Escape

Younghee Park (David)

Llegó a Bolivia por primera vez hace 23 años y hace cuatro que decidió quedarse. Administra una tienda de productos coreanos y sueña con que su hijo sea el futuro presidente de Bolivia. Enamorado de La Paz.

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 27 de julio de 2014

Para las culturas orientales el sonido es muy importante. No se trata solo de un sistema fonológico propio de toda lengua, sino que éste alcanza una cierta dimensión espiritual. Es por ello que la pronunciación se torna muy importante cuando se trata de idiomas asiáticos. Tan solo una letra mal pronunciada en una palabra podría cambiar todo su significado.  

Es precisamente por ello que Younghee Park, un coreano de 34 años, decidió cambiarse el nombre por el de David. “Cuando usaba mi nombre en Bolivia, no lo pronunciaban bien. Por eso escogí el nombre de David, además de que me gustaba cómo sonaba”.

Cada vez que un coreano llega a Bolivia, su comunidad lo bautiza con un nombre latino y le da la opción de escogerlo dentro de un abanico de posibilidades.

Su nombre Younghee deriva de “Young”, que significa “largo” y “hee”,  “brillante”. “Es algo así como ‘que brilla un largo tiempo’”.

La primera vez que vino a Bolivia fue hace 23 años porque para su padre era necesario conocer otros mundos. “Ahora, en cambio, son comunes los viajes en vacaciones”.

David cuenta que cuando  llegaron a Bolivia por primera vez, hace más de dos décadas, quedaron encantados y por eso volvieron.

Hace 14 años optaron por abrir una tienda de alimentos coreanos en el centro paceño, en la calle Yanacocha, a la que llamaron Unicentro, que tenía el propósito de “unir en el centro”.

“Mis padres decidieron traer algo de forma legal —y no de contrabando, como se hacía antes— para que todos los residentes coreanos puedan comer y también para que los bolivianos pudiesen probar la comida coreana”.

David se asentó definitivamente en Bolivia hace cuatro años. Vive con su esposa, que también es coreana y a quien conoció en su país, y con sus dos hijos: Samuel Sihyeon  (2) y Selena Seohyeon (1), quienes nacieron en estas tierras andinas.

“Mi sueño es que mi hijo sea el futuro presidente de Bolivia”, dice con una sonrisa  en su rostro.

Desde entonces se dedica a supervisar la sucursal de Unicentro en la zona Sur, donde los productos más vendidos son los fideos instantáneos, las galletas, los refrescos, la salsa soya, el sazonador y las algas.

Además, David es secretario general de la Asociación Coreana en La Paz Bolivia, fundada en 1973 y que tiene como principal función mantener los lazos entre los coreanos residentes en esta ciudad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia