Escape

Viaje de color a través de un lente fotográfico

Pedro Laguna realizó una travesía por Bolivia y retrató la vida diaria por ciudades y pueblos de seis departamentos.

Estrellas. Aproximadamente a las cuatro de la mañana del sábado 15 de agosto, el cielo de Santa Ana, en Tarija, fue capturado por el lente del fotógrafo de La Razón. Fotos: Pedro Laguna

Estrellas. Aproximadamente a las cuatro de la mañana del sábado 15 de agosto, el cielo de Santa Ana, en Tarija, fue capturado por el lente del fotógrafo de La Razón. Fotos: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega

00:00 / 13 de septiembre de 2015

Poco después de las cinco de la mañana del sábado 8 de agosto, Pedro Laguna Vacaflor salió de su casa en la ciudad de La Paz con el dinero justo para sobrevivir durante una veintena de días, cerró su maleta con tres mudas de ropa y acomodó en el asiento trasero de su coche el equipo fotográfico necesario para su aventura denominada Travesía Bolivia. Ah, también se llevó cinco latas de Red Bull.

Aproximadamente a las 08.00 no pudo más y aparcó su jeep Wrangler Sahara en la carretera que une a las ciudades de La Paz y Oruro. Durmió una media hora y desde ahí no paró hasta recorrer seis departamentos del país, con sus pueblos. Fueron 3.000 kilómetros de aventuras únicamente con La Guinda como acompañante.

La Guinda es el jeep modelo 2007 que Pedro compró un año atrás. Es, según las palabras del fotógrafo de La Razón, un vehículo “enorme y demasiado fuerte”.

Rutas

Pedro fue testigo del nacimiento de parihuanas (flamencos) en las afueras orureñas. Su cámara hizo los primeros disparos y se sumó a la aventura el diseñador y fotógrafo  Guino García.  Treparon a un mirador desde el que se veía completa la urbe.

A la mañana siguiente, el api en el mercado Fermín López fue ideal para renovar energías. En las aguas termales de Obrajes se retrató la cotidianidad de las familias.

Con hambre en el estómago y una billetera delgada, Pedro devoró unas patitas de cerdo y un plato de rostro asado.

En la ruta Oruro-Potosí, las siguientes fotos fueron en Machacamarca y el Puente Español. Estas imágenes están en la exposición Travesía Bolivia, en la Casa de la Cultura Franz Tamayo, de la ciudad de La Paz.

El imponente cerro de Potosí dio la bienvenida a La Guinda. Un grupo de amigos acogió a Pedro y se organizó una exposición en la que se recordó, en imágenes, la última marcha de potosinos en La Paz.

Un héroe de cuatro patas en aquella marcha, fue el perro Petardo. Hoy, el can está bajo el cuidado de cinco universitarios potosinos y causa sensación allí donde va. Además, es un buen modelo fotográfico y Pedro es testigo de aquello.

Al día siguiente de su llegada, una nevada pintó de blanco el cerro de la Villa Imperial. Nuevos disparos de la cámara de Pedro han inmortalizado el trabajo de los mineros y el diario vivir de los potosinos.

Doña Eugenia, la cocinera que hace las kalapurkas (tradicional sopa picante con piedras) cerca del cementerio general de Potosí, se sintió tan feliz con la llegada de Pedro que le invitó un plato de chicharrón.

La próxima parada: Sucre. El espectáculo está en la carretera, los campesinos en sus minutos de descanso dejan pasar las horas y disfrutan las historias de Pedro.

Con La Guinda sucia, pero con fuerzas y la chacarera a full, Pedro viaja a la capital de la sonrisa, Tarija. Llega justo en las vísperas de la fiesta de San Roque. Las calles son el reino de erkes y tambores y la alegría está en cada vía a la vuelta de la esquina.

La oscura noche tarijeña se pinta con los colores de las Lágrimas de San Lorenzo. Así se llama a la lluvia de estrellas fugaces en las afueras de Tarija. Captarlas es una misión que linda con lo imposible y Pedro lo sabe. No se amilana y se dedica a “pintar” el horizonte con luces de linternas.

A la hora de encender La Guinda, Santa Cruz está en el horizonte y, en el camino, el río Pilcomayo ofrece una refrescante vista. Un pescado recién caído en las redes de un indigente fue el almuerzo perfecto.

En Santa Cruz, una araña en la casa del fotógrafo y biólogo Steffen Reich resultó inmortalizada por el lente de Pedro.

La fruta de Arani y la chicha de Tarata se constituyeron en el epílogo fotográfico de Travesía Bolivia. Al año, Pedro piensa en volver a hacer la ruta... La Guinda está lista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia