Escape

El guardián de Coroma

Beltrán Yucra Mendieta. Este comunario se dedica a recolectar y guardar los objetos que pertenecieron a los chullpas, en el norte del municipio potosino de Uyuni.

Beltrán Yucra Mendieta.

Beltrán Yucra Mendieta. Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Marco Fernández Ríos

07:00 / 22 de agosto de 2018

En el libro Saberes y memorias de los Andes, la etnóloga boliviana Cristina Bubba señala que los pobladores de Coroma creen que provienen del tiempo de ajalla, es decir, del “principio de las cosas”; además, se consideran chullpa puchu (restos del pueblo chullpa). “Los más vivos se metieron al lago, sobrevivieron y lograron reproducirse, nosotros somos sus descendientes”, indica un mito de ellos.

Beltrán Yucra Mendieta es uno de ellos, quien, además de ser heredero de una cultura invaluable, ha decidido llevar en sus espaldas la responsabilidad de ser el guardián de los objetos antiguos del pueblo. Nacido en la estancia Pajchara hace más de medio siglo, el comunario se ha acomodado en el ingreso de un museo improvisado, donde también exponen tejidos antiguos que —aseguran— guardan la experiencia de los antecesores.

Vestido con una chompa negra, un lluch’u café claro; un poncho plomo con bandas cafés, blancas y negras, y un aguayo pequeño atado al cuello, Yucra se coloca detrás de una mesa que tiene un aguayo como mantel, donde está depositada parte de los tesoros que cuida.

  • Ilustración: Frank Arbelo

“La estancia donde vivimos está llena de chullpares, donde, muchas veces en el campo, encontramos estos objetos, que poco a poco hemos coleccionado”, dice.

Ch’uspas multicolores, tenedores, cucharas y topos de plata, vasijas y platos de barro, maletas de cuero de vaca y otros utensilios de metal son algunos elementos que forman parte de la compilación.

“Todo ha pertenecido a nuestros antepasados y otros son contemporáneos”, indica. En su casa tiene más de 150 objetos, aunque para la exposición ha llevado medio centenar, entre los que resaltan unas hachas de piedra que servían para la defensa, una k’ala chuwa o plato de piedra y una takira, una piedra para preparar la ajara, en ancestro de la quinua, “que servía de alimento para los chullpas”.

“No puedo decir cuántos años tienen, habrá que hacer un estudio antropológico para determinarlo. No tenemos apoyo para mantener estos objetos a buen recaudo, pero los cuidamos medianamente como podemos. Lo bueno es que nuestra zona es tranquila, no hay tanta delincuencia ni interés en todo esto”, explica Yucra, quien se dedica a explicar la importancia de los tesoros de esta comunidad de Uyuni.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia