyunense. Foto: Colección Ponce - ‘Uyuni, más allá del tiempo’

Una de las preocupaciones del autor es, justamente, el origen de Uyuni, para lo cual, después de la revisión bibliográfica, describe que a principios de 1870 nació un pequeño pueblo, denominado Uyuni, “muy cerca de los cerros de K’ajas, (habitado) por personas de la Huanchaca y Vitichi”, quienes transportaban singani y productos del valle para comercializarlos con los trabajadores de la Compañía Minera Huanchaca.

Su creación oficial ocurrió el 11 de julio de 1889, durante la presidencia de Aniceto Arce, quien en una misiva rechazó que la nueva población recibiera el nombre de Ciudad Arce. “Nuestra fama y riqueza se deben a la veta más importante que encontramos hasta hoy, y es la veta Uyuni, que en su hondura la concentración de minerales es pura y rica, que nos hizo portentosos en el mundo entero, hasta nuestros días, y en gratitud ratifico y llevará el nombre de Uyuni”, se lee.

En 1924, un camión cruza el salar de Uyuni. Foto: Colección Ponce - ‘Uyuni, más allá del tiempo’

“Los primeros habitantes de Uyuni en sus primeros siete años eran 80% de nacionalidad extranjera”, descubre Ponce, quien añade que los bolivianos residían en el barrio Vitichi, “sin poder comprar ni vender (los bienes que ocupaban), y menos legalizar sus documentos”. Para demostrar su aseveración, entre el material con que cuenta existe un testimonio de transferencia de propiedad en el que indica: “Se compromete y se obliga a pagar al contado el precio convenido en el momento en que hicieron transferencia de los tres lotes a cualquier persona que no sea de nacionalidad boliviana”.

Ponce tiene mucho por contar, por ejemplo que en medio camino hacia la frontera con Chile uno podía hallar vehículos abandonados, tal vez dejados ahí por importadores ilegales que se vieron descubiertos por la ley. Tito se inspiró también en su padre, Ponciano Ponce, un cochabambino llamado a la Guerra del Chaco y que al regresar al país inculcó a sus hijos la filosofía de protección a la patria, en el caso de su hijo mediante el turismo y, ahora, la elaboración de un libro.

El lugar donde fue asesinado el expresidente Hilarión Daza. Fotos: Colección Ponce - ‘Uyuni, más allá del tiempo’

Uno de los documentos más reveladores de su trabajo son fotografías acerca del asesinato del expresidente Hilarión Daza, quien fue señalado como responsable de la debacle de la Guerra del Pacífico para el Ejército boliviano. Después de permanecer 15 años en París (Francia), Daza solicitó permiso al entonces mandatario Mariano Baptista con el objetivo de aclarar su situación en torno al juicio que se le seguía por un supuesto desfalco al Estado. En agosto de 1894 recibió el permiso para ingresar al país. Lo hizo en tren desde Antofagasta hasta Uyuni, al parecer con un fajo de documentos sobre la contienda bélica con Chile y la pérdida de la soberanía marítima. “En Uyuni, un grupo de personas encabezadas por Alfredo Ross, en estado de ebriedad, cuando ingresaba el tren, apedreó el coche en el que venía Daza, gritando: ‘Muera el cobarde de Camarones’, ‘muera el traidor’, ‘muerte a Daza’”.

“Me matan, me asesinan”, dijo el exmandatario antes de caer en plena esquina, cuando era acompañado por Enrique Ballivián, intendente de Uyuni, y el coronel Andrés Guzmán. Gravemente herido, fue llevado al hotel Uyuni, donde resistió 15 minutos antes de fallecer. De esa trágica escena boliviana, el libro muestra una foto del velorio de Daza, con una inscripción que indica: “Duerme en paz”, además de otras que muestran el lugar donde fue asesinado y su tumba en el cementerio de la capital de la provincia Antonio Quijarro, en el departamento de Potosí.

Códigos secretos, supuestas traiciones, personajes memorables, leyendas y explicaciones forman parte de esta compilación escrita por un orureño que se enamoró de esta tierra potosina, por lo que ha dejado como legado un Uyuni inédito.

Tito Ponce en la contratapa de su libro.

UN LIBRO QUE VAS MÁS ALLÁ DEL TIEMPO

La creación del municipio de Uyuni ocurrió el 11 de julio de 1889. “No han investigado más allá de ese tiempo, existía Uyuni, hay documentoscartográficos”, afirma Tito Ponce, autor de Uyuni, más allá del tiempo, libro que fue presentado a finales de julio en varias ciudades del país. Quienes estén interesados en adquirir este material de 284 páginas y más de 60 fotografías, se pueden comunicar con el teléfono 73037553, o adquirirlo, por ahora, en librerías cercanas a la plaza Murillo y al atrio de la UMSA, ya que dentro de poco estará disponible en el resto del territorio nacional.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia