Escape

‘Soy poeta antes que músico’ Justin Furstenfeld

Tras cuatro años de seguir sus pasos, finalmente lo encuentro. Recibo la noticia de que Blue October va a dar un concierto en el Hard Rock Café de Berlín, presentando su último disco, ‘Any Man in America’. El 9 de noviembre se produce el show acústico. Al día siguiente toca en el Columbia Halle. Su líder, Justin Furstenfeld, cantante, guitarrista y compositor de la banda, conversa antes de salir a escena.

La Razón / Myguel - Ángel

00:00 / 05 de febrero de 2012

Historias hay millones, tantas como habitantes en este planeta; cada ser cuenta cómo le nace, cada músico narra y comparte como mejor le parece. Justin Furstenfeld, compositor de todo el material de Any Man in America, ha escogido, y no por azar, una historia personal; su divorcio y la guerra por la custodia de su hija, temas que son el epicentro de este disco. Ha perdido en ambas, porque a pesar de haber superado su pasado con las drogas y el alcohol, y de seguir su tratamiento psicológico rigurosamente, el estado y las leyes americanas han favorecido a la madre, según Justin “desnaturalizada”. El padre, debido al fallo, en cuatro años apenas ha podido compartir dos meses con su hija Blue.

Sentenciado por su abogado a mantener buena conducta y a no empeorar la situación, o verse obligado a perder el poco contacto que tiene con su hija, terminó vomitando toda su impotencia y dolor en un trabajo de colección: Blue October. Doce canciones que cuentan una de las historias más nefastas sobre el otro lado de la medalla en la familia norteamericana. Pocos discos como éste contienen tanta brutalidad hecha poesía, quizá porque es una historia de carne y hueso.

¿Por qué Blue October?

Por el color azul, un color melancólico y triste; octubre es un mes de transición.

¿Qué te decidió a cantar?

Cuando tenía 10 años, mis papás me decían que tenía buena voz, me agradaba cantar ópera y ellos me apoyaban. Al poco tiempo me presenté en un teatro, y a partir de ello escribí poesía; a ello le agregué mi voz y así fue como empecé.

¿De dónde sacas el fuego cuando cantas? 

Oh!, fuego. Wow. Creo que es la pasión que siento cuando estoy cantando, cuando estoy sobre el escenario no puedo estar simplemente parado y cantando mmmm mmmmm, sino que debo sentir la canción y transmitir ese sentimiento a mi audiencia en cada show.

¿Estudiaste teatro o algo similar? Lo digo por la forma en que cantas.

Sí, toda mi vida he estado en el teatro, en especial en el teatro escénico; me enseñaron cómo tener mis manos libres, ser libre con mis emociones, no preocuparme por mi cuerpo, tirar mis inhibiciones por la ventana, superar la pared que tenemos. Cuando estoy sobre el escenario, me siento bien: es un lugar en el que puedo tener control  de mi vida, ya que a veces resulta difícil levantarse, y lo hago porque ahora tengo una pareja que me hace bien y yo a ella, estoy trabajando en los aspectos negativos y ella se cerciora de que recuerde las cosas buenas que tengo. No sé por qué antes salía con personas negativas que me decían que no era lo suficientemente bueno.

¿Qué tratas de decir con Blue October?

La verdad. La verdad de lo que sucede en el mundo y sobre lo que la gente no habla en la cena; cosas que le suceden a las personas y que quizá tú no sientas y que tu primo, tu hermano, un tío tengan en su cabeza. Quizá están atravesando por una depresión y no saben cómo abordar el tema y compartirlo con otras personas. En Estados Unidos tenemos una media de 35 mil intentos de suicidio al año, 15 mil de ellos son de adolescentes; tienen que aprender a hablar temprano sobre este tema porque muchos no saben cómo va a venir. Por ello es importante sacar este tema a la luz y no callarse; no es saludable.

¿Por qué Hate me (una de las canciones del grupo en 2007) y no Love me?

En ese momento de mi vida era muy egoísta y hacía cosas destructivas; pensé que era creativo y cool y estaba haciendo daño a muchas personas, a mis padres, a mis amigos, mis relaciones. Se trataba del yo, yo, yo, yo; no puedes decir ‘ámame’, sino necesitas algo como ‘ódienme porque no soy sano para ustedes, no debo estar en sus vidas, sigan adelante con la suya, ustedes son mucho más felices sin mi persona alrededor suyo, déjenme limpiar la mierda que he hecho en mi vida y después pueden amarme, entretanto ódienme porque ahora mismo voy a infectarles con mi negatividad en sus vidas’. Era un drogadicto, un mentiroso, un depresivo.

¿Limpiaste todo eso?

Tienes que. Tengo una hija ahora, debo mantenerme positivo. Ahora debo ser un modelo, tengo una hija. Cuéntanos cómo compusiste esa canción (que fue la primera que escuché del grupo y que me fascinó).

Estábamos en gira y manejaba una van, siempre llevo un block de papel a mi lado, a veces escribo mientras conduzco. De repente, empecé a pensar en Hate me y a sacarlo todo. Jim (hermano de Justin y baterista de Blue October) estaba a mi lado, le pedí que escribiera las palabras que le iba a decir y me preguntó de qué trataba todo eso. Le dije que no estaba seguro aún, sólo sabía que era una bomba; luego le puse la música.

Y ¿cómo escribiste Feel Again (Stay) junto a tu hija, según has contado?

Estaba con mi hija en Texas y era la primera vez que me visitaba en casa. Yo estaba con el monitor de bebés mientras trabajaba en el estudio. La escuché despierta,  apareció en la puerta: me dijo “piano” y decidió quedarse en el sofá del estudio. A la mañana siguiente nos despertamos y debíamos ir al aeropuerto; el sol salía, entonces le tarareé una parte de la canción Stay: wia-wia ahhhh. Ella repitió el coro y le pregunté si le agradaba. ¡Es hermosa!, me respondió.

Éste es un recuerdo precioso, porque ella estaba ahí cuando la escribí. Cada vez que lo menciono regreso a ese indescriptible momento, esa oportunidad única de componer una canción junto a mi hija siendo tan pequeña y llena de inocencia. Pronto ella estará aprendiendo cosas locas de diferentes personas alrededor del mundo, entretanto es inocente y quiero llenar la cabeza de belleza a mi unicornio.

¿Es Justin un poeta?

Sí, soy un poeta antes que un músico. En el quinto grado (de escuela) te dan un anuario donde te preguntan qué quieres ser cuando seas grande; yo escribí que quería ser escritor. Desde entonces quiero escribir sobre algo hermoso y honesto.

¿Cuáles son tus poetas favoritos?

Siempre he estado enamorado de Shakespeare. También me gustan John Michael Baschiano, porque es un poeta y un pintor, y Edgar Allan Poe, un autor brillante, un experimentalista.

¿Qué quieres decir con el nuevo disco?

Lo más importante es que mi hija sepa la verdad a través de él. Porque en Estados Unidos me pusieron argumentos horribles que podrían haber arruinado mi paternidad. Debía elegir entre quedarme estancado con el sistema o hacer un álbum diciendo mi verdad, para que mi hija sepa que jamás me rendí.

¿Qué se le dice a quien considera el suicidio como una salida?

Piensa en la persona que luego tendrá que limpiar.

¿Y qué deseas que escuchen de ti tus seguidores? 

Me siento bendecido y honrado por ser alguien que ayude a través de las palabras a zurcir las heridas abiertas. Gracias a todos los fans de Blue October por haber hecho esto posible. Ustedes han puesto pañales a mi hija y me han permitido mantenerla segura.

Quedan preguntas por responder, el tiempo se ha cumplido. Me despido de la banda y Paul Nugent, mánager de la misma, gentilmente me invita al concierto que en pocos minutos empezará. Tras hacer las fotos de rigor me voy al último rincón del Columbia Halle, con una botella de agua en la mano; me apoyo en el bar y cierro los ojos mientras escucho.

Todo ‘Any Man in América’

Un hombre cualquiera en América está compuesto de la siguiente manera:

Tras la intro ambiental Everything in A.M. Limbo. Empieza un paseo intenso por la desesperación, la lucha contra el sistema y la súplica por recuperar a la hija.

The Feel Again (Stay). Es un canto supremo al amor de un padre por su hija, un poema que retrata delicadamente el inicio de la relación entre ambos, el sentimiento que un progenitor descubre ante los ojos de su criatura. Es el primer single y videoclip, además de ser un himno esencial de la placa. Sin este tema, la historia de todo el disco no tendría sentido.

The Money Tree. Se encara el dilema de la separación, con el dinero como urgencia para una madre, que según el padre, tenía todo planificado: mientras él trabaja y cumple con sus obligaciones, paralelamente satisface los lujos y excesos de la madre.

For the Love. Trata de la comunicación que debería existir en el hogar; sin embargo, cuando uno deja de creer en el otro todo, se desvanece y quien sufre las consecuencias es el hijo.

Drama Everything. Cuán duro resulta el peso de la separación cuando hay amor, cuán duro tener que tragar drama. Es el retrato de su pareja, quien teatralizaba todo con la única intención de obtener cash.

The Chills. Un tema que brama como un volcán desde un inicio. Él intenta tomar la mano de quien fue su pareja, salvar lo insalvable, comprender lo incomprensible y  sólo consigue sentir escalofríos.

The Flight: Lincoln to Minneapolis. Es la ruta que le toca hacer a Justin para ver a su hija. Tras casi 10 horas de vuelo, su estado mental frágil lo traiciona, llama a la Policía para que lo protejan de sí mismo; entretanto soporta la voz de la mujer diciendo que el falló miserablemente y que desea que renuncie a sus derechos como padre.

Any Man in America. Una oda al desconsuelo, poesía oscura que desvela el dolor de un padre, retrata de forma tangible la parcialidad del sistema norteamericano que termina apoyando a quien no debe, quitando la custodia al padre para dársela a una madre indiferente, que hace un imperio a costa del sudor del exesposo.

Un retrato urgente que identifica la realidad que viven millares de padres en Estados Unidos y en el mundo: muchos culpables, muchos otros no. Un tema urgente para escuchar. Además de tener el híbrido de rock alternativo, poesía urbana y hip hop, es un grito de impotencia.

You Waited Too Long. En plena gira, Justin llama a su casa y encuentra a un impostor  con su mujer. Trata del impacto de la separación y la horrible cara del fin de la relación. Información fabricada, argumentos y contraargumentos en un tema frenético.

The Honesty. Trata de partir de cero, con el pie derecho, con la verdad; de rehacerse después de caer. Un intenso viaje lleno de lamentos, que plantea la urgencia de la verdad en una relación.

The Getting Over It Part. Se acerca el final, triste, sin más chances que el adiós. Una balada progresiva.

The Worry List. Una canción triste, en la que pide a su expareja que lo elimine de la lista de preocupaciones, arrepentimientos. Le toca al padre ver a su hija, pero perdió la custodia. Intenta hacer las cosas bien, sabe finalmente que Dios existe: es el testimonio que tiene para su hija.

The Follow Through. El punto final del disco. El orgullo deja siempre el hueco más grande, un hoyo sin final, y tras aceptar las miserias propias queda sólo seguir, a pesar de todo, seguir, se puede seguir por un solo camino, tomados de la mano. Así lo hace Justin en el disco más privado de su carrera; toma de la mano a su hija, su nueva pareja y decide arder en un mundo en el que le es posible respirar por y gracias al amor.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia