Escape

Wálter Almendares

 Usa herramientas de la Programación Neurolingüística y de la Hipnosis Ericksoniana en el entrenamiento personalizado de ráquetbol para alcanzar el objetivo del deportista. Neurocoach deportivo.

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 07 de septiembre de 2014

Con una licenciatura en Administración de Empresas y una maestría en Marketing, Wálter Almendares decidió estudiar además la carrera de Neurocoaching deportivo, gracias a su propia experiencia como jugador y campeón de ráquetbol.

“Es un deporte que lo practico hace 20 años, tiempo en el que he obtenido títulos como el de subcampeón sudamericano en infantiles, campeón nacional y campeón panamericano en mi categoría, la A, en Bogotá, Colombia”, dice. Actualmente se dedica al neurocoaching de raquetbolistas en el Club de Tenis La Paz. Son diez deportistas los que reciben instrucción personalizada por una hora, en la cual se trabaja la parte física, técnica y mental. Para trabajar estas partes, Almendares utiliza dos herramientas: la Programación Neurolingüística y la Hipnosis Ericksoniana. Según explica, la Programación Neurolingüística estudia los procesos mentales de cada persona, además del lenguaje utilizado.  Los procesos mentales, a su vez,  se relacionan con los cinco sentidos —que son con los que se trabajan—, porque son las cinco entradas a la mente. El uso de la visualización o el canal auditivo, por ejemplo, son vitales para alcanzar el objetivo deseado.

En cuanto a la Hipnosis Ericksoniana, está basada en una  metodología de Milton Erickson, uno de los más grandes terapeutas de la historia. Su técnica se basa en el lenguaje vago, que se utiliza para evitar las restricciones mentales. “La mente trabaja en gersios, ésa es su medida. Lo que se hace con el lenguaje vago es bajar los gersios hasta un estado alfa, como  de meditación, y en ese estado se va trabajando algunos aspectos que el deportista necesita”.  

Sin embargo, esta técnica no sirve para manipular, porque la mente en ese estado es absolutamente lúcida. “Lo que se logra es  direccionar la energía de los pensamientos hacia lo que es importante”. Almendares aprendió ambas técnicas en Buenos Aires, Argentina, en el IAFI (Instituto Americano de Formación e Investigación), donde consiguió una certificación internacional con base en Suiza. Gracias a estas clases que imparte se abrirá la escuela de ráquetbol del Club de Tenis La Paz, y se formará un grupo de entrenamiento en el Complejo Municipal de Ráquetbol de La Paz.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia