Escape

Ellos

Johnny Aguilar. Mientras crea y prepara cocteles, puede hablar de su conflicto preferido, la II Guerra Mundial. Su especialidad culinaria es la parrillada. Cocinero y seguidor de guerras.

La Razón (Edición impresa) / Gemma Candela

00:00 / 14 de octubre de 2012

Nada más entro a su casa, Johnny Aguilar me lleva a conocer el espacio más preciado del lugar: una pequeña sala con sillones, un antiguo televisor, 200 libros, revistas y otros documentos sobre casi todos los conflictos bélicos ocurridos en el mundo desde 1918. Detesta, sin embargo, la violencia y confiesa no haber realizado el servicio militar.

Johnny Aguilar empezó a estudiar Medicina en su juventud, pero cuenta que un tropezón amoroso le llevó a dejar la carrera. Entonces, conoció el placer de la lectura. En su salita aún conserva aquellos ejemplares viejos de Selecciones del Reader’s Digest, gracias a los cuales empezó a empaparse de cultura general. Tanto así, que terminó concursando en el programa televisivo El premio del saber, que conducía el ahora fallecido Lalo Lafaye.

Ya había empezado su “carrera frenética” por adquirir libros. Muestra uno grande de tapas duras titulado Europa en llamas-1939. Lo compró a finales de los años 70 y para ello tuvo que ahorrar durante varios meses.Todavía conserva el ticket que está pegado en la primera página: “Bs 3.800”.

También barman

Para entonces, había terminado los estudios de Informática y estaba trabajando. Pero en 1985 le aguardaba un cambio de profesión: su madre, que tenía un gran restaurante, le pidió ayuda para llevar adelante el negocio: “Yo no sabía en absoluto freír un huevo”. Como él resume, pasó de los disquetes a las sartenes. Y ya van 30 años dedicado a la gastronomía, de los que pasó cuatro en Nueva York como gerente de un restaurante y otros tantos, a su retorno, en el Hotel Europa. Desde hace dos es docente en la Primera Escuela de Hotelería y Turismo de La Paz y su currículum dice que fue el ganador del primer concurso de cóctel paceño.

Apenas dispone de tiempo para sentarse a leer en su sala, en la que cuelga una cruz gamada que, afirma, le regaló un excombatiente cuando visitó el excampo de concentración de Dachau (Alemania), en 1986. “Si tanto he leído, tengo que ir a ver qué ha pasado, hablar con la gente que ha participado”, se dijo. El álbum de aquella visita forma parte de su pequeña biblioteca a la que sus amigos acuden a leer, a ver películas o a discutir. Eso sí, no presta texto alguno; hace 20 años le dio un folleto a un amigo y éste nunca se lo devolvió.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia