Escape

Carmen Balderrama

Su emprendimiento en el mercado de las golosinas nació por casualidad y ahora, después de trabajar casi dos décadas en oficinas, su marca es reconocida entre los amantes de los caramelos. Dulce entusiasta

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 02 de mayo de 2016

El trabajo artesanal de Carmen Balderrama, de 48 años de edad, tiene un sabor de lo más agridulce. Por un lado, la mueca de acidez que provoca probar una de sus creaciones, y por otro, el estar al corriente de que los mismos le endulzan la vida a los demás.

Analista de sistemas con especialización en Sistemas de Información Geográfica (SIG), Carmen decidió virar de rubro para dedicarse por completo a la elaboración de confites de todo tipo, gomitas dulces o ácidas, masmelos, caramelos duros y blandos, entre otras tantas golosinas.

Por ello creó la marca artesanal Pilifun, luego de renunciar a su fuente laboral en 2010, tras haber trabajado 18 años en diversas oficinas. Todo para alcanzar su sueño, que era el de tener su propia empresa. “Pilifun nació por pura casualidad. A petición de mi hija elaboré gomitas con un largo de 33 centímetros y variados colores, para un evento de caridad realizado en el colegio Calvert. La venta fue sorprendentemente exitosa, tanto que faltó el producto a mitad del evento. Es ahí donde también me di cuenta de que en el mercado local no existen golosinas de calidad”.

Para dar los primeros pasos, Carmen tuvo la ayuda de la Incubadora de Empresas del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP). Así, con la calidad de las golosinas artesanales se estableció la marca en honor a la memoria de su padre, a quien llamaban Pili de joven, y fun, cuyo significado es “divertido” en idioma inglés.

La línea de productos sigue la tendencia de golosinas elaboradas sin conservantes ni aditivos químicos. “Por el momento elaboro gomitas normales, ácidas y masmelos en distintos colores y formas, la decoración de los productos varía por temática en las distintas temporadas del año”.

Carmen cuenta que el tiempo que tarda en procesar estos dulces es de 48 horas, el que se irá minimizando con maquinaria adecuada que piensa adquirir sin modificar las recetas originales de sus productos.

Actualmente, las golosinas se venden solo en ferias, incluida la dominical de las Culturas de El Prado. También recibe pedidos para todo tipo de eventos. “Se puede variar en forma y color a gusto del cliente, estamos en las redes sociales o por teléfono al 76201270”. Una vez que se apruebe el Registro Sanitario, “todos los productos de Pilifun se podrán comercializar en tiendas, kioskos y supermercados”, dice.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia