Escape

Lorgio Rivera

Traduce su vocación de servicio en su profesión. Este médico especialista en terapia intensiva pediátrica lleva 25 años velando por el bienestar de miles de niños en el país. Un defensor de la vida.

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 11 de abril de 2016

Hace 19 años, una niña de tres fue llevada de emergencia al Hospital del Niño a punto de morir. Su mortalidad era del 90%. Pero hoy, ella es una joven exitosa. El destino quiso que casi dos décadas después, médico y paciente se reencontraran. Éste es un caso que marcó a Lorgio Rivera (51), pediatra especializado en Cuba en terapia intensiva, quien lo recuerda como el más difícil en sus 25 años de profesión.

Pero no fue el único reto al que tuvo que enfrentar. Cuando le tocó hacer su último año de formación en Coroico, fue testigo de la inmolación de un grupo de mineros, quienes reaccionaron con protestas violentas a su relocalización. Ello sin contar con que su propio nacimiento fue todo un logro, ya que su madre, al no poder llegar a la clínica por el golpe de Estado del general Barrientos, tuvo que dar a luz a media cuadra de la plaza principal de Sucre.

Orgulloso de haber estudiado en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), siguiendo la profesión de su padre, asegura que los médicos de su generación se formaron con un profundo enfoque social y un fuerte  compromiso con la realidad que se vivía en ese entonces en el país.

“Trabajé 12 años en la Unidad de Cuidados Intensivos Ismaelillo, del Hospital del Niño de La Paz, y llegué a ser jefe de terapia del Hospital Materno Infantil, donde trabajé impulsando el intensivismo pediátrico en centros y clínicas del sector privado”.

Entre sus anécdotas como médico, cuenta una que le sucedió cuando observaba un partido de fútbol en el Club de Tenis La Paz: se dio cuenta de que de los 10 jugadores, cinco habían estado en sus incubadoras pues nacieron prematuros. “Al verlos jugar al fútbol con tanto vigor y fuerza, tuve la certeza de que es más lo que se recibe, cuando se es médico, que lo que uno puede dar. Cada vida es un regalo”. A mediano plazo abrirá una empresa de servicios de salud en vacunación, ofreciendo inoculaciones complementarias al programa nacional, para llegar a segmentos de la población menos favorecidos.

También es responsable de la Unidad de Cuidado Intensivo de la Clínica Cemes. “En esta unidad desarrollamos programas de excelencia en la atención de prematuros, porque mi sueño es crear el primer Instituto Andino de Neonatología”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia