Especiales

El Alto, una ciudad joven que es parte de la historia de Bolivia

La urbe labra su futuro

Sariri

Sariri Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 06 de marzo de 2015

La cualidad de ciudad joven no solo implica recordar los 30 años de la creación de El Alto, también está relacionada con su población y el proceso de conformación de su identidad; sin embargo, tanto el territorio como la población han sido parte activa de la historia de Bolivia con anterioridad.

La conformación de barrios a partir de asentamientos urbanos data de 1903 —con la construcción del ferrocarril—, su consolidación se empezó a gestar en la mitad del siglo XX y finalmente su creación se concretó en 1985.

Su crecimiento fue impulsado por la migración, principalmente de población de origen aymara, “lo que no significa que su identidad responda a esa cultura”, aclara el historiador Johnny Fernández, por lo que ese espíritu que debe reflejar el ser alteño aún está en construcción.

Además, los datos del Censo de Población y Vivienda de 2012 señalan que de sus 848.452 habitantes, 503.554 (el 59,34%) están comprendidos entre los 15 y 54 años, es decir que pueden ser parte de la población laboralmente activa con otras 161.840 personas (poco menos del 20%) que están en el rango entre los 20 y 29 años, es decir que en rigor El Alto puede considerarse un municipio joven por la población que la habita.

Según Fernández, esas cifras son reflejo también de una ciudad que está en proceso de construcción de su identidad, en la que conviven y se mezclan la cultura urbana y occidental con el origen aymara de gran parte de sus habitantes.

“No es un cambio de territorio de la cultura aymara con todos sus valores y costumbres, sino que es un proceso en el que hay un encuentro entre ambas manifestaciones y del que surge la identidad alteña, con sus defectos y sus virtudes”, señala el periodista e historiador estudioso de la realidad alteña.

“El origen migrante de la gran mayoría de los habitantes de El Alto rescata rasgos como el lenguaje, pero hay manifestaciones como los nombres que adoptan para sus hijos o las denominaciones de barrios y calles que dejan de lado esa identidad aymara para apelar a vocablos en español y hasta en otros idiomas”, explica.

Otro ejemplo de esa convivencia cultural es el hecho de que la juventud alteña sea cultora de hip hop y que algunas de sus manifestaciones como la música la interpreten en su idioma materno que es el aymara.   

Económicamente El Alto también puede ser considerada como una urbe en franco crecimiento, porque muchas industrias instalaron ahí sus plantas ya desde la década de los años 60 y 70, pero a partir de su consolidación como municipio autónomo en 1985 y su reconocimiento de ciudad en 1988 se generó un proceso para la promoción económica.

Desde entonces se consolidó la zona franca y se multiplicaron las empresas; el servicio del Registro de Comercio de Bolivia, gestionado por Fundempresa, reporta un crecimiento de 442% en los últimos cinco años. En 2010 el municipio contaba con 3.266 negocios y 2014 cerró con 14.442 emprendimientos.

De éstos, por su conformación societaria, 13.069 son empresas unipersonales, 1.348 sociedades de responsabilidad limitada, 23 sociedades anónimas y dos son sociedades en comandita simple.

Durante enero de 2015, en el Registro de Comercio se inscribieron 174 empresas, de las cuales 162 son empresas unipersonales, 11 sociedades de responsabilidad limitada y una sociedad anónima.

Y en toda esa configuración en marcha tuvieron su desarrollo la aviación, los trenes o la industria, así como acontecimientos políticos como la “guerra del gas” en 2003.

Una puerta para el turismo

El Alto es el principal acceso a La Paz y espera aprovechar esta condición para desarrollar la actividad turística. La Alcaldía de esa ciudad tiene lista la ley para declarar septiembre mes del turismo.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que en 2014 llegaron 167.658 personas en vuelos regulares al Aeropuerto Internacional de El Alto.

Esas cifras revelan un potencial que las autoridades ediles no quieren desperdiciar, por eso convocaron a representantes de al menos 40 instituciones para elaborar el proyecto de ley.

Participaron representantes de empresas, de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto (Fejuve), de la Cámara de Turismo y Hotelería de El Alto y de la carrera de Turismo de la UPEA, entre otras.

El responsable municipal de Promoción del Turismo alteño, Diego del Carpio, detalló que el proyecto de ley incluye dos propuestas que fueron discutidas desde hace varios meses entre los servicios turísticos como son los hospedajes, transporte, guías de turismo e instituciones. “El objetivo es promocionar los lugares atractivos de El Alto”.

Para poner en marcha esta normativa se necesita una inversión, más de 80.000 bolivianos. Con estos recursos se promoverá propagandas, ferias, capacitaciones y otras actividades de difusión.

Las cifras señalan que en 2014 el ingreso de viajeros y hospedajes en El Alto aumentó en 0,80% respecto a la anterior gestión y esto es lo que se quiere aprovechar con la normativa.

Datos generales

El municipio de El Alto es la capital de la cuarta sección de la provincia Murillo del departamento de La Paz. Está situado al oeste de Bolivia a una altitud de 4.150 a 4.010 m.s.n.m. en pleno altiplano.

La posición geográfica es de 16°30´ latitud sur y 68°12´longitud oeste. De acuerdo con el Censo 2012, su población es de 848.452 habitantes. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia