Escape

En armonía con la madre tierra

Encuentro internacional festivo

Los hijos del fin del mundo

Los hijos del fin del mundo

www.loshijosdelfindelmundo.com / Emiliano Longo y Geraldine Ovando

00:00 / 29 de enero de 2012

El Encuentro Internacional Armonizando con la Madre Tierra nace hace tres años en La Paz, con algunos amigos médicos, higienistas, permacultores y gente preocupada por la ecología. Su intención es promover “un encuentro con más gente deseosa de un estilo de vida saludable, sobre todo a partir de una alimentación sana y holística”, comenta René García Merubia, organizador del tercer encuentro.

El primero se realizó en Coroico en 2010 y atrajo a gente no sólo de Bolivia, también de Francia, Estados Unidos y España. El segundo tuvo lugar en 2011, en  Apolo, departamento de La Paz. Se introdujo el tema de ecoaldeas y se quiso ampliar más la visión del encuentro. En tal sentido, se cambió el nombre original de Tiempo de Ser por otro más dinámico y festivo, “pues cualquier cambio o revolución, si no es festivo no existe;   nos denominamos Pachawantusunachis o Danzamos con la Madre Tierra”.

Con estos antecedentes se ha llegado a la tercera reunión celebrada en Tiquipaya, Cochabamba, desde el miércoles reciente y hasta hoy, domingo.

“La organización se desenvuelve como pasantías, rotando de grupo en grupo y de lugar en lugar, pues nadie es propietario de este encuentro”, explica García Merubia y argumenta que “no queremos formar clubes de veganos o vegetarianos, pues es imposible hacernos sustentables en estos aspectos si no incorporamos otros aspectos y no somos holísticos”.

A partir de un análisis de los encuentros anteriores, se decidió que era importante sistematizar la información y se acordó entonces tener ejes temáticos.

El primero de tales ejes es la relación entre la espiritualidad y la naturaleza; el segundo propone abordar el ser humano colectivo y comunitario: salir de una cultura individualista y egocéntrica para acceder al plano creativo.

El tercero propone la reorganización del hábitat en armonía con el entorno, ya sea que uno viva en el campo o en la ciudad, de manera que cada persona se haga responsable de los propios desechos y mida el impacto ambiental “en nuestro entorno regional y en nuestra salud; se trata de rescatar el equilibrio que debe existir entre asentamiento humano y armonía con el entorno”, explica García.

El cuarto eje es la recreación de economía y sinergias en el planeta, “lo que quiere decir que estamos apostando por una sustentabilidad real y concreta”. Se trata de “instituir economías más afectivas de relación de seres y no de capitales y objetos”.

La salud holística, la del cuerpo, la emocional, espiritual, colectiva y la soberanía alimentaria, es el quinto eje, “pues es difícil tener una salud holística si no tenemos garantizada la alimentación de todo un país o región”.

El sexto eje es la introducción de aspectos recuperables de las culturas ancestrales andino-amazónicas.

Por último, en el encuentro de Tiquipaya se propuso opciones alternativas a la educación, como la ecopedagogía o la forma de aprender de la naturaleza, “porque toda la enseñanza escolarizada, encerrada en cuatro paredes, nos insensibiliza respecto de la naturaleza; es muy importante reinventar la educación”.

Brújula

Visite: http://pachawantusunachis.blogspot. com/ o escriba   a pachawantusunachis@gmail.com o a René García Merubia:renegarcia40@gmail.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia