Escape

La primera corruptela en América

En 1575 comenzó la fabricación de monedas en Potosí.

La Razón (Edición Impresa) / Fernando del Rosal

00:00 / 30 de agosto de 2015

El reflejo argenta traslucía la fortuna de su portador, fortalecido con la moneda su potencial negociador. El peso era la unidad monetaria de uso legal en todo el imperio español, lo que incluía parte del norte de América desde la actual Texas (Estados Unidos), el Caribe (Centroamérica); toda Sudamérica excepto Brasil y las colonias británica, francesa y holandesa; las Islas Filipinas y una parte importante del continente europeo; amén de las Islas Canarias (España), junto con las costas africanas occidentales.

Corría el siglo XVI, menos de una centuria después del descubrimiento del continente americano por el navegante genovés Cristóbal Colón, al servicio de la Corona de Castilla. Hasta entonces, el peso en efectivo se acuñaba en Segovia (España), en México, en Perú y también en Potosí, principal fuente de plata de todo aquel imperio gobernado por la casa de los Austrias, familia de los monarcas españoles, y su rey Felipe IV a la cabeza.

El virrey Francisco de Toledo, conde de Oropesa, establece por aquel entonces la Casa de Moneda de Potosí, con el fin de fabricar dinero metálico para su circulación a partir del Virreinato del Perú y toda América, además de sus territorios de ultramar. Empieza así la producción de las famosas monedas de ocho reales o peso español, siendo bautizadas como macuquinas, palabra de la lengua quechua que significa “hechas a mano”. Esas piezas, por curioso que parezca hoy, se fabricaban una a una.

La moneda adquiere enorme importancia en Potosí dada la ingente explotación minera de plata en la región. Es lo más valioso de la producción que se daba en la localidad hoy en día boliviana. La plata que se extraía del cerro de la Villa Imperial pasaba por las Cajas Reales, donde los agentes del rey de España cobraban el 20% del valor en concepto de impuestos. Éste era el tributo que obtenía el monarca ibérico, propietario absoluto del cerro potosino.

El metal, procesado en forma de barras, permanecía en parte en dicha forma y en otra parte pasaba a integrar las monedas en la proporción estipulada por el uso reglamentado del peso castellano: 93% de plata y 7% de cobre por cada pieza; 67 reales de efectivo por cada marco de plata que se fabricaba a tal efecto.

En el siglo XVII ocurre un hecho sin precedentes al ocupar el cargo de alcalde de Potosí el capitán Francisco Gómez de la Rocha, oriundo de Extremadura, España, un bizarro soldado aventurero que a fuerza de tentar a la suerte y aprender a sacar partido del arte del embuste en asuntos crematísticos forjó una fortuna sin igual en el territorio entonces perteneciente al Virreinato de Perú.

  De la coca a la moneda

El comercio de coca fue su primera ocupación en tierras potosinas, una mercancía que le proporcionaba su amante india y que le procuró cuantiosos beneficios, tantos como para plantearse dar el siguiente paso en busca de mayor riqueza. Con esa premisa adquiere derechos de explotación minera para obtener rentas, pero la suerte le da la espalda y malogra toda su pequeña fortuna. Pertinaz, se alista en la milicia que parte por mandato real a sofocar una rebelión campesina en Chile. El gallardo Gómez de la Rocha marchó como capitán y regresó a Potosí como héroe de guerra. Sus ínfulas del guerrero extremeño, adoptado por la que hoy es capital de la provincia Tomás Frías, crecieron al punto de emprender nuevamente fortuna en el negocio minero, esta vez con dispar suerte a la precedente.

Empieza a amasar su patrimonio en tiempo escaso y se postula en el Cabildo Secular potosino, de modo que accede a erigirse en alcalde de la ciudad de Potosí al amparo de las amistades tejidas con la nobleza del lugar. Entonces le nació la filantropía, y donaba dinero a la Iglesia Católica, derrochaba su riqueza en festividades religiosas, vestía ropas de príncipe y se hacía acompañar de una cohorte de civiles, como el séquito de súbditos de un monarca.

La trama

El pícaro Gómez de la Rocha comienza a tramar una red comercial corrupta, cuya piedra angular era el tesorero de la Casa de Moneda del momento, Bartolomé Hernández, máxima autoridad de dicha institución. También figuraban en ella personas clave como el corregidor de Potosí, un cargo con plenos derechos para administrar justicia y comandar fuerzas militares en la región. El artificio de esta corruptela financiera era la moneda que se acuñaba en Potosí, que reducía su porcentaje de plata en beneficio del contenido en cobre e introdujo el efectivo falso entre los flujos de moneda potosina, allá donde circularan. Para estar en regla, cada pieza debía tener 93 partes de plata y siete de cobre, mientras que la falsificación estaba integrada de 60 a 70 partes de plata, por 30 o 40 de cobre. Así, la ganancia era considerable.

A este respecto y dado que se tiene constancia de que esta ingeniería financiera al margen de la ley se extendió durante ocho años, el historiador peruano Manuel Moreira Pasoldán señala que los miembros del contubernio contaron con la aquiescencia e incluso colaboración del virrey de Perú. “No se puede imaginar que una pequeña agrupación no tenga el poder político de respaldo para realizar un crimen metódicamente durante ese tiempo”, asevera sobre este punto el historiador y numismático Daniel Oropeza, estudioso de la historia de la corruptela y autor del libro La Falsificación de la Moneda en la Villa Imperial de Potosí: siglo XVII (Casa Nacional de  Moneda/Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia, 2014), donde se consignan los tejemanejes que la hilvanan.

La componenda maniobró para producir la cohabitación de la moneda falsa con la fiel al canon legal desde 1642 hasta 1650 de manera ininterrumpida. Y las manos que mecieron este ardid fueron las de las máximas autoridades políticas potosinas.

El rey de España, por entonces Felipe IV, recibía en la Tesorería de Sevilla todas las remesas de plata potosina provenientes de ultramar. Desde allí procedía a expedir pagos a las potencias extranjeras que acusaban su recibo. En el paso de materializar uno de dichos pagos con plata potosina en Génova, los mercaderes italianos y judíos receptores, asentados en el lugar, advierten que la moneda no tiene la pureza pertinente.

Entonces salta la alarma y se emiten de manera urgente unas prohibiciones en los pagarés para que se acepte cualquier tipo de riqueza, sea de oro o plata, excepto la moneda potosina.

El monarca Felipe IV envía entonces un visitador a Potosí, Francisco Nestares Marín, un sacerdote proveniente de las filas de la Inquisición, para que fiscalice el proceso de creación de la moneda potosina. El rey español informa antes al virrey de Perú, quien, protector con la confabulación que a él también lo beneficiaba, pone en alerta a los cabecillas de la trama para que reinstauren la pureza del efectivo potosino en su proceso de acuñación a la mayor brevedad.

Nestares descubre el fraude de esos ocho años y toma prisioneras a medio centenar de personas involucradas, entre autoridades del Cabildo, de la Casa de Moneda y comerciantes enriquecidos con la estafa. La usura tenía implicaciones prácticamente por toda la ciudad de Potosí. La mayoría de los acusados acabaría en la horca.

Primera devaluación americana

En este punto aflora a los ojos del visitador el bajo componente argenta de las macuquinas en circulación. Contrasta el fraude gracias al obrar de un químico que trae consigo, quien pone a prueba la ilícita composición de la moneda (los comerciantes y judíos genoveses antes mentados poseían por su oficio un buen ojo para realizar estos menesteres).

Procede entonces el visitador a devaluar la moneda, de manera que si la falsa valía ocho reales con una pureza del 60%, ahora su valor se correlacionaba con un fiel objetivo. La devaluación redujo el valor de cada pieza en 50%. Multitud de fortunas se aminoraron en esa medida. Fue una operación que afectaba no solo al Virreinato de Perú (Panamá, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Chile y Argentina hoy día), sino a toda Sudamérica y el Caribe, por donde circulaba el dinero metálico potosino. Las remesas ya recibidas en España estuvieron exentas de dicha devaluación, ya que el rey Felipe IV decretó su fundición y que fueran acuñadas nuevamente en territorio español.

Incluso dos de los cuatro ensayadores encargados de calcular la pureza de la plata se habían asociado con el corruptor Gómez de la Rocha. Pese a todo, también las monedas “sanas”, diligentemente verificadas por los ensayadores honrados, fueron objeto de devaluación. El desprestigio se cernía sobre la integridad misma de la Casa de Moneda de la Villa Imperial.

Gómez de la Rocha estuvo preso hasta que el visitador declarara como legal su fortuna y fuera devuelta, dada su naturaleza ilícita. No fue ése el final deseado por el exalcalde y buscó sobornar a Nestares.

Y es que el visitador, encomendado también para hacer justicia, acabaría por eliminarlo mediante garrote, una vez que el propio Nestares estuvo a punto de ser envenenado por una de las esclavas de Gómez de la Rocha que, puesta al servicio de aquel, trató de atentar contra su vida.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia