Escape

Chuquisaca, de la alegría de los valles a la elegancia de la vida colonial

A Sucre se llega por vía aérea —cuenta con el Aeropuerto Internacional Alcantarí, en el municipio de Yamparáez— al igual que por vía terrestre, con buses que la conectan con las principales ciudades del país.

Historia. Todo el centro de la ciudad muestra la riqueza de esta ciudad de techos blancos, capital de Bolivia. Foto: La Razón

Historia. Todo el centro de la ciudad muestra la riqueza de esta ciudad de techos blancos, capital de Bolivia. Foto: La Razón

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas / La Paz

00:00 / 13 de agosto de 2017

Como capital de Bolivia, Sucre es una ciudad que invita a viajar a través de la historia del país, desde la Colonia hasta la modernidad, manteniendo su identidad como principal valor. Como departamento, Chuquisaca regala diversidad en su máximo esplendor: mantiene áreas protegidas casi inexploradas, la vida en el campo recompensa con productos provenientes de los valles y sus valiosas culturas vivas son ricas en una diversidad de expresiones artísticas.

Como capital constitucional e histórica de Bolivia y sede de la Corte Suprema de Justicia, Sucre es el punto de partida para conocer este departamento. La llamada Ciudad Blanca destaca por el color de sus edificios coloniales, que entre sus paredes resguarda la historia de la independencia boliviana y de América del Sur.

A Sucre se llega por vía aérea —cuenta con el Aeropuerto Internacional Alcantarí, en el municipio de Yamparáez— al igual que por vía terrestre, con buses que la conectan con las principales ciudades del país. La terminal se encuentra a 20 cuadras del centro.

La tradición es el sello del departamento en el que destaca toda su infraestructura colonial, con un circuito de obligado que incluye la plaza 25 de Mayo, que alberga a la Catedral Metropolitana; la Plaza de la Libertad; el parque Simón Bolívar; los museos de La Recoleta, Charcas colonial y la Casa de la Libertad, entre otros.

El área rural también tiene grandes atractivos. Está el mercado dominical de Tarabuco, ubicado a 64 kilómetros de Sucre, famoso por sus textiles; así como los vinos y singanis que se producen en los valles de Cinti.

Espigada vegetación en el área de El Palmar

Las palmeras son el principal atractivo de esta área protegida muy poco explorada y con algunos emprendimientos turísticos cerca del Área de Manejo Integrado. Destaca además la cercana comunidad de Presto, que cuenta con sitios de valor patrimonial como las haciendas de El Porvenir, San José de Toca y El Peral.

Para llegar se toma la carretera Sucre-Tarabuco, se sigue el desvío a Presto y un camino vecinal a la comunidad de Rodeo. De ahí son tres a cuatro horas a pie hasta El Palmar.

En el área existen 270 especies de plantas superiores, cuatro son especies endémicas. Se distinguen tres pisos ecológicos.

El área protegida está ubicada en la provincia Zudáñez. El municipio involucrado es Presto, en los cantones Rodeo y Pasopaya.

Chuquisaca profunda, en el Mercado Campesino.

El centro de abastecimiento más importante de Sucre es el Mercado de los Pueblos Originarios, más conocido como Mercado Campesino, con cerca de 30 años de servicio. Más de 1.000 vendedores ofrecen productos de diferente índole, aunque en un principio se trataba solo de la producción agraria que llegaba de las distintas regiones del departamento, de ahí el nombre.

Desde el Centro se llega al Mercado Campesino en buses que tardan aproximadamente 10 minutos. La zona lleva el mismo nombre.

Al tratarse de un espacio de gran tamaño, el visitante puede preguntar por la zona de productos artesanales.

Este espacio abre a las 06.00 y cierra pasadas las 19.00. No es un lugar peligroso, pero se  recomienda tener cuidado.

El secreto de la salteña: El Paso de los Abuelos

Aunque las salteñerías —y muy buenas— abundan en Sucre, El Paso de los Abuelos es una de las más tradicionales. Lleva más de 30 años ofreciendo las emblemáticas Santa Clara, que son empanadas sin caldo y de pollo, pasando por las salteñas de carne y jamón con queso. El ingrediente que las caracteriza es el huevo de codorniz.

La propietaria de la salteñería es Silvia Sainz y utiliza la receta heredada por sus padres, motivo por el que se puso el nombre de “los abuelos”.

 No faltan los premios: el restaurante ganó un trofeo internacional de turismo, hotelería y gastronomía en España en 2012.

La salteñería queda en la calle Bustillos 216. Atiende de lunes a domingo desde las 08.00 hasta las 13.00.

Bibliocatu, una librería  con toque de identidad

Para quien busca curiosidades literarias o una buena lectura para acompañar el viaje, ésta es una librería singular que se ha hecho fama en la Capital por contener verdaderas joyas. A pesar de que su oferta es variada, destacan sobre todo los tomos dedicados a las ciencias sociales y a la historia; encontrándose tanto libros nuevos como usados, todos originales y muchos incluso en copia única.

Este emprendimiento es de César Pérez, quien también ofrece modalidades de pago singulares como el alquiler y anticrético de libros.

Si bien la librería remite al pasado y al arte de la edición de libros, también hay una tienda on line en Facebook.

Dirección: Calle Cap. Manchego 52, entre Manuel Molina (final) y la Av. Jaime Mendoza (próxima a la U. E. Loyola).

Salfari, un espacio para degustar el ajenjo

Un elixir de intenso color verde y que fue muy popular entre artista y escritores franceses de finales del siglo XIX, es la oferta destacada del Café Concert Salfari. El ajenjo o absenta es una bebida alcohólica hecha a partir del destilado de hierbas, puede contener hasta 70% de grado alcohólico. En 1915, en Francia prohibieron la producción de la Fée Verte (hada verde) por ser alucinógena.

Café Concert Salfari está en el centro histórico de la Capital, en la calle Bustillos, a tres cuadras de la plaza principal 25 de Mayo.

Un militar boliviano tiene el récord oficial de la mayor cantidad de ‘shots’ de ajenjo. En 2012 logró consumir 19 vasos.

Frecuentemente hay presentaciones de bandas locales de rock, noches temáticas con distintos estilos de baile y también karaoke.

La Laguna de los Milagros en Huacareta

La Laguna de los Milagros, ubicada en el municipio de Huacareta, de la provincia Hernando Siles de Chuquisaca, es considerada una de las maravillas de la región chaqueña. El espejo de agua tiene una extensión de 17.000 metros cuadrados y está a 2.040 metros sobre el nivel del mar, en la cima de la Cordillera de los Milagros.

Existen testimonios de los pobladores de la comunidad Guayabillar que relatan que sus antepasados llevan agua hasta la laguna implorando que llueva o que no les falte el líquido.

Existe una fauna silvestre diversificada. El lugar es el hábitat del oso jucumari, loros, el cuchi montés, venados y monos.

La laguna está a 17 kilómetros de la localidad de Huacareta, que dista aproximadamente 90 kilómetros de Monteagudo.

Camargo se destaca por sus vinos y singanis

La tierra de los Cintis es conocida por su producción vitivinícola y de singani. Camargo, enclavada en medio de un cañadón rojo, es la capital de la provincia Nor Cinti y según los lugareños es donde se hace el mejor singani, un aguardiente de uva que es la bebida nacional de Bolivia.

Según el escritor Benjamín Aramayo, el origen del singani deriva de la planta siwinqa, que abunda en los Cintis. Una hacienda donde se producía el aguardiente se llamaba Siwingani, que luego se castellanizó a singani.

Camargo fue conocida anteriormente como Pazpaya y Villa Santiago. El nombre de Camargo se debe al guerrillero de la independencia José Vicente Camargo.

Hay vestigios de las épocas republicanas, precolombinas y también prehistóricas.

Turismo, historia y protección en el Iñao

El Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Serranía del Iñao se encuentra dentro de las áreas de mayor importancia nacional por los diversos servicios ambientales que brinda. El área protegida establece una superficie de 2.630 km2, de ellos 1.422 km2 corresponden al Parque Nacional y 1.208,5 km2 a Manejo Integrado.

Entre sus atractivos turísticos está la ruta del Che, donde se desarrolló la guerrilla; en lugares como Pincal, Cahuazú, el río Ñancahuazú.

Cerca de la comunidad de Itapochi se encuentra el río Grande, en el que se puede realizar actividades de pesca y degustar especies.

El balneario del río Azero Norte, distante 38 km de Monteagudo, es un punto natural que reúne a las familias en fin de semana.

El Museo del Tesoro, una joya de Chuquisaca

El Museo del Tesoro es un emprendimiento privado creado para mostrar la riqueza que tiene el país con relación al origen, el arte y la técnica de los metales y piedras preciosas de Bolivia. En este espacio se puede observar la presentación de la plata, el oro y las piedras preciosas, pero en su versión artística. Es un atractivo nuevo y fue abierto al público en septiembre de 2015.

El museo tiene diversas salas de maquetas en las que se exhiben los trabajos en plata, oro y piedras preciosas, joyería y orfebrería.

 Está ubicado frente a la plaza 25 de Mayo, la plaza principal de Sucre, y el lugar fue restaurado y adaptado entre 2007 y 2008.

Los horarios de atención son de 08.30 a 12.00 y de 14.30 a 18.00, de lunes a viernes, y de 09.00 a 13.00, sábado y domingo.

Siete caídas de agua

A 8 kilómetros de Sucre se encuentra una serie de siete cascadas de agua cristalina que da lugar a un especial toque de atractivo natural. En las cercanías emerge la hacienda de las Siete Cascadas que, al estilo colonial, invita al esparcimiento y descanso familiar. Las tres primeras son de fácil acceso, a las otras se llega escalando.

Desde Sucre se llega al pueblo Chaupi K’atalla, distante 8 kilómetros, desde allí empieza la caminata de unos 3 kilómetros.

Es un camino un poco cansador, porque por momentos hay que trepar por las rocas para evitar el agua.

Al pie de las cascadas se encuentran unas piscinas naturales donde los visitantes pueden bañarse y disfrutar del sol.

El arte indígena expuesto en un museo

El Museo Textil Etnográfico Asur (Antropólogos del Sur Andino) conserva y exhibe una interesante colección de textiles andinos originarios de las provincias de Chuquisaca. También muestra objetos como utensilios, adornos y vestuario. El repositorio nació como parte integrante del Programa de Renacimiento del Arte Indígena en 1986.

Este programa cuenta con algo más de 800 socias tejedoras organizadas en 17 talleres comunales femeninos y 200 hombres tapiceros.

Fue creado para revelar la belleza de los textiles jalq'a y tarabuco, así como la complejidad del pensamiento étnico.

El museo se halla en la capital de Chuquisaca, en la calle San Alberto. Abre de lunes a viernes de 08.30 a 14.30.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia